miércoles, 29 de diciembre de 2010

Luna de oriente. Nieves Hidalgo




Inglaterra, año 1800. Shylla Landless debe escapar de Mulberry Hall, dejando atrás al hombre a quien ama, para poner a salvo a su pequeña hija Christin. Años después, Christin se ha convertido en una bella joven, criada en una vida de libertad. Cuando un aristócrata intenta comprar sus favores, se burla de él sedándolo, robándole, y dejándolo desnudo en el bosque. Perseguida por ladrona, acabará en manos de unos esclavistas y en el harén del bey de Baristán.

Christin ni se imagina que allí, donde no es más que una prisionera rodeada de lujos, volverá a enfrentarse al conde de Desmond, el noble al que humilló en Inglaterra, decidido a cobrarse la ofensa de la gitana de la que quedó prendado.

La autora de Hijos de otro barro y Orgullo sajón vuelve a maravillarnos con su humor y su imaginación.

Nos encontramos probablemente ante una de las más exquisitas novelas de Nieves Hidalgo; soberbiamente construida, con unos personajes cercanos y entrañables, con toda la seducción de una ambientación oriental capaz de transportarnos a otros mundos y otras culturas de ancestral sabiduría de los cuales el lector siempre tiene oportunidad de aprender algo esencial.

Como ya es costumbre en las historias de esta inigualable autora, su heroína es una mujer de armas tomar, de esas que te desafían día tras día a llevarle la contraria o hacer algo en contra de su poderosa voluntad. Y como les ocurre a estas heroínas su vida no es vida hasta que encuentran la horma de su zapato = un hombre capaz de rendirlas a sus pies y al mismo tiempo permitirles conservar su personalidad e identidad intactas. Una pareja así sólo puede depararnos momentos maravillosos.


De la portada, ¿qué decir? Me enamoró nada más verla... No me suelen gustar mucho las historias con tintes árabes, lo reconozco sin pudor y sin corrección política, pero sabía, porque no era la primera novela que había leído de Nieves, que una historia árabe escrita por esta autora podía hacerme gozar y hacerme ver el lado más romántico de esos países. De los secundarios destacaría el personaje del padre de Shylla, y sobre todo esa gran mujer que es Corinne, siempre vigilante, al acecho, pero con buenas intenciones... muy al contrario que Lenore Highmore. No, no, de ella no hablaré porque os arruinaría la novela. Pero leed, leed y veréis cómo, una vez más, Nieves es capaz de sorprendernos con su desbordante imaginación. Yo de mayor quiero ser como ella.

LUNA DE ORIENTE
NIEVES HIDALGO. 2010
EDICIONES B/ZETA
413 PÁGINAS
ISBN: 978-84-9872-445-5

Decisiones arriesgadas. Mar Carrión


La joven periodista Megan Lewis trabaja para el Pittsburgh Enquirer en la sección de sucesos. Una noche, al volver a casa, pasa a recoger a su perra y encuentra el cadáver de Emily, su vecina, brutalmente apuñalada.

Tras el shock inicial, Megan se sobrepone y decide investigar el crimen para tratar de lograr dos objetivos: descubrir la verdad que se esconde tras el terrible asesinato, y asegurarse la plaza de redactora jefe del periódico.

Sin embargo, las cosas no resultan nada fáciles…

Derek Taylor, el policía encargado de la investigación, era también amigo personal de la víctima y está decidido a llegar hasta el fondo de la cuestión para esclarecer el asesinato. Pero mientras él investiga, una atrevida periodista no cesa de meter su naricita entrometiéndose en su trabajo, y eso no le gusta nada.

Lo que ninguno de los dos espera es encontrarse con un caso mucho más complicado de lo que parecía en un principio, que pondrá en peligro no sólo sus vidas sino incluso sus corazones.
Después de disfrutar como una enana leyendo Bajo el cielo de Montana, tenía muchísimas ganas de enganchar la nueva novela de Mar. ¿Un thriller romántico? Mmmm... a medida que iba enterándome de más cosas sobre la historia de Megan y Derek, mi curiosidad iba en alza... y al fin estalló. Menos mal que fue el día que salió a la venta, jajaja. Antes que nada, quiero pedir disculpas, mil disculpas a la autora por la tardanza de esta reseña. El libro lo leí en un par de días... así que haber tardado casi 4 meses en hacer reseña no tiene perdón de Dios.
Pero aquí me tenéis, dispuesta, por fin, a daros mi opinión sobre la nueva novela de Mar. ¿Qué puedo decir que no se haya dicho ya? Que engancha desde la primera página es algo en lo que todas las lectoras estarán de acuerdo conmigo.... que hay una trama de suspense exquisitamente construida, eso también lo sabéis. Como siempre, lo que más me gusta de Mar es su capacidad, a través de sus personajes, de hacernos vibrar de emoción. La historia de Megan es de las que te llegan al alma, hace que el corazón rebose optimismo de ver que, aunque sólo sea entre las tapas de un libro, hay mujeres de rompe y rasga capaz de todo por conseguir sus sueños.
De Derek.... bueno, no es mi tipo (afortunadamente porque mala cosa es enamorarse de 1 hombre que no existe, jajaja), pero sí es innegable que entre él y Megan hay química, ¡y vaya química! Saltan chispas cada vez que se encuentran... parece que cada cual ha encontrado la horma de su zapato. Imprescindible esa Annabelle... cuidado con las chicas buenas con cara de no haber roto un plato en la vida ¡!
Otra de las cosas que también me ha gustado mucho es reencontrarme, así, como quien no quiere la cosa, con los protagonistas de la novela anterior... Un guiño simpático que todas las lectoras agradecerán tanto como yo. No quiero desvelaros nada importante de la novela, pues quizás todavía queda alguien que no ha tenido la oportunidad de leerla. A veces me da por hacer disecciones de los personajes, pero la experiencia me ha enseñado que no debo hacerlo, no al menos en un blog público.
Si lees esto, Mar, cuando nos encontremos hablaremos tú y yo largo y tendido sobre Megan y cía. Por el momento, sólo quiero señalar un cambio y un avance significativos con respecto a tu primera novela. Sólo hay un camino, y es hacia delante. Veo que eres valiente y te atreves con todo, ¡¡y eso me encanta!! Ahora sólo queda esperar a que Senderos, tu nueva novela, vea la luz. Dime, por fi, que no tendremos que esperar mucho. Es que ya tengo mono de ti ; )

DECISIONES ARRIESGADAS
MAR CARRIÓN. 2010
LIBROS DEL ATRIL/TERCIOPELO
365 PÁGINAS
ISBN: 978-84-92617-63-0

viernes, 24 de diciembre de 2010

Casi 40rentona... y adicta al chocolate


Sí, queridos míos, como veis, ayer soplé las velas de mi 39º aniversario. Otro año más coqueteando con el desastre económico, haciendo malabarismos en la cuerda floja y deseando como agua de mayo (o de cualquier otro mes) que llegue 2011. Es éste que llega un año repleto de grandes proyectos y mayores ilusiones. Estamos cerca, muy, muy cerca de conseguir lo que nos merecemos. Yo al menos. Y sé que no soy la única. Sé que hay mucha gente en "lista de espera", aguantando el chaparrón (léase crisis), y esperando que el nuevo año traiga estabilidad y sobre todo: ganas de invertir en nuevos valores y en nuevas novelas.


Mientras tanto, en febrero empezaré Éxodo Negro y La espada de Dios. Una romántica y otra histórica... aparte tengo otros proyectos en el cajón con algunos esquemas y toda la documentación que voy recopilando aquí y allá... Y que se irán haciendo piano, piano.


Una vez más, y a riesgo de repetirme como los ajos o el chorizo, quiero daros las gracias a todos los seguidores del blog, a los visitantes ocasionales o puntuales, a los que andáis pendientes de mis hazañas y logros (y fracasos, ¡cómo no!), a los que me habéis leído ya y a los que tenéis ganas de hacerlo... A todos, MUCHÍSIMAS GRACIAS por dar vida a este blog, por darme vida a mí.

martes, 21 de diciembre de 2010

No he podido resistirme... Será que se acerca la Navidad






No, no he podido resistirme. Este fin de semana estuve liada montando el Power Point de Éxodo Negro (viendo lo mucho que os gustó el de Lealtades Enfrentadas), y me ha quedado tan lindo (a mi modo de ver) que ayer me puse y, casi como sin querer, ¡hala!, escribí la sinopsis de una tirada. Por eso, porque es Navidad, tiempo de compartir, para agradeceros a todos vuestra fidelidad al blog, y porque estoy de un ánimo más que excelente después de mi entrevista del día 15 y después de haber leído el informe de lectura, ¡¡¡por fin!!! de Lealtades Enfrentadas (muy favorable, por cierto, y ahora SÍ lo puedo certificar), me he animado a colgaros aquí, en exclusiva, la sinopsis de Éxodo Negro, mi novela romántica. Espero que os guste, que os pique el gusanillo y que cuando salga a la venta corráis a comprarla... y a leerla. Sí, claro, ya lo sé: primero tengo que escribirla antes, jajaja...
SEAMUS WILDE ha vivido toda su vida en el campo. Después de morir su esposa, Katherine, ha trabajado duramente para sacar adelante a sus dos hijos, los mellizos Jonathan y Jade. Cuando en 1845 Irlanda es devastada por la temible plaga de la patata, Seamus pierde todo lo que tenía.
Tras la muerte de su padre, los niños se ven obligados a emigrar a Inglaterra y son acogidos en casa de la hermana de su madre, Gertrude Astor, una tía solterona que los somete a una vida de privaciones y malos tratos.
Al otro lado del Océano Atlántico, en Nueva York, otros mellizos, Ravel y Owen, llevan una vida de lujos y derroches completamente distinta. Una serie de afortunadas y desafortunadas circunstancias unirá los destinos de los cuatro jóvenes, obligándolos a enfrentarse a sentimientos contradictorios...











domingo, 12 de diciembre de 2010

Romance sonámbulo. Federico García Lorca

Verde que te quiero verde.
Verde viento. Verdes ramas.
El barco sobre la mar
y el caballo en la montaña.
Con la sombra en la cintura,
ella sueña en su baranda
verde carne, pelo verde,
con ojos de fría plata.
Verde que te quiero verde.
Bajo la luna gitana,
las cosas la están mirando
y ella no puede mirarlas.

*

Verde que te quiero verde.
Grandes estrellas de escarcha,
vienen con el pez de sombra
que abre el camino del alba.
La higuera frota su viento
con la lija de sus ramas,
y el monte, gato garduño,
eriza sus pitas agrias.
¿Pero quién vendrá? ¿Y por dónde?...
Ella sigue en su baranda
verde carne, pelo verde,
soñando en la mar amarga.

*

Compadre, quiero cambiar,
mi caballo por su casa,
mi montura por su espejo,
mi cuchillo por su manta.
Compadre, vengo sangrando,
desde los puertos de Cabra.
Si yo pudiera, mocito,
este trato se cerraba.
Pero yo ya no soy yo,
ni mi casa es ya mi casa.
Compadre, quiero morir
decentemente en mi cama.
De acero, si puede ser,
con las sábanas de holanda.
¿No ves la herida que tengo
desde el pecho a la garganta?
Trescientas rosas morenas
lleva tu pechera blanca.
Tu sangre rezuma y huele
alrededor de tu faja.
Pero yo ya no soy yo.
Ni mi casa es ya mi casa.
Dejadme subir al menos
hasta las altas barandas,
¡dejadme subir!, dejadme
hasta las verdes barandas.
Barandales de la luna
por donde retumba el agua.

*

Ya suben los dos compadres
hacia las altas barandas.
Dejando un rastro de sangre.
Dejando un rastro de lágrimas.
Temblaban en los tejados
farolillos de hojalata.
Mil panderos de cristal,
herían la madrugada.

*

Verde que te quiero verde,
verde viento, verdes ramas.
Los dos compadres subieron.
El largo viento dejaba
en la boca un raro gusto
de hiel, de menta y de albahaca.
¡Compadre! ¿Dónde está, dime?
¿Dónde está tu niña amarga?
¡Cuántas veces te esperó!
¡Cuántas veces te esperara
cara fresca, negro pelo,
en esta verde baranda!

*

Sobre el rostro del aljibe,
se mecía la gitana.
Verde carne, pelo verde,
con ojos de fría plata.
Un carámbano de luna,
la sostiene sobre el agua.
La noche se puso íntima
como una pequeña plaza.
Guardias civiles borrachos,
en la puerta golpeaban.
Verde que te quiero verde.
Verde viento. Verdes ramas.
El barco sobre la mar.
Y el caballo en la montaña.

Romancero gitano [1924-1926], 1928.
A Gloria Giner y a Fernando de los Ríos.

viernes, 3 de diciembre de 2010

Madrigal apasionado. Federico García Lorca

Quisiera estar en tus labios
para apagarme en la nieve
de tus dientes.

Quisiera estar en tu pecho
para en sangre deshacerme.

Quisiera en tu cabellera
de oro soñar para siempre.

Que tu corazón se hiciera
tumba del mío doliente,

Que mi carne sea tu carne,
que mi frente sea tu frente.

Quisiera que toda mi alma
entrara en tu cuerpo breve,

Y ser yo tu pensamiento,
y ser yo tu blanca veste.

Para hacer que te enamores
de mí con pasión tan fuerte
que te consumas buscándome
sin que jamás ya me encuentres.

Para que vayas gritando
mi nombre hacia los ponientes,
preguntando por mí al agua,
bebiendo triste las hieles
que antes dejó en el camino
mi corazón al quererte.

Y yo mientras ire dentro
de tu cuerpo dulce y débil,
siendo yo, mujer, tú misma,
y estando en ti para siempre,
mientras tú en vano me buscas
desde el Oriente a Occidente,
hasta que al fin nos quemará
la llama gris de la muerte.

Poesía inédita de juventud [1917-1920], 1994.

miércoles, 1 de diciembre de 2010

Cumplimos 2 añitos

Gracias a todos por haberme acompañado a lo largo de estos 24 meses. Ha sido maravilloso poder compartir con vosotros todas mis andanzas. Espero que el próximo año nos volvamos a reunir con buenas noticias y mejores perspectivas y los ánimos por las nubes.
Para celebrarlo debidamente os dejo el link del blog de nuestra nueva agencia literaria: ALma de Tinta. Aún está recién nacido, pero ya es tan vuestro como mío, y sois todos bienvenidos.

martes, 30 de noviembre de 2010

Todo a punto




No quería acabar noviembre sin adelantaros una primicia:

... Sí, ya tengo todo a punto para empezar mi Gran Novela de los Tudor. Diréis que ya se han escrito demasiadas, que el tema está más que trillado y que a muchos ya les cansa... si es que alguna vez se interesaron por él.

Pero os diré una cosa: falta la mía. Y os diré otra más: va a ser la mejor. O moriré en el intento (risas).

Llevo por lo menos 3 añitos, sino más, acariciando la idea y recopilando información... Sin embargo hoy acabé de montar la estructura o el esqueleto, como queráis llamarlo (aunque siempre está abierto a mejoras) y vi lo requetebonito que me ha quedado, lo bien montado que está; cómo se nota que domino el tema y me apasiona... Y ya os puedo decir que rondará las 800 pgs una vez publicada; 40 capítulos divididos en 8 partes cuya extensión va a depender de su importancia histórica. Y sí, lo habéis intuido y lo sabéis: la cosa va de mujeres. Otra vez.

El problema más grave, como siempre: la falta de tiempo. Pero si los dioses me son propicios podría empezar en febrero del año próximo... Y miedo me da, porque ya sabéis lo que es escribir: sabes cuándo empiezas, pero no cuándo acabas. Y una vez estás con el motor caliente y las ideas y los personajes zumbando por tu cabeza... YA NO PUEDES PARAR. Aunque los personajes ya hace meses que me andan incordiando, quieren hacer oír su voz...

Recuerdo cuando, en 1999, empecé a escribir No somos dioses; estaba por aquel tiempo con un transitorio ataque de seguridad en mí misma... Entonces lo llamaba confianza. Ahora lo llamaría ingenuidad. Pero han pasado 11 años y hoy os puedo decir que SÍ tengo confianza. Y no es un espejismo, ni una enajenación transitoria que llega, pasa y se va. Que cuando SABES que sabes escribir, todo es más fácil. Y si no más fácil, sí más apasionante. Que cada desafío es único. Y sobre todo, algo muy importante: que al otro lado del espejo hay lectores que están deseando leerte. Yo sé de unos cuantos. Y eso es, sin duda, el mejor impulso que cualquier escritor puede tener cuando se pone delante de una pantalla y un teclado.




lunes, 15 de noviembre de 2010

Entrevista a Mar Carrión, autora de Decisiones arriesgadas









Recupero mi vena periodística y lo hago en compañía de una grandísima autora que aún sólo con 2 libros en el mercado ha cosechado un éxito extraordinario entre las lectoras de novela romántica; una mujer que no teme en absoluto aventurarse en nuevos retos literarios. Me estoy refiriendo a la autora de Decisiones arriesgadas (Terciopelo, 365 pgs), un thriller romántico-erótico que quita el hipo, el sueño y yo qué sé qué más…

Bienvenida a mi blog, Mar, y gracias por acceder a esta entrevista que estoy segura deleitará a todos tus fans, aunque sé bien que no es la primera que concedes después del rutilante estreno de la historia de Megan y Derek.

Muchísimas gracias Julia, para mi es un halago que me des la oportunidad de contestar a tus preguntas y de aparecer en tu blog.

Háblanos de ti. ¿Cómo es Mar como escritora… y cómo es Mar como mujer del siglo XXI? ¿Cuáles son tus inquietudes, anhelos, sueños, preocupaciones…?


Mar escritora y Mar persona se parecen muchísimo en una cosa: ambas somos muy soñadoras y apasionadas. El resto de semejanzas que pueda haber serían meras coincidencias. Mar escritora es osada, es valiente y es aventurera. Le gusta experimentar nuevas emociones y vivir nuevas experiencias a través de sus personajes y de sus historias. Mis novelas me brindan la posibilidad de vivir una especie de maravillosa vida paralela en la que no hay más límites que los que imponen los propios personajes. Mar persona es una chica muy normal con una vida muy normal, con las mismas inquitudes y preocupaciones que cualquier persona de mi edad. Me levanto temprano, voy a trabajar todos los días, pago una hipoteca, tengo pareja estable, una familia estupenda y grandes amistades. Como te comentaba al principio, soy una persona soñadora y apasionada, que no suelo conformarme ni resignarme fácilmente, y supongo que esa parte de mi carácter es el causante de que jamás haya dejado de perseguir mis sueños.

¿De dónde o de quién surgió la idea de Decisiones arriesgadas? O lo que viene a ser lo mismo: ¿cuáles han sido tus fuentes de inspiración?

Siempre me han entusiasmado las novelas de suspense, tuvieran una trama romántica paralela o no (si la tienen, muchísimo mejor). Es el género que más me gusta dentro de la romántica pero a la vez siempre le he tenido mucho respeto como escritora, pues elaborar una trama policíaca que resultara creíble y coherente me parecía de una complejidad que no me veía capacitada para abordar en este momento. Sin embargo, soy una persona muy testaruda y cuando se me mete algo entre ceja y ceja, ya no me lo puedo sacar de la cabeza. Y así es como surgió Decisiones arriesgadas. Escribir esta novela no ha sido un proceso sencillo, todo lo contrario, había momentos en los que tenía ganas de gritar y de dedicarme a otra cosa más sencilla que no me exigiera tanto esfuerzo, pero estaba tan absorbida por los personajes y por la historia, que no me dejaron abandonar. Esta novela ha supuesto todo un reto para mí, y me siento muy orgullosa de ella.
Mis fuentes de inspiración han sido todas esas novelas de misterio y de suspense que he leído a lo largo de los años. Cada vez que leía una me decía: “algún día escribiré la mía propia”. Y ahí está.

Ahora que te has adentrado en los terrenos del Thriller, ¿tienes intención de seguir en esta línea narrativa o sólo ha sido un “experimento” puntual?

Por supuesto que tengo la intención de seguir escribiendo más novelas de suspense, de hecho, ya hay un argumento que me da vueltas y más vueltas en la cabeza y que cada día me parece más interesante. La idea es ir intercalando una novela de suspense con otra actual tipo Bajo el cielo de Montana porque tampoco quiero quemarme escribiendo siempre sobre el mismo género. Me gusta explorar nuevas líneas argumentales y ver hasta dónde me llevan y desde luego el suspense está entre mis máximas prioridades.

Ganaste el III premio Terciopelo. ¿Qué ha traído de positivo a tu vida este galardón?

Ganar en III premio Terciopelo ha sido una de las mejores cosas que me han pasado en la vida, y como escritora, indudablemente la mejor de todas. A raíz de este concurso, de la buena acogida que tuvo Bajo el cielo de Montana y de la mejor acogida que está teniendo Decisiones arriesgadas, las puertas de la editorial Terciopelo se han abierto de par en par para mí y cuentan conmigo para seguir publicando con ellos. La verdad es que a veces me parece estar viviendo un sueño del que nunca quisiera despertar.

Tanto Bajo el cielo de Montana como Decisiones arriesgadas están ambientadas en EEUU? ¿Qué pasa con España, no te motiva a escribir?

¡¡¡España es un país maravilloso que no cambiaría por ningún otro!!! Pero cuando se trata de soñar, de fantasear, de imaginar historias y de sumergirme en ese mundo paralelo que te comentaba antes, mi mente viaja muy lejos de aquí. Lo que me empuja a ambientar mis novelas en EEUU no es algo premeditado, es más bien instintivo. Me encanta explorar territorios lejanos, desconocidos para mí, lugares que quizás nunca tenga lo ocasión de visitar… culturas distintas a la mía… es difícil de explicar, pero lo desconocido me resulta exótico y fomenta mucho más mi imaginación. De cualquier forma, yo creo que el país escogido para escribir una novela es lo de menos, lo importante es escribir una buena historia de amor que atrape al lector.

Háblanos de Senderos, sabemos que la estás escribiendo o corrigiendo o… ¿en qué fase estás exactamente?

Estoy en la fase en la que intento desenredar todo lo enredado, jajaja. Me estoy acercando al final de la novela y esta suele ser la parte más complicada para mí, cuando tienes que atar todos los cabos sueltos, hilar muy fino y estar pendiente en todo momento de que no decaiga la acción ni el interés. Espero terminarla para diciembre aunque luego viene el proceso de revisión que siempre es necesario y muy importante. La verdad es que estoy muy entusiasmada con esta novela. Os puedo adelantar que está más en la línea de Bajo el cielo de Montana que de Decisiones arriesgadas, aunque con muchas diferencias, claro.

¿Cuál es tu rutina como escritora? Si acaso sigues alguna… ¿Es fácil compaginarla con otros trabajos?

La verdad es que no tengo ninguna rutina, escribo cuando puedo y tengo un rato libre, ya sea de mañana o de tarde. Hace años escribía por la noche, pero me desvelaba y dejé de hacerlo. En el trabajo, cuando no hay mucha faena y la oficina está tranquilita y en silencio, escribo bastante y por las tardes en casa también. Pero ya te digo, no tengo un horario fijo.

Hablemos de blogs, webs, redes sociales… ¿qué te han aportado durante todos estos años como escritora… y como lectora? Somos muchos los lectores y escritores que pululamos por el ciberespacio a la búsqueda de oportunidades, potenciales clientes, lectores, editores, etc…

Tal y como yo lo veo, el ciberespacio es un mundo abierto de posibilidades, sin el cual, no me puedo ni imaginar cómo haríamos los escritores para informarnos sobre todas las cuestiones que nos interesan y nos afectan (que son muchas). Tampoco podría imaginarme cómo haríamos para darnos publicidad, porque está claro que la existencia de todas las páginas web, foros de romántica, blogs, etc… etc…, están haciendo mucho por la novela romántica y por sus autoras. Yo creo que una de las razones de más peso de la proliferación del género romántico en nuestro país, es la existencia de internet y del gran apoyo que se le brinda en todos los medios que comentaba antes.
Como lectora tampoco sé qué haría yo sin el ciberespacio!! Todo cuanto me interesa lo consulto en internet: novedades, críticas, reseñas, autoras… información para mis novelas… Vamos, que cuanto más lo pienso más segura estoy de que ya no podría vivir sin internet.

¿Cuándo y por qué empezaste a escribir?

Empecé a escribir cuando tenía alrededor de once años, en unas libretitas pequeñas que todavía tengo por ahí guardadas y que no he vuelto a leer porque me moriría de la vergüenza, jaja. Eran historias de aventuras, de terror, de misterio y cosas así, y aunque no eran de romántica propiamente, los protagonistas siempre acababan enamorándose. Ahora me doy cuenta de que la vena romántica la he tenido desde siempre. Empecé a escribir porque desde que tengo uso de razón he disfrutado de una imaginación muy prolífica. Mi cabeza siempre ha estado repleta de ideas, de pensamientos, cargada de sensaciones, conversaciones, personajes, situaciones y tramas a las que necesitaba darles salida. El momento en el que descubrí que podía darle vida a todo eso plasmándolo en un trozo de papel, fue mágico y fascinante y, desde entonces, ya no puedo vivir sin ello. De alguna forma, escribir es una forma de transmitir todo lo que llevamos dentro y de conocernos un poco mejor a nosotros mismos, como casi toda manifestación creativa.

¿Te has formado como escritora… o eres autodidacta?

Soy autodidacta. Todo lo que he aprendido ha sido a base de tesón y empeño. Creo que escribir se compone básicamente de dos ingredientes necesarios e imprescindibles: una buena base gramatical y mucha imaginación. Con lo segundo pienso que se nace, o se tiene imaginación o no se tiene. Pero lo primero se aprende. Además, es un proceso muy largo en el que nunca dejas de aprender, y cuanto más se fuerza la maquinaria, más recursos gramaticales y lingüísticos se adquieren.

¿Cuáles son tus libros de cabecera? Si tienes más de uno…

Si hablamos de novela romántica no podría decirte títulos aunque sí autoras. EL primer lugar del pódium lo ocuparía Sandra Brown, escritora a la que admiro muchísimo tanto en su vertiente romántica como en la de suspense de sus últimos libros. Sus personajes y sus tramas me fascinan. También me gustan mucho Karen Robards, Susan Elizabeth Phillips, Rachel Gibson, Pamela Clare, Karen Rose… casi todas las autoras de actual. También he leído novelas de autoras españolas que me han dejado con la boca abierta y que nada tienen que envidiarle a las extranjeras, aunque no voy a dar nombres por temor a dejarme alguna fuera.

“El género Romántico es de mujeres para mujeres. Yo leo cosas más serias”.
¿Qué dices a esto? ¿Lo asociarías con el machismo o con la (mala) imagen que algunos hombres tienen de las mujeres todavía hoy día?

Pues digo que es una hipocresía. El amor es un sentimiento universal que sentimos tanto mujeres como hombres. Lo vemos a nuestro alrededor todos los días, en las personas que conocemos y en cualquiera de sus manifestaciones. Por eso no entiendo que el género romántico tenga tan mala imagen entre la mayoría de los hombres (siempre hay excepciones, afortunadamente). Creo que más que una cuestión de machismo o de la mala imagen que puedan tener de las mujeres, a mi me parece que tiene más que ver con la incapacidad que todavía tienen muchos hombres de expresar sus sentimientos abiertamente, como si eso les fuera a hacer más débiles.

¿Cuál es el mejor consejo que se le puede dar a un escritor?

Imagino que te refieres a un escritor que todavía no ha podido ver publicados sus trabajos. Yo le diría que luche por sus sueños, que sea constante y que nunca se venga abajo por muchos rechazos que reciba. A todos nos han cerrado puertas y nos han dicho que no en innumerables ocasiones, pero cuando uno cree en lo que hace y pone en ello su máximo empeño, no puede permitir que nadie ni nada destruya esa ilusión. Yo animo a esas personas a que sigan escribiendo, aprendiendo y mejorando, y seguro que el día menos pensado les llega su oportunidad.

Cada día hay más mujeres escritoras… ¡y con éxito! ¿A qué se debe, según tú?

Creo que se debe a la gran expansión que ha protagonizado la novela romántica en los últimos cuatro años y en la que, internet, gracias a la accesibilidad tan cómoda e inmediata que nos proporciona, ha tenido mucho que ver. La publicidad es indispensable para que un producto se venda, y el ciberespacio ha sido el medio principal de proliferación de la novela romántica. La demanda por parte de los lectores ha originado que las editoriales se pongan las pilas y hayan aprovechado este filón. Por ello, no sólo están publicando a una gran variedad de autoras extranjeras que hace unos años habría sido impensable, sino que también están dando muchas oportunidades a autoras españolas que en nada tienen que envidiar a las extranjeras.
Ahora sólo queda cruzar los dedos y desear que esto no sea una moda pasajera, y que el género romántico sea reconocido en la literatura tal y como se merece.

viernes, 29 de octubre de 2010

Romance del Duero. Gerardo Diego

Río Duero, río Duero,
nadie a acompañarte baja,
nadie se detiene a oír
tu eterna estrofa de agua.

Indiferente o cobarde
la ciudad vuelve la espalda.
No quiere ver en tu espejo
su muralla desdentada.

Tú, viejo Duero, sonríes
entre tus barbas de plata,
moliendo con tus romances
las cosechas mal logradas.

Y entre los santos de piedra
y los álamos de magia
pasas llevando en tus ondas
palabras de amor, palabras.

Quién pudiera como tú,
a la vez quieto y en marcha,
cantar siempre el mismo verso
pero con distinta agua.

Río Duero, río Duero,
nadie a estar contigo baja,
ya nadie quiere atender
tu eterna estrofa olvidada,

sino los enamorados
que preguntan por sus almas
y siembran en tus espumas
palabras de amor, palabras.

Soria, 1923

viernes, 22 de octubre de 2010

Vuelta de Paseo. Federico García Lorca

Asesinado por el cielo.
Entre las formas que van hacia la sierpe
y las formas que buscan el cristal,
dejaré crecer mis cabellos.

Con el árbol de muñones que no canta
y el niño con el blanco rostro de huevo.

Con los animalitos de cabeza rota
y el agua harapienta de los pies secos.

Con todo lo que tiene cansancio sordomudo
y mariposa ahogada en el tintero.

Tropezando con mi rostro distinto de cada día.
¡Asesinado por el cielo!

Copyright: Federico García Lorca. Poeta en Nueva York [1929-1931], 1940.

Con este breve, bello y enigmático poema de Lorca, escrito durante su estancia en Nueva York, inauguro hoy mi Rincón de Poesía. Cada semana ire subiendo algunos de los poemas de autores nacionales y extranjeros que más significado han tenido en mi vida o aquellos que me parezcan más hermosos o más familiares, por haber formado parte de mi infancia y adolescencia... incluso aquellos que me resulten más extraños e incomprensibles a primera vista. A aquellos que sois aficionados a la poesía y entendéis su sutil y delicado lenguaje os invito a que dejéis vuestros comentarios sobre el poema. A aquellos que os gusta escribir poesía y queréis compartirla con otros blogueros, os invito a que me enviéis vuestros poemas en formato word con vuestro nombre y apellidos a jsilesortega@yahoo.es
Todo el arte literario tiene cabida aquí. Ya hace meses que quería incluir este apartado, pero por falta de tiempo no me había sido posible. Más vale tarde que nunca. Disfrutadlo.

jueves, 7 de octubre de 2010

Nunca fuimos a Katmandú. Lola Mariné


A Laura le cuesta despertarse los domingos, y ahora todavía más. Acaba de cumplir cincuenta años y su vida transcurre demasiado tranquila desde su separación. Elena es su más íntima amiga desde la infancia y su contrapunto: mujer fuerte y vehemente, se pone el mundo por montera. Gloria no tiene nada en común con ninguna de las dos: es superficial y esclava de las apariencias. También Teresa, una mujer humilde y trabajadora dispuesta a todo para hacer realidad el sueño de su hija, y Ruth, una jovencita idealista y rebelde, forman parte de este mosaico de mujeres que viven y trabajan en Barcelona.

Cada una de ellas cuenta con una historia propia y una singular forma de comprender la vida y de disfrutarla. Pero sus caminos se han cruzado y entre ellas surge una profunda complicidad que las ayudará a enfrentarse a sus propios miedos, a sus problemas… y a compartir experiencias inolvidables.

Una historia fresca y actual protagonizada por mujeres que se enfrentan a sus diferentes destinos. Un retrato de las relaciones humanas en nuestra sociedad.

Digan lo que digan, yo nunca le he hecho la pelota a nadie cuando, con la mano en el corazón, he hecho una elogiosa reseña de su novela. Y para muestra un botón.

Os cuento aquí mis impresiones de la primera (pero no última) novela de Lola Mariné. La compré, como compro todas mis novelas, con un grandísimo entusiasmo hace un par de semanas. Fui a La Central del Raval a buscarla; una vez allí y después de localizarla entre montones de best-sellers la miré, le di mil vueltas, comprobé que la edición fuera la correcta, que no me hubieran escamoteado páginas (no sería la primera vez), que el libro estuviera en las mejores condiciones y que el precio fuese asequible para mi maltrecho bolsillo. Una vez comprobado que todo estuviera en orden, me hice con ella. Empecé esa misma noche. Buen comienzo, aunque un poco flojo a mi parecer. No sé yo si los indecisos se hubieran decidido a ir más allá de la primera página. Yo tengo fe y continúo. Quiero creer que voy a ser recompensada si soy buena niña y la leo de principio a fin, como debe leerse hasta la peor de las novelas. ¿Cómo si no vas a criticarla? Continúo con el capítulo 2, voy tranquila, no va mal, pero no es adictiva... de momento.

El miércoles, día de huelga general, sigo con la historia. Reconozco que hay un par de momentos, entre el capítulo 2 y el 5, en que estoy tentada de dejarla para mejor ocasión. Demasiado previsible. No hay nada que me impacte, que me golpee en la cara, que me llame la atención, que me obligue a replantearme mi vida, mis convicciones, mis elecciones... Una historia demasiado convencional que no molesta a nadie. No sé qué diría Sócrates al respecto. A él le gustaba ser el abejorro que molestaba a todo el mundo, que no decía lo que debía, que no complacía al personal. Por el momento Lola no me dice nada incorrecto, se limita a contarme una historia mil veces contada. Y sin embargo, no sé muy bien cómo, me veo irremediablemente atrapada en ella. Decido darle una oportunidad. Todavía es pronto para dramatismos, me digo, avanza, avanza...

Y así llego al capítulo del accidente de Beatriz, ¡aaah, por fin empieza a pasar algo que me despierta de mi letargo! Llamadme morbosa, pero a partir de ese momento ya no puedo parar de leer... Es como si el motor se hubiera puesto en marcha y no hubiera forma humana de detenerlo. Y sigo, y sigo, y sigo... Y a medida que voy leyendo, me voy implicando con la historia, me voy identificando cada vez más con los personajes. Ah, ah, ah... Empiezo a sospechar que hay rollo entre Ruth y Elena, pero me digo: "Julia, tranquila, que tú últimamente ves rollos lésbicos por todas partes..." . Pero la cosa es que hay rollo... pero se queda en eso: en rollo pasajero o en amor/pasión unidireccional. Vaya, que la cosa no pasa de un escarceo. Tampoco tiene por qué, me digo; es un episodio más en la vida de estas mujeres, no el tema central.

Lo de Laura es mucho peor, sin duda... ¿será cosa de la edad? No lo creo; no creo que a partir de los cincuenta sólo te toque en la lotería del amor un "tarado" en el mejor de los casos... y un asesino... en el peor. Pero sí es cierto que ciertas actitudes femeninas conducen a ciertos comportamientos masculinos. Que la desesperación, como el miedo, se huelen a cien leguas. Y no hay que ser un sabueso para percibirlos. Que ciertos ambientes propician ciertas conductas; y que muchas veces somos nosotras mismas las que confundimos al personal y dejamos ver lo que no es.

Lo mismo se puede decir de Gloria, que casi parece pedir a gritos que la engañen y le roben la pasta. Total, parece un anuncio de spa pijo con piernas. Exuda tanto poder material que uno siente deseos de arrancarle ni que sea unas migajas. No estoy diciendo con esto que "nuestras mujeres" se lo hayan buscado... pero a menudo el don de la oportunidad es la línea que separa la vida de la muerte. A veces conoces a la persona equivocada en el momento equivocado y... el desastre y la tragedia están servidos.

Pero habrá quien diga que es mejor arriesgarse a tener una relación estable, con quien sea, antes que ir mariposeando de flor en flor, como parece hacer Elena, que demuestra aquí tener serios problemas para comprometerse. Y no, no me he olvidado de Teresa. Para mí es el mejor personaje, el más auténtico, y lógicamente su final es el final más feliz. Tenemos a una mujer demasiado ocupada en sobrevivir y en sacar adelante a su hija como para andar buscando amoríos y... Oh lá lá! Mira tú por dónde, resulta que quien consigue el mejor especimen masculino es ella. No busques, no busques... Cuando no buscas es cuando realmente encuentras lo que necesitas.

Beatriz y Ruth son las que aportan el toque juvenil a la historia. Y sin embargo, sus historias personales no pueden subestimarse, al contrario: justifican por sí solas una novela aparte. No cuento aquí a Marta porque su personaje queda un tanto desdibujado, pienso, para no hacerle sombra a su madre. Pero echo de menos un mayor protagonismo.

Del final... no digo nada. Prefiero que lo leáis vosotros. No diré que sea una novela original porque no lo es. Quizá ese sea su punto débil. Por otro lado, la humanidad de sus personajes lo compensa con creces... Habrá gente exigente que decida que esta primera novela de Lola no vale la pena. No me miréis a mí. Considero que es una historia fantástica, que es lo que cualquiera puede esperar de una primera novela. Y ahora que la he leído de la primera a la última página... sigo recomendándoosla. Si queréis pasar un buen rato con unos personajes entrañables que os hagan sentir y vibrar... ésta es vuestra novela.


NUNCA FUIMOS A KATMANDÚ
LOLA MARINÉ. 2010
EDITORIAL VICEVERSA
209 PÁGINAS
ISBN: 978-84-92819-35-5



lunes, 4 de octubre de 2010

Reseña de No somos dioses



Nieves Hidalgo hizo una reseña muy halagadora de mi primera novela publicada, No somos dioses en su fantástico blog que casi todos conocéis ya. Si queréis echarle un vistazo, os dejo el link. El post es de ayer, 3 de octubre. Besos







jueves, 23 de septiembre de 2010

¡¡¡HOY A LA VENTA!!! CORRE A BUSCARLO... YA ESTÁS TARDANDO




Los que me conocen saben que estoy al acecho de todo (o casi todo) lo que se publica por estos mundos de dios. Que si tuviera 24 horas libres para postear todos los libros que salen al mercado y que, en muchos casos, llevo esperándolos desde hace semanas o meses, 24 horas que le dedicaría a una labor tan maravillosa y gratificante como es promocionar el trabajo de mis colegas. "Hoy por ti, mañana por mí".



A Lola la conocí hace tiempo... a través de un post algo "depre" que puse por allá a finales de marzo (y cuyos ánimos fueron un excelente bálsamo para mi maltrecho ego), aunque por supuesto había oído hablar de ella porque es una de las escritoras de Sandra Bruna y, si la diosa Fortuna acompaña, pronto seremos compañeras de agencia. Como suelo visitar a menudo la página de Sandra me tropiezo constantemente con una novedad u otra, con un autor novel o con otro. Veo que somos muchos los que compartimos el amor a la literatura y eso hace sonreír a mi corazón. Y hoy sonríe de oreja a oreja porque sale a la venta la primera novela de esta autora. No voy a hacerle la pelota, no voy a decirle que es excelente cuando aún no he leído la novela... pero sí puedo aseguraros que, por lo lo poco que he ido viendo y leyendo (y oyendo) aquí y allá, es una propuesta literaria más que recomendable.



Así que olvidaos de mí, de mi entrada, de mi blog, de mis rollos... y corred a buscarla. Vuestras neuronas y vuestro ánimo lo agradecerán mucho. Recordad que hoy podría agotarse... El que avisa no es traidor ; )

martes, 21 de septiembre de 2010

Ne Obliviscaris. Fernando Alcalá.


Hola a todos, hoy vengo a traeros una novedad de Octubre para el público juvenil, ése que, según las malas lenguas (mal) dicen, no lee (casi) nunca. Pues, ¡hala! Ahora les vamos a dar a los jóvenes ---y no tan jóvenes--- un buen motivo para tirarse en el sofá o en el sillón y jartarse de leer. Sobre todo con este tiempecito de lluvia un día sí y otro también. Que nos llega el otoño, el frío en las calles, el calor del hogar, el chocolatito caliente... y una buena novela. ¿Y qué novela? Ne Obliviscaris. Sí, lo confieso, yo tampoco acabo de saber muy bien a qué se debe este título tan latino... supongo que tendremos que sumergirnos en las vidas de estos jóvenes para averiguarlo.




Para que veáis más o menos de qué va la cosa, os paso la sinopsis (el resto de la novela, mejor si la compráis)... Y os hablo un poquito del autor, y de la editorial. La portada llama mucho la atención; siempre pienso que la portada es el escaparate de una historia, y ésta tiene uno inmejorable. Hace años que no leo nada juvenil (salvando a los vampiros Edward y Bella) y ya me pica el gusanillo de ver qué tal va a ser... ¿Os la vais a perder?


¿Hasta dónde llega la fuerza de un rumor? En Bran, una lejana isla del mar del Norte, un grupo de chicos descubre una realidad aterradora: lo que se dice por los pasillos de su instituto cambia la realidad. Pero solo hasta la llegada de la noche, pues la luna se encarga de borrar los recuerdos.
Ash, Rudy, Maya y una enigmática pareja de estudiantes tendrán que unir sus fuerzas para evitar que la tormenta del Olvido arrase con todo lo que conocen.
Uno de ellos guarda un secreto que puede ser, a la vez, su salvación y su condena.
¿O será solo un rumor?


Fernando Alcalá Suárez nació en Cáceres en 1980. Durante el día es profesor de Educación Secundaria, pero en las noches ocurre una transformación, como en Ne obliviscaris, y se abandona a la fiebre de la escritura.
Su primera novela llegó gracias a una experiencia frenética (y frustrada) con el NaNoWriMo (National Novel Writing Month) que le llevó a escribir decenas y decenas de páginas en pocas semanas, hasta dar forma a un libro que sería premiado con una beca a la creación literaria por la Junta de Extremadura.
Su actividad en Internet también es intensa. Mantiene un blog en el que reflexiona sobre la literatura, la vida y la sociedad con una gran dosis de ironía, y en el que no es raro toparse con frases como: «También escribo porque una vez jugué a Final Fantasy VI».



El germen de Edelvives hay que buscarlo hacia 1889 en una editorial fundada por los Hermanos Maristas y llamada FTD que cambió su nombre por el de Editorial Luis Vives en la década de los 30 del siglo pasado. Así que no hace falta hablar de la historia de una editorial que lleva dando servicio desde hace más de 120 años.


jueves, 16 de septiembre de 2010

Segundas Esposas. Sonsoles Fuentes


Ser feliz en pareja al segundo intento

Se calcula que en Europa se rompe un matrimonio cada 30 segundos. España es el país donde más ha crecido la ruptura familiar, ya que el número de divorcios aumenta a un ritmo tres veces superior al de las bodas.

Si al igual que la autora y las mujeres que ofrecen su testimonio en este libro, te has emparejado con uno de esos hombres que quedan libres cada medio minuto, bienvenida al club. Haber fracasado con la primera pareja no significa que no haya otra oportunidad para el amor. Al contrario: a menudo la experiencia de un divorcio aporta lucidez y sabiduría para no volver a cometer los mismos errores.

Esta guía práctica se dirige a las mujeres que han encontrado al hombre de su vida, dispuesto a ser feliz en pareja al segundo intento. Explora las dificultades que pueden surgir en una unión de este tipo, pero también las oportunidades.

Con este manual las lectoras aprenderán a…

· cambiar el guión de su vida
· evitar el «síndrome de Rebeca»
· distinguir el divorcio emocional del legal
· respetar las fases del duelo y readaptación
· convivir con hijos de un anterior matrimonio
· afrontar el reto de una nueva paternidad


«El amor merece una segunda oportunidad,
siempre que no sea con la misma persona.»

Mae West


Sonsoles Fuentes comenzó su carrera periodística en la radio. Colabora asiduamente en diversas publicaciones, como el Magazine de La Vanguardia, o las revistas Woman, Glamour y Sexologies. También ha participado como contertulia en varios espacios televisivos.
Ha escrito más de una decena de obras sobre relaciones de pareja, entre ellas Chicas malas. Cuando las infieles son ellas y es coautora de otras tantas, como el exitoso Dímelo al oído. Las mujeres cuentan sus fantasías sexuales. Su último título es Sex Confidential, publicado en Oceano Ambar.
Como la protagonista de su novela Como la seda, la periodista ha indagado en los entresijos sentimentales de quienes se enamoran de un hombre separado para escribir Segundas Esposas.

martes, 14 de septiembre de 2010

Entrevista a Helena Nieto




Porque opino que cada entrevista es única, y porque sé que por muchas que te hagan nunca respondes igual a una misma pregunta, hoy entrevisto a Helena Nieto, autora de Secretos de Arena (Rachel, 2010. 412 pgs.), para los seguidores de este blog. Espero que disfrutéis tanto como nosotras.

¿Por qué una novela de amor y por qué Secretos de arena? ¿De dónde surge la idea original y cuándo surge?

Secretos de Arena la empecé a escribir en el Taller que hice con José de la Rosa (editor de la Mq.China) sobre novela romántica en el 2008. Al tratarse de novela romántica, evidentemente la historia tenía que ser de amor. Al plantearme un argumento tuve unas ideas muy claras: mi protagonista sería una mujer diferente a la típica chica de este tipo de novelas, deseaba que la historia fuera creíble ; me pareció muy interesante que estuviera divorciada, que viniera de vuelta de una relación y tuviera hijos que le complicaran un poco la vida. Por supuesto, el protagonista masculino iba a ser encantador, tierno, un cielo de hombre porque tendría que enamorar a las lectoras. Y así ha sido. Creo que Albert, si existiera, tendría una multitud de fans que desearían ser sus novias jajaja… no hay lectora que me haya hablado de la novela que no me haya dicho que Albert es un amor… y todas quieren encontrar a un hombre así jajaja y por otro lado, deseaba que fuera una historia sensible, emotiva que pudiera despertar sentimientos y conmover a los lectores. Y el motivo es porque son las historias que a mí me gusta leer.

Leyendo la historia de Anna y Albert me acordé casi de modo instantáneo de todas las novelas que había leído de Danielle Steel. Como ella, tus personajes son muy reales y humanos. ¿En quiénes te inspiras para crearlos, has conocido en tu vida a alguien como Anna?

No me inspiro en nadie en particular. Es todo fruto de la imaginación. Si son reales y humanos es porque me gusta que lo sean.
Es un modo de que los lectores se identifiquen más con los personajes, porque son cercanos, son como tú, como yo, como la gente normal que conocemos…con reacciones creíbles, defectos, virtudes, y Anna, después de todo, es una mujer divorciada con dos hijos adolescentes, que lleva muchas heridas dentro de sí por las circunstancias que ha pasado. Habrá miles de mujeres parecidas, tal vez no con la misma historia, pero puede que similar ya que es totalmente creíble. Pero, repito, es fruto de mi imaginación. No me he basado en nadie para crear a mis personajes.
Sobre Danielle Steel, ya me gustaría llegar a publicar y vender tantas novelas como esta autora.

Cuando empiezas una novela, ¿qué plan de trabajo sigues, eres caótica, disciplinada, te dejas llevar por las musas o encaras la escritura como si se tratara de cualquier otro trabajo no artístico?

No soy caótica, pero tampoco soy siempre disciplinada. Depende de muchas cosas. Si tengo tiempo para ponerme a escribir, del estado de ánimo, si estoy inspirada, si me apetece… pienso que si me fuerzo a escribir como un trabajo no artístico puede que no me salga nada de lo que espero. Si me pongo a escribir es porque me apetece hacerlo, lo necesito… no por obligación.

¿Cómo valorarías el éxito de tu primera novela? ¿Recorrió muchas editoriales y agentes o desde un buen principio diste con la editorial ideal?

Estoy muy contenta con el éxito de mi novela. Todas las reseñas que me han hecho han sido muy positivas. He recibido mensajes y emails de gente que me ha escrito para decirme lo mucho que les ha gustado Secretos de Arena. Gente que ha llorado, se ha emocionado, y algunas me han llegado a decir que se han identificado tanto con Anna que vivieron su angustia y su sufrimiento como si les estuviera pasando a ellas. Estoy muy satisfecha con el resultado. Sí, recorrió algunas editoriales porque como ya he dicho en otras ocasiones, mi novela no se ajusta al género romántico clásico, y por eso fue difícil encajarla. Algunas editoras me aconsejaban que la enviara a editoriales de Narrativa Femenina más que a Romántica. Luego apareció Rachel, y tanto a Estelle como a Elena Fdez. Arias, les encantó mi novela. No se plantearon si era clásica o no. A ellas les gustó, y decidieron publicarla. Nunca he recurrido a agentes.

¿Cómo valoras la promoción y publicidad de Secretos de arena, sobre todo en el ámbito virtual (Internet)?



Creo que los foros, las lectoras que hacen reseñas, criticas, entrevistas, realizan con su trabajo una enorme promoción a las novelas y a sus autoras. Les estoy muy agradecida porque todas me han tratado muy bien a mí, y a mi novela. Yo soy consciente de que no puedo gustar a todo el mundo, y que hay aún gente que se resiste un poco a leer a autoras españolas, pero en mi caso, la promoción ha sido estupenda por el interés que han tenido hacia Secretos de Arena. Por otra parte el blog que tiene Rachel, es fantástico. Todo el mundo que lo visite podrá ver reseñas, fotos de presentaciones, comentarios de las novelas. Eso nos promociona. Ha sido una gran idea por parte de la Editorial. También he tenido la suerte de hacer tres presentaciones en las que disfruté mucho. Dos en mi ciudad y otra en el pueblo en donde paso el verano, que me han venido muy bien. Las presentaciones las conseguí por mi cuenta.

Tu primera novela está ambientada en la época actual, siglo XXI si no me equivoco, y en España. ¿Has pensado en “viajar” a otros lugares y a otros siglos en tus próximos proyectos?

De momento me apetece escribir historias que sucedan aquí en nuestro país, que nos sean cercanas por nuestra forma de vida y costumbres… No sé lo que haré en un futuro, pero después de tener durante tantos años colapsado el mercado con autores anglosajones, con historias que suceden en otros países con nombres ingleses, creo que hay que dar una oportunidad a nuestros personajes con nombres españoles y lugares próximos que quizás conozcamos o no, pero que nos pertenezcan por cultura o por raíces. De momento si mis personajes visitan otros lugares será por negocios o por placer. Lo que si me gusta es mezclar culturas, que un personaje sea español y otro inglés, francés, u otra nacionalidad, sí, eso si. El otro día una lectora me dijo:” por fin una novela de amor con nombres españoles, y que sucede en España”, en este caso, en el Norte.
Sobre otros siglos, no me lo he planteado aún. Me gusta el género contemporáneo. No tengo idea de cambiar por ahora

¿Qué papel ocupa hoy día la literatura en la sociedad de la globalización y la tecnología punta (telecomunicaciones)?

Debido a Internet, creo que la forma de expresarse ha ido cambiando. Gracias a los blogs, los chats, los emails…, se ha creado un nuevo lenguaje menos formal, más creativo, que culturalmente puede que no sea tan correcto pero que nos acerca más a todos.

Tu lenguaje es claro, diáfano, sencillo, dedicado a todos los públicos. ¿Dirías que eres una autora popular?

Te voy a responder con las palabras que alguien, para mí muy importante de este mundo de la escritura, dijo sobre mi novela: “se agradecen los diálogos creíbles, algo que parece en peligro de extinción…”
Si mi lenguaje es sencillo es porque escribo lo que creo que mis personajes dirían en las situaciones que les toca vivir. Si los personajes son personas normales, cercanas, creíbles… tienen que expresarse del mismo modo. No resultaría si no fuera así. No me imagino al hijo adolescente del Anna, hablando de otra manera, por ejemplo. Tiene que hablar como lo hace un chico de su edad en el mundo actual. Lo mismo que los demás personajes. Si vivieran en el siglo XVIII, sin duda se expresarían de otro modo…
Sobre lo de todos los públicos, pienso que la historia que un autor cuenta es lo que realmente atrae, y si la narras de una forma clara, que sea cómodo de leer, llegará más fácil a los lectores. La historia es lo que tiene que atrapar al lector, eso es fundamental.
En el taller de escritura cuando se trató el tema de los diálogos, siempre nos aconsejaron que lo escribiéramos como si fuéramos nosotras, las autoras, las que hablaran. Y otro consejo fue que no nos enrolláramos demasiado para explicar, porque el lector podría cansarse. Yo intenté hacerlo de este modo y me salió así.
Lo único que he hecho es escribir sobre sentimientos, situaciones, personajes. No veo gran diferencia con otras autoras de este género.
Antes hablabas de Danielle Steel, bien, creo ha vendido millones de libros en todo el mundo con un lenguaje sencillo, diáfano y claro. Y como ella podría nombrarte a Tatiana de Rosnay, y a muchísimas más. No se trata de “rizar el rizo” o tener un diccionario al lado para consultar palabras. Se trata de contar historias que lleguen al lector, con las que se pueda identificar.

¿Instrucción o simple evasión? ¿Sigue teniendo hoy la literatura un rol didáctico como lo tuvo en siglos anteriores? ¿Podemos enseñarle todavía algo a los jóvenes y a las nuevas generaciones que llegan con un iPhone bajo el brazo?

La literatura siempre ha estado ligada a adquirir conocimientos de un modo u otro. Si leemos autores clásicos, autores de otros siglos descubriremos como eran las sociedades y las relaciones humanas en esos tiempos, el tipo de lenguaje… por lo tanto es una enseñanza y sigue siéndolo. Es verdad que hay una literatura de evasión, pero aún así, siempre aportará algo.
Lo importante es que los jóvenes adquieran el hábito de la lectura y se introduzcan en su magia. Creo que siempre puede enseñarles.

Aparte de novela, ¿escribes cuentos, relatos, poesía…? ¿Qué podemos encontrar un día cualquiera en tu blog?



Ahora estoy más centrada en las novelas, pero sí he escrito poesía y relatos. Cuentos, no, de momento no me he metido en ese mundo.
El blog lo utilizo como una forma de expresión, para explicar a los que me leen como van las cosas con mis novelas, mis proyectos o lo que se está diciendo o comentando sobre mis escritos. A veces también me ha apetecido escribir cosas más personales como un pequeño tributo que le he hecho a mi Abuela, en otra ocasión he hablado de una película que me había impresionado… de todo un poco. También pongo fotos y tengo el “booktrailer” que hice para Secretos de Arena

¿Eres tradicional o te gusta innovar y probar cosas nuevas? ¿Eres de las que piensan que cada novela es un desafío a la imaginación?

Me gusta innovar y probar distintos estilos, distintos tipos de narrador... y cada novela es un desafío para la imaginación por supuesto, porque si no hay imaginación para crear, para verlo en tu mente, es realmente difícil inventarse una historia


Curioseo en tu blog y veo que además de letra hay música, señal de que el vínculo entre ambas artes es muy fuerte, ¿me equivoco?

No te equivocas. Yo siempre he estado muy ligada a la música. No concibo vivir sin ella. He trabajado como profesora de guitarra durante bastantes años y me gusta todo tipo de música. Toco un poco el piano también y me gusta mucho cantar.
Muchas veces las letras de las canciones me pueden inspirar para crear una situación de mis personajes, incluso.
En mi siguiente novela, utilizo este recurso. A la protagonista le altera profundamente el estado de ánimo escuchar una canción en una emisora de radio, ya que relaciona la letra con lo que está viviendo. Me encantó escribir esa escena que no tenía planeada. Yo estaba escuchando la canción y se me ocurrió crearla.
Adoro la música. Como he puesto en mi blog: la escritura y la música son dos ARTES SUBLIMES, que me han hechizado siempre.

domingo, 5 de septiembre de 2010

Novedades de Octubre...simplemente ¡MARAVILLOSAS!




Recién he pasado por el blog de Mar Carrión, escritora de novela romántica contemporánea y ganadora del III Premio Terciopelo por su novela Bajo el cielo de Montana... ¿Y qué ven mis ojos? Nada más ¡y nada menos! que la portada de su nueva novela, Decisiones arriesgadas, que saldrá el 4 de octubre. Es tan preciosa, tan delicada y tan profesional que me he quedado muda. Literalmente. Sin palabras. Os la dejo para que la disfrutéis a placer. En breve os colgaré la sinopsis para que os hagáis una idea de la (sensacional) trama de esta nueva joya romántica.




Por si esto no fuera suficiente para insuflar ánimo a mis venas, otra maravillosa noticia he estado guardando durante casi un mes en el cajón. ¡Qué egoísta! ¿verdad? Pues sí. Otra de nuestras maravillosas escritoras de Romántica, Nieves Hidalgo, también nos va a obsequiar este octubre con su última superproducción (que no es cine, pero debería serlo): Luna de Oriente. Hala, también os dejo la imagen para que, como a mí, se os haga la boca agua... Mmmmmmmmmmm p.




No me digáis que os las vais a perder!!!!










miércoles, 18 de agosto de 2010

El medallón de los Lancaster. Claudia Velasco


Elizabeth Butler siempre soñó con castillos, princesas y caballeros, con la antigua Inglaterra y con amores de leyenda; por eso se hizo historiadora, encaminándose sin darse cuenta hacia un destino que sus ancestros ya habían marcado para ella en el siglo XVI.
Elizabeth no conoce su verdadero pasado ni el valor extraordinario de un medallón que heredó a los quince años y que la convertirá en la obsesión de un poderoso lord del siglo XVI, William Forterque-Hamilton, enviado al futuro por su mayor enemiga, Marian de Lancaster, la dueña original del medallón.
William y Ellie se conocerán gracias a las fuerzas del destino y a la magia del Medallón de los Lancaster, y el amor los unirá, transformando a la moderna muchacha neoyorquina en la señora del castillo, y al poderoso y frío caballero inglés, al guerrero temido y admirado, en un marido enamorado. Todo a pesar de los peligros que los acechan, de la guerra feroz que Marian de Lancaster desplegará sin tregua contra ellos, y de todas las fuerzas oscuras que se empeñarán en separarlos.
Los que me conocen saben de sobras cuánto me apasiona la historia de Inglaterra, y más concretamente el período Tudor. Al igual que Elizabeth, la protagonista, yo también soñaba de niña con amores de leyenda (aunque no fue ése el motivo por el que me hice historiadora…). Os presento hoy esta reseña aprovechando, ¡qué oportuna!, el (relativo) éxito de la serie Los Tudor que se emite actualmente en TV1.
Por supuesto, la novela de Claudia no es la primera ni la última que se escribirá en el contexto del turbulento reinado de Enrique VIII —yo misma estoy documentándome a fondo desde hace años para escribir (próximamente) «mi particular versión y visión» de esta controvertida dinastía inglesa—, pero tiene unas particularidades que la hacen poderosamente atractiva.
En primer lugar, el hecho de situar un personaje «actual» (año 2004) como es la historiadora norteamericana Ellie Butler en una época que no le corresponde, y en la cual ni la reina ni la cortesana más influyente tenían peso alguno en una Inglaterra (y en una Europa) dominada exclusivamente por hombres (cualquier otra cosa es ese feminismo anacrónico que está tan de moda).
Esto aporta, creo yo, una nota de humor que atrapa al lector desde la primera página y lo acerca a los personajes, permitiendo una mejor identificación con ellos. La recreación de los ambientes y del momento histórico también está muy cuidada, aunque aquí debo apuntar que echo en falta muchos detalles; una novela histórica no puede (o no debe) tener menos de 300 páginas, y no porque yo sea una amante de libros «tocho», que lo soy y lo reconozco sin pudor, sino porque la novela histórica, aunque tenga tintes románticos, requiere un meticuloso y riguroso trabajo de ambientación que ocupa prácticamente la mitad, sino dos tercios de la novela. Y no lo digo por decir, lo digo por lo que ven estos dos ojos que tengo en la cara, lo que ven cuando se pasean por las librerías y por las mesas de «los más vendidos».
Por supuesto que alguien, incluida la autora, me puede venir a decir que esta novela está catalogada como Romántica y no como Histórica, pero cualquier historia que transcurra en un siglo anterior al XX, puede considerarse «Histórica» con todas las de la ley.
También es cierto que soy muy conocedora del período, como ya os he dicho, que he leído más de una docena de libros, ¡y los que me quedan por leer!, y que quizás por eso me muestro más crítica con una novela de este periodo que por ejemplo con una historia sobre la civilización sumeria o sobre el Japón medieval, de los que no tengo tanto conocimiento.
Como novela romántica, no se le puede reprochar nada; se atiene a los patrones clásicos del género, sin apartarse de ellos ni un milímetro, lo cual quizás, precisamente, sea para mí lo único reprochable. Pero como digo siempre, no es culpa tanto de la autora como del género en sí mismo, que no permite «volar» con auténtica libertad. Esa rigidez al seguir las pautas establecidas para alcanzar el éxito es lo que la hace tan impersonal. La novela es buena, sí, pero no veo a la autora por ninguna parte; no veo un signo claro que la distinga de las tropecientas mil escritoras que actualmente escriben novela romántica, nada que me indique que esa novela la ha escrito Claudia Velasco y no Pepita Pérez… o una servidora, sin ir más lejos. También es verdad que no conozco a fondo a la autora y quizás no he sabido ver esos guiños personalísimos que, teóricamente, distinguen a unas novelas de otras.
En resumidas cuentas: una historia deliciosa, sí, con un tema apasionante, también, que se lee rápido y cautiva al lector… pero que no deja huella en él porque le falta personalidad; es como un maniquí de unos grandes almacenes: perfecto, tan perfecto que echas terriblemente de menos esos pequeños vicios/defectos que, en definitiva, y al igual que ocurre con los seres humanos, hacen a una novela única e irrepetible.
EL MEDALLÓN DE LOS LANCASTER
CLAUDIA VELASCO. 2010
RBA EDITORES/SATÉN
238 PÁGINAS
ISBN: 978-84-9295-504-6

miércoles, 11 de agosto de 2010

Tú escribes el final. Raquel Rodrein. IV Premio Terciopelo


Liam Wallace, elogiado y carismático actor con una paradójica carrera de éxitos profesionales y fracasos personales, regresa a su Escocia natal después de dos largos años de ausencia para asistir a un funeral. Cuando cree haber recuperado el control de su vida tras un largo periodo en el que ha estado a punto de tocar fondo, tiene que hacer frente a un hecho de su pasado.
A su llegada a Callander, su padre le entrega una vieja caja con un manuscrito inacabado. A partir de ese instante se produce un giro inesperado de los acontecimientos y comienza una carrera contrarreloj para recuperar el tiempo perdido y encontrar a la persona que le ha encomendado la tarea de escribir el final de esa historia: Amy McLeod.
En el camino hacia su objetivo tendrá que hacer frente a un doloroso desafío y tropezará con la cruda realidad del a veces sucio juego de Hollywood. Pero descubrirá que pese a todo, el destino le brinda una nueva oportunidad para recuperar a la mujer que creyó en él ciegamente.


Es muy difícil valorar si una novela merece o no un premio literario… si no has leído las otras novelas que competían (supongo que en igualdad de condiciones) por él. De todos modos, y a la luz de lo leído en los últimos días, me resulta harto difícil imaginar una novela que pueda superar a Tú escribes el final. Por su calidez, su humanidad, su generosidad; por el modo que trata temas tan conocidos y universales presentándolos como algo, si no original, sí sorprendente para el lector.
Lo digo siempre con las novelas románticas: no os obsesionéis con el final… porque es lo más previsible; en una novela romántica lo que se disfruta es “el viaje”; no importa tanto el desenlace como el modo en que el autor nos conduce hasta él.
Y los personajes, esas maravillosas criaturas que se gestan en la fecunda imaginación del autor. Siempre digo que a menos que toques un tema muy, muy apasionante o muy, muy original; las novelas —sobre todo las románticas— las “escriben” los personajes. Y aquí hay una doble redundancia, porque como recordaréis los que la habéis leído, esta novela es metaficción: la novela dentro de la novela. Un actor, una escritora… y una historia por escribir. Y no unos personajes cualesquiera, no; aviso al lector de que es tremendamente fácil “enamorarse” de estos personajes; de los protagonistas, sí, ante todo… Pero también de esos secundarios, como Lisa, que parecía al principio absolutamente irrelevante… y que más adelante, casi rozando el final, nos dará la gran sorpresa con un protagonismo inesperado.
Y los paisajes, esos maravillosos paisajes escoceses, sin olvidar el encanto de San Francisco y el glamour de Los Ángeles y Nueva York… incluso una breve —pero muy significativa— escapada a Buenos Aires. Con todo esto… y mucho más por descubrir en sus casi 400 (adictivas) páginas, la autora nos arropa (aunque en pleno verano no quede muy bien decir esto) y nos envuelve con su inigualable magia… Y nos lleva hasta una historia sencilla. Sí, sí, el tipo de historia que podrías vivir tú. No, no me mires con esa cara de estupefacción; los caminos del Amor son inescrutables. Y si no, que se lo pregunten a Liam & Amy ;-)


TÚ ESCRIBES EL FINAL. IV PREMIO TERCIOPELO
RAQUEL RODREIN. 2009
LIBROS DEL ATRIL/TERCIOPELO
378 PÁGINAS
ISBN: 978-84-92617-38-8

sábado, 7 de agosto de 2010

¿Quién te lo ha contado? Marian Keyes




Una historia puede tener distintos protagonistas; esta tiene tres:
Jojo, agente literaria, atractiva, triunfante y muy, pero muy ambiciosa. Mantiene relaciones con su jefe, un hombre excelente. Sólo tiene el defecto de estar casado.
Lily, autora y cliente de Jojo. Su primera novela ha tenido un éxito enorme. Vive con Anton y están muy enamorados. Compran la casa de sus sueños y tienen un bebé. Pero la creatividad de Lily se paraliza, no puede escribir ni una palabra. Y, lógicamente, tampoco puede pagar las facturas.
Por fin, está Gemma, ex novia de Anton y todavía enamorada. Y encima Lily era su mejor amiga. Para colmo, su padre se marcha de casa para vivir con una joven, su madre sufre una profunda crisis y exige que Gemma esté a su lado veinticuatro horas al día…
Pero la vida y el amor son imprevisibles…


Las lectoras de la revista RomanTica's ya conocerán y habrán leído el artículo que salió publicado en el nº 6 y que versaba sobre Marian Keyes y Cecelia Ahern. Sabrán también que prefiero con mucho a Marian antes que a (la ñoña) Cecelia. Y hoy os presento la novela que más me ha gustado de esta autora hasta la fecha. Y conste que no hay ninguna que no me guste.



Sin embargo la (s) historia (s) de Jojo, Lily & Gemma tiene (n) todos los ingredientes para hacer las delicias del lector/a de chic-lit. Personalmente me apasiona este género y aprovecho la ocasión para anunciar a mis seguidores que me he aventurado en él recientemente. A lo que vamos, esta historia a tres bandas interesará a muchos lectores pero además puede ser muy "instructiva" para aquellos lectores que además tenemos el "mal" vicio de escribir. Porque sus 3 protagonistas están metidas hasta el cuello en el mundillo literario/editorial.



Los tejemanejes de una gran agencia literaria londinense, el estrés y las angustias del escritor novel recién "publicado" que anhela dinero y fama, el sueño de la profesional de éxito metida (casi a la fuerza) a escritora para culminar una venganza contra la mujer que le "robó" a "su" hombre... más unos cuantos personajes, a cuál más entrañable, configuran esta deliciosa novela escrita a 3 manos... o desde 3 perspectivas diferentes (y ya sé que a algunos les resultará vagamente familiar) que explora de un modo muy acertado qué es la fama, qué el amor, y qué precio hay que pagar, dependiendo de si se quiere tener la una o el otro... Y como a veces la vida nos hace regalos envenenados...



Una lección de Amor como sólo Marian nos puede dar. IM-PRES-CIN-DI-BLE.



QUIÉN TE LO HA CONTADO/THE OTHER SIDE OF THE STORY
MARIAN KEYES. 2004
RANDOM HOUSE MONDADORI/DEBOLSILLO
649 PÁGINAS
ISBN: 84-9793-673-6

Luna Nueva. Stephenie Meyer




«Cuando el papel me cortó el dedo, sólo salió una gota de sangre del pequeño rasguño. Entonces, todo pasó muy rápido. “¡No!”, rugió Edward. Se arrojó sobre mí, lanzándome contra la mesa y aterricé en un montón de cristales hechos añicos. Jasper chocó contra Edward y el sonido pareció el choque de dos rocas… Aturdida y desorientada, miré la brillante sangre roja que salía de mi brazo y después a los ojos enfebrecidos de seis vampiros repentinamente hambrientos…»


Siempre he dicho que no me gustan los vampiros. Sin embargo, rectificar es de sabios... Y ya desde el verano pasado en que cayó en mis manos la primera parte de esta saga romántico-fantástica me quedé atrapada sin remedio en la historia de amor de Bella y Edward --por cierto, una de las mejores que haya leído nunca-- y con esta nueva entrega, la 2ª, me reafirmo en mis buenas impresiones. Primero vi la película y me entusiasmó, porque además opino sinceramente que estas historias quedan muy bien en la pantalla grande a poco que los guionistas sigan la historia original del libro.



Cuando empecé a leer la novela aún recordaba algunas de las escenas de la película, pero verdaderamente si no te has leído el libro... te has perdido lo mejor, los detalles, la sutileza, lo bien que Meyer trabaja los personajes, los creíbles y cercanos que se muestran ante el lector. Ya os dije el año pasado qué buena impresión me había dejado Bella por ser una heroína tan atípica, tan corriente y moliente que cualquier chica de dieciocho años podría pasar por ella, tan sencilla y tan humana que lamentas que sólo se quede en eso: en personaje de novela.



Aquí ya asistimos a un triángulo amoroso Edward-Bella-Jacob más maduro, más perfecto, triángulo que, ya os aviso porque fui a ver la peli hace unas semanas, alcanza su clímax en Eclipse, la 3ª entrega y la más romántica de las 3, por lo que pude ver en el cine... En Luna Nueva además de conocer a una manada de lobos (licántropos) de la cual Jacob forma parte, tendremos también la oportunidad de conocer a los Vulturis, una extraña y mayestática familia de vampiros que tienen su residencia en una ciudad cerca de Florencia (Italia) y que pondrán a nuestros queridos "chupasangres" en serios problemas...



¿Qué puedo añadir, excepto que me muero por pillar Eclipse? En principio, los libros me los ha dejado mi sobrina... Pero visto lo visto, creo que me voy a hacer con toda la saga al completo antes de fin de año. Y a vosotros os lo recomiendo lo mismo: ¡¡no os la perdáis!!



LUNA NUEVA/NEW MOON
STEPHENIE MEYER. 2006
ALFAGUARA
574 PÁGINAS
ISBN: 978-84-663-2341-3

martes, 3 de agosto de 2010

Tras tu ausencia


Hola a todos; después de muchos días de sol y playa, vuelvo con vosotros y lo hago con un relato bajo el brazo. Mmm, más que relato, es una carta, pero podría pasar como ambas cosas, creo yo. Ha salido en el nº 7 de la revista RomanTica'S, y aquí os dejo el enlace por si queréis leer la revista entera, cosa que os recomiendo de corazón

http://www.romanticasmagazzine.es/

Y ahora sí, os dejo aquí mi relato. Besos a todos y ¡¡feliz agosto!!


Cinco años.


Cinco años insomnes, perezosos, vagabundos; años llenos de días, de mañanas en las que todavía me estremece tu olor a fresas salvajes y a Chanel nº 5; cuando amanezco bañado en sudor, gimiendo, llorando, maldiciendo… Maldiciendo a ese Dios en el que ni tú ni yo creíamos porque ya habíamos probado el sabor de su traición. Tú y yo sólo creíamos en nosotros mismos. Tú en ti; yo en mí; y muy de vez en cuando el uno en el otro. Porque después de más de veinte años de matrimonio y una hija en común, todavía guardábamos secretos bajo siete llaves y hubiéramos matado para mantenerlos escondidos a los indiscretos ojos de la codiciosa curiosidad ajena. Porque te fuiste de mi lado sin decirme ni una sola palabra de esos dos años «exiliada» en España; porque tuve que enterarme de tu destino a través del cuñado de una amiga de una ex novia del hermano de un compañero de rodaje en Los Ángeles que, casualidades de la vida, te vio paseando una tarde de julio por las cálidas, fragantes y abarrotadas calles de Logroño, con la cara demacrada y el cuerpo escuálido; ni las gafas de Gucci ni el pañuelo de Hermès podían ocultar que estabas pasando «una mala racha». ¡Y qué cosas! El pobre diablo era fan tuyo, de tus libros, de cada palabra que salía de tus rojos y exquisitos labios. Como el más escrupuloso fetichista tenía cientos de fotos tuyas (y nuestras), todos tus libros, los artículos que escribiste, las críticas que te hicieron: buenas, malas, peores; las entrevistas a las que te sometías con disciplinada resignación… Al parecer, todo lo guardaba con mimo, con esmero, con devoción casi religiosa.


¿Te preguntaste qué debe sentir uno cuando se convierte en el Dios de alguien, el mito, el referente? Alguien que vive la vida al mismo compás que tú, en paralelo, escuchando la misma banda sonora que tú escuchas, oliendo los mismos olores y paladeando los mismos sabores… ¿Qué se siente?


Sí, el pobre tipo te vio, te reconoció entre cientos de personas, pero, demasiado tímido, no se dio a conocer. Ni se acercó a ti ni te pidió un autógrafo. Sólo te miró a los ojos el tiempo que dura un parpadeo y se marchó. Quizá eso le bastaba; y, ¡fíjate tú!, a mí veinte años de felicidad compartida, con sus altos y bajos, con sus peleas, sus reconciliaciones, sus gritos y sus silencios nunca me bastaron. Me dejaste con el mono, con el delirium tremens, con la insatisfacción del avaricioso, del lujurioso, del envidioso. Y es que no sé tú, pero yo nunca llevé bien tener que compartirte con otros.


Lo sé, lo sé: ésa era tu profesión, tu carrera, tu vida. Yo estaba allí como parte indispensable de tu mundo, tu inabarcable universo hecho de gente VIP. Pero sólo una parte, no el todo. Y me dolía, y mil veces pensé en buscar amor entre otros brazos, consuelo, una sonrisa amable, ingenua, sincera; un poco de atención, de ésa que tú repartías a manos llenas entre tus fans y de la que a veces me llegaban las migajas. Lo pensé, sí. ¿Hubiera valido para algo? No. Mi infidelidad hubiera reafirmado la mala opinión que siempre has tenido de los hombres.


«¡Pobres criaturas débiles (estúpidas) que no saben controlar sus pasiones!»


Nunca supe muy bien qué pretendías al casarte conmigo, ¿por qué me elegiste a mí a pesar de ser como era? ¿O fue precisamente porque era como era que resulté elegido? Cinco años llevo haciéndome las mismas preguntas sin respuesta; cinco años coqueteando con la botella, como de costumbre, pero cada vez menos. Poco a poco, sin querer, he ido rebajando la dosis. Ahora apenas sí bebo. ¿Para qué? Ya no te tengo a mi lado, recriminándome mi debilidad. Tampoco tú eras tan fuerte como presumías. Más lista, quizás. No permitías que tus anhelos resquebrajaran la muralla que te habías construido alrededor. Genio y figura hasta la sepultura. Nadie debía descubrir que la «gran» Judith Ordóñez tenía un vicio, una tentación, un dolor, una pena…


Te fuiste y yo me quedé aquí. No solo. No lo creas ni por un momento. Siempre estuve en buena compañía; tal y como vaticinabas medio en broma, medio en serio, después de tu funeral el teléfono no paró de sonar. Como si cientos de mujeres hubieran contado los minutos y los segundos que faltaban para mi repentina y en absoluto bienvenida libertad. Tictac, tictac. Y como tú bien sabías, todas fueron descartadas: una tras otra. Y no te imaginarías nunca quiénes se han quedado a mi lado. Primero fue tu «gran» amiga, Bárbara. Sí, seguro que si pudieras vernos ahora te alegrarías. O no. Eras tan imprevisible que era imposible saber de antemano cómo reaccionarías ante los acontecimientos. Tan salvaje como los leones y las panteras; como ellos, te movías por impulsos.


A veces, cuando hablaba contigo, tenía la sensación de moverme, muy despacio, por un campo plagado de minas anti-persona; todo iba sobre ruedas y de repente, sin previo aviso, decía o hacía algo que te enojaba o te dolía o te ofendía. Y pasabas días sin dirigirme la palabra. Nunca me decías en qué había fallado.


«Si no lo sabes tú… es inútil que yo venga a explicártelo.»


Y luego llegaba la calma, la normalidad y el buen humor a nuestro dormitorio, porque los enfados, como las depresiones, te duraban bien poco. Reías, me hacías mimitos, cosquillas allá donde tú sabías que era más vulnerable a tus delicadas manos, y acabábamos en la cama, con los cuerpos enredados y sudorosos… igual que tantos otros matrimonios enamorados. Igual que esos que salen en las telenovelas y en las comedias románticas made in USA. Y entre orgasmos, en un frenesí de sexo salvaje, me olvidaba enseguida de lo difícil que era a menudo vivir contigo.


Bárbara te conocía bien, quizá incluso mucho mejor que yo. Aunque admitía sin tapujos que llevabais tantos años distanciadas que… En fin, no hubiese puesto la mano en el fuego por nada ni por nadie. Ya no. Había madurado, envejecido. Como tú y como yo, tenía heridas abiertas y, no sé muy bien de qué manera, en estos cinco años hemos ido curándonoslas mutuamente. Vino un día a Grosvenor Crescent a pedir trabajo; se había enterado, no sé muy bien cómo, que andaba buscando una asistenta: una que permaneciera en su puesto más de una semana, a ser posible. Al principio ni sabía quién era, ¡cómo hubiera podido saberlo! Luego nuestra pequeña Gillian me lo dijo. No sabía muy bien qué pensar. Mis primeros impulsos iban del suicidio al asesinato. No entendía qué hacía en nuestra casa ni qué deuda pretendía saldar conmigo. Conmigo no. Si acaso, contigo… y para eso ya era demasiado tarde. Al fin pudo más mi lado práctico y dejé que se quedara. Me convenía tenerla cerca, pendiente de mí y de mis caprichos como tú nunca lo habías estado. Poco a poco se fue ganando mi confianza y empezamos a conversar, y entre los dos rellenamos las lagunas de nuestras vidas.


No, no, no, ¡ni se te ocurra pensarlo! Nunca pasamos de ser simples confidentes. Te queríamos demasiado para traicionarnos y traicionar, de paso, tu memoria.


Dicho esto, quizá no se explique lo que voy a decir a continuación: Me he vuelto a casar.


Si Bárbara fue la primera, Deborah fue la segunda.


Podría echarles la culpa a esos diablillos que en todo se meten y todo lo enredan… pero como tú bien decías: dos no se enamoran si uno no quiere. Y aunque el asunto empezó con una encerrona preparada por ellas —y con la complicidad de Bárbara—, a la primera cena siguió una segunda y una tercera… Llegó un momento en que fuimos indispensables el uno para el otro. Y a pesar de que a menudo, en las noches, te recuerdo y recuerdo el día que nos conocimos, cuando nos casamos y los inolvidables momentos que vivimos juntos, no me arrepiento de haber dado este paso. Y diría que mi mujer tampoco. Que sí, que ya sé que suena de lo más extravagante, que tú y yo sabemos que mi relación con Alex nunca ha sido ideal. Pero también sabíamos que Alex nunca se tomó muy en serio ni mis arrebatos de mal humor ni mis prejuicios, y que hizo oídos sordos a todas mis muchas impertinencias. De algún modo supo ver más allá y algo bueno debió encontrar en mí para imaginar, siquiera por un instante, que podía ser «un buen partido» para su amantísima madre que llevaba tantísimo tiempo soltera y lo que menos necesitaba era un mal marido.


La pobre Deborah llevaba una fatal racha de citas a ciegas cuando Alex y Gill decidieron tomar cartas en el asunto. Por increíble que parezca, a estas alturas, todavía quedan hombres a los que les asusta una madre soltera, ¿te lo puedes creer? En pleno siglo XXI y así estamos: colgándole sambenitos a la gente que una vez cometió un error o tuvo la osadía de ir contra el sistema.


No te has perdido nada en estos cinco años; no ha habido nada que fuera tan importante como para justificar tu presencia y tus comentarios mordaces. Y no te hubieras sentido a gusto en este, nuestro patético universo, que va de cabeza hacia la destrucción total.


Destrucción del planeta mismo, de los valores, de las tradiciones… No, no te hubieras sentido a gusto con esa moralidad del «sálvese quien pueda» que cada vez ha ido tomando más cuerpo en la decadente sociedad capitalista que ha de perecer tarde o temprano, pero que se resiste tenazmente a hacerlo. Si la vida es un continuo ciclo, diría que hemos vuelto a la Era Cuaternaria donde el homo sapiens cazaba, follaba y poco más. Nos hemos convertido en animales de costumbres: de malas costumbres, indiferentes al dolor y la felicidad ajenos.


No, no te hubiera gustado este estado de cosas.


Y lo sé: te sentías ya demasiado cansada de luchar contra molinos de viento; de entregar y sacrificar tanto a cambio de tan poco.


A veces la vida se acaba cuando debe. No es fácil para los que nos quedamos resignarnos a los caprichos del destino. Porque el destino es caprichoso. ¿Acaso alguien lo sabe mejor que tú?

© Julia Siles Ortega. 2010