Todas mis novelas en KU

Todas mis novelas en KU
Elige la que quieras y enamórate

lunes, 5 de diciembre de 2011

Entrevista a Bea Magaña


Para saber más, clica en la foto.







Devoradora de libros ha cumplido ¡¡¡3 años!!!. Se creó el 1 de diciembre de 2008 y desde entonces ha pasado de todo, bueno, malo y regular. A día de hoy sumamos (por lo menos) 7.325 visitas, y pongo "por lo menos" entre paréntesis porque el contador lo instalé en febrero de este año... no puedo imaginar la cantidad de visitas que recogió el blog desde su nacimiento hasta esa fecha, quizá hayamos alcanzado ya las 10.000, ¡quién sabe! En cualquier caso, tanto si son 10, como si son 10.000, quiero agradeceros a todos vuestro interés y vuestro apoyo; todos y cada uno de vuestros comentarios son preciosos para mí y tienen un lugar de honor en mi memoria y en mi corazón. Hemos pasado de todo y lo hemos pasado juntos, eso es lo importante. Este año 2011 ha sido mágico en más de un sentido, he visto cumplidos algunos sueños muy caros y casi imposibles. Gracias a uno de esos "sueños cumplidos" puedo ofreceros hoy este post. No se me ocurre mejor modo de celebrar este tercer cumpleaños que entrevistando a una autora a la que conozco muy, muy bien y desde hace muchos, muchos años; desde el pasado mes de abril ella se adentró en la blogosfera, y lo hizo con una épica historia que ya ha seducido a más de un centenar de lectores (109 facebookeros son seguidores de Criatura de fuego, criatura de luz según el último recuento). Hoy ha venido a hablarnos de ella, de su vida, de su pasión por las letras y, cómo no, de Thèramon... Dejemos que sea ella quien nos desnude su alma y comparta con nosotros sus más íntimos anhelos...




J. ¿Por qué escribes y en qué o en quién piensas cuando lo haces? ¿Por qué escribes y en qué o en quién piensas cuando lo haces?
B. Me preguntas: ¿por qué escribes? Yo te pregunto: ¿por qué respiras?
Me dirás que respirar es un acto mecánico, algo que haces sin pensar, de manera automática, que no es algo que te propongas y que no te cuesta ningún esfuerzo. Podrías responder que respiras porque naciste con esa capacidad, porque todo tu ser lo necesita, porque si dejaras de hacerlo morirías.
Y yo te respondería: bien, ahora sabes por qué escribo.
Y ahora dime, ¿en qué o en quién piensas cuando respiras?
Pues yo, más o menos lo mismo.

J. No siempre has escrito fantasía. ¿Qué te impulsó a cambiar de registro? ¿De dónde nació la idea de Thèramon?
B. No fue premeditado. Estaba leyendo a Stephen King, como de costumbre. Es mi autor preferido. En su libro “Mientras Escribo”, King incluyó un poema escrito por su esposa, y de ese poema nació la idea. Mis Musas se pusieron manos a la obra, y la obra se fue escribiendo. Se titulaba “De dragones y unicornios”. No sabía que estaba cambiando de registro, era una novela más, otra historia que quería ser contada. Transcurría en un mundo fantástico, pero no se diferenciaba mucho de mis anteriores historias. El tono y el ritmo eran los mismos de siempre. Los nombres eran peculiares, pero me parecían apropiados para ese nuevo mundo. De la necesidad de explicar el origen de esos nombres nació un lenguaje. Y, como era el idioma de los dioses, los dioses se manifestaron. De la nada, surgió una teogonía completa. El mundo cobró vida, se transformó, se hizo grande, cambió de nombre. Dejó de ser el escenario ficticio en el que transcurría una historia. Se convirtió en la historia.
Fue entonces cuando comprendí que no iba a ser una novela más.

J. ¿Qué son las “Historias de Thèramon” y qué representan para ti?
B. Cuando Thèramon recibió su nuevo nombre, dejó de ser el escenario y se convirtió en el protagonista indiscutible. Es un universo complejo en el que tienen cabida infinidad de historias, pues son miles de años los que han transcurrido desde su creación, repartidos en ocho Eras. Las posibilidades son infinitas. “De dragones y unicornios” no era un título apropiado, por sí solo no daba una idea de todo lo que hay detrás. Busqué un nuevo título. Crónicas de Thèramon, Ecos de Thèramon... la primera fórmula es casi un tópico dentro del género fantástico, la segunda me sonaba demasiado onírica, no acababa de encajar con mi prosa. Me decidí por lo más sencillo y directo. “Historias de Thèramon”, pues eso es lo que son. Muchas historias independientes y paralelas que tienen lugar en un mundo que ya no deseo abandonar.
Thèramon es mi Torre Oscura. Mi búsqueda personal. Mi proyecto más ambicioso. El lugar en el que viven todos mis sueños. Dicen los que han leído alguna de mis novelas anteriores que he encontrado mi historia, mi género literario, el mundo en el que desarrollar todo mi talento narrativo.

J. ¿Qué hubo antes de Thèramon, y qué habrá después, cuando la novela esté ya publicada y en manos de los ávidos lectores?
B. Antes de Thèramon fue Berindei, la nada infinita, un largo camino en busca de mi propia historia, sin más compañía que los libros de otros y sin más equipaje que un bolígrafo y un cuaderno; búsqueda interior, sueños románticos, soledad y tristeza, rabia, mi visión personal del mundo que me rodeaba, ideas que se convertían en novelas largas, dificultad para resumir, aprendizaje, escritura automática, ocho novelas terminadas en las que se fue definiendo mi estilo: prosa sencilla, buen ritmo narrativo, cierta musicalidad. Y Stephen King, siempre inspirando a mis Musas.
Después nació Thèramon, y el Vacío se convirtió en Viorel, un universo lleno de vida, complejo y hermoso, nacido de la ilusión y del amor; un viaje en busca de la consecución de mis sueños, fe en el futuro, muchas historias que contar y compañeros de viaje con los que compartirlas.
¿Qué habrá después? Voy a ser positiva y a pensar que la primera novela va a ver la luz muy pronto y que va a llegar a mucha gente. Que los lectores decidan si quieren más Historias de Thèramon. Yo voy a seguir escribiéndolas. Nunca me he sentido tan viva y tan feliz como este último año.

J. Todos los autores tienen algún libro que les marcó desde la infancia y que guardan como oro en paño, ¿cuál es el tuyo?
B. Calila y Dimna, la versión castellana del Panchatantra indio. Una obra universal, diría que de obligada lectura. Es una colección de fábulas entretejidas en medio de una historia que habla de lealtad, envidia, traición, amistad, dudas y valor. Hace treinta años que lo tengo, es mi libro más antiguo y el más querido.
J. Muchos escritores “presumen” de ser unos neuróticos llenos de manías y alguna que otra superstición a la hora de “alumbrar” sus novelas. ¿Cómo te defines tú?
B. Oh, yo soy una persona muy normal. Me siento delante de la hoja en blanco y espero. Las Musas hacen el resto. Siempre ha sido así, te lo he dicho, escribir es como respirar, sale sin necesidad de pensar en ello.
Hace diez años ponía música de fondo, a veces clásica y a veces rock duro. Ahora prefiero el silencio. No tengo un cuaderno de notas, a veces apunto alguna palabra nueva para el diccionario thèramónico, pero no sigo una guía, las ideas están en mi cabeza y las Musas las utilizan cuando les parece mejor. Hasta este año escribía a mano, pero he descubierto que el teclado es tan rápido como el bolígrafo. No, no tengo manías, soy una persona muy normal (a la hora de escribir, quiero decir, jajaja)

J. En los últimos tiempos cine y literatura van de la mano. ¿Te imaginas a los personajes de Thèramon en la pantalla grande, delegarías en alguien la elaboración del guión o eres de los que piensan: “Si quieres algo bien hecho, hazlo tú mismo”?
B. Si quiero un trabajo bien hecho, lo hago yo misma, naturalmente.
Thèramon llevado al cine sería como las películas de Harry Potter: magníficos efectos especiales, animación por ordenador y, con suerte, una música de las que hacen que se te ponga la piel de gallina; pero decepcionante al final, porque una gran historia no se puede resumir en hora y media, y menos aún cuando el argumento se ve subordinado a lo visual. Peter Jackson hizo un trabajo fantástico con El Señor de los Anillos, pero por lo general las películas no son tan fieles a los libros en los que se basan. Pregúntamelo el año que viene, igual habré cambiado de opinión; este año, prefiero imaginar Thèramon en papel y sin que nadie haya tocado ni una coma de lo que yo he escrito.

J. Desde el punto de vista personal, ¿son las Historias de Thèramon un punto de ruptura entre dos etapas?
B. Definitivamente, sí. No sólo en lo literario, también en lo personal. Pero ya he hablado de ello antes, y no quiero repetirme.
J. La fantasía es entretenimiento y evasión y en estos tiempos de crisis parece que la gente necesita desesperadamente algo que “la desconecte de la triste realidad que vive”, ¿cumple Thèramon con ese objetivo?
B. Yo diría que sí. Pero creo que esta pregunta deberían contestarla los lectores. Dime, ¿a ti te entretiene Thèramon?
J. El mundo literario y editorial… ¿es el mismo ahora que cuando empezaste a escribir o no tiene nada que ver? ¿Valoras el cambio en positivo o en negativo?
B. Cuando yo empecé a escribir, no tenía ni idea de cómo funcionaba el mundo editorial. Ni me planteaba publicar mis novelas. Escribir me hacía feliz, nada más importaba. Ahora... bien, ahora no es que sepa mucho más que entonces. ¿No querrías dejar esta pregunta para dentro de un año? Que todavía no he empezado mi aventura en busca de editorial...
J. Y por último, cítanos a tres de tus autores preferidos y el primer libro que quieres leer en el nuevo año 2012… si lo hay.
B. Stephen King, J.R.R Tolkien, Laura Gallego.
Te puedo decir el título del primer libro que leeré en 2012, lleva dos semanas esperando en mi mesita de noche, es mi plan para esta Nochevieja: “Todo oscuro, sin estrellas”, de Stephen King.



viernes, 18 de noviembre de 2011

Entrevista a María Martínez, autora de la Saga A. I.









Ni uno ni dos ni tres… 4 meses sin asomar las narices por acá. Horreur!!! Ya era hora de volver con todos vosotros, ¿no creéis? ¿Y qué mejor manera que hacerlo de la mano de una de las promesas de la literatura juvenil española del siglo XXI? Muchos de los que andáis por aquí ya la conocéis, pues es una habitual de Facebook y Twitter, y una de mis mejores amigas. Pero no está aquí por eso, no, no, no; está aquí porque lo vale, porque tiene el Don de convertir las palabras en magia, de hacer soñar, de arrancar sonrisas en una día triste y gris. Y lo hace de la mano de sus inseparables amigos: los vampiros. Y no digo más. Le cedo la palabra a ella para que se presente y os hable de su vida, sus libros, sus proyectos…

Biografía de María Martínez: Nació en 1975 en Lorca, una preciosa ciudad de Murcia. Al terminar sus estudios se formó como Escaparatista, profesión que abandonó para dedicarse por completo a su familia y a su vocación literaria.
Descubrió su afición por la escritura, siendo muy niña. Aunque no fue hasta hace poco, que consideró la posibilidad de convertirse en novelista.
El resultado de esta incursión en el mundo literario y editorial es "A. I.", una trilogía juvenil/adulta de corte paranormal.
En la actualidad, María forma parte de la larga lista de autores representados por la prestigiosa agente Antonia Kerrigan. Compagina la escritura del último volumen de la saga, con una nueva novela juvenil. Administra, junto a su amiga y escritora Cristina Roswell, un grupo en Facebook: "Rumbo hacia la publicación. La odisea de un novel". Un grupo por y para escritores noveles.
También posee un blog personal: “El Blog de Anxana”, en el que publica algunos relatos, comparte experiencias literarias y detalla sus pasos en el mundo editorial.


J. Empecemos por algo clásico que a menudo quieren saber nuestros lectores: ¿qué o quién te impulsó a escribir?
M. Hay un qué y un quién. Lo que me impulsó a escribir fue la necesidad de cumplir un sueño, de alcanzar una meta. Siempre he escrito, pero de una forma personal, sólo para mí; a modo de diarios, cuentos que siempre poseían un punto biográfico. Pero mi sueño era escribir una novela, intentar publicarla y que la gente pudiera leerla algún día, en definitiva, ser escritora. Y mi madre fue quien me convenció de que tenía talento para hacerlo, o al menos para intentarlo, y que sólo necesitaba creer que lo conseguiría.
Por el momento, no se ha equivocado, y he iniciado mi camino hacia esa meta.

J. ¿Hay en tu biblioteca particular algún libro o autor que haya definido tu estilo o te haya orientado hacia un género literario u otro?
M. Hay muchos. En mi biblioteca el 90% de los libros son de fantasía épica, es mi género preferido –hasta descubrir el juvenil, ahora ambos comparten mi corazón– y no podría decantarme por uno sólo. Son muchos los autores que me han marcado: Tolkien, Louise Cooper, Guy Gavriel Kay, Stephen R. Lawhead…y así muchos. Me fascina la habilidad que poseen para crear mundos, describirlos y dotarlos de vida propia. Habilidad que yo aún no poseo, así que cuando tuve que decidir sobre qué escribir, me decanté de inmediato por mi otra pasión, el género juvenil paranormal, con el que me siento mucho más cómoda.

J. Como lectora y como escritora, dinos, ¿qué tiene de fantástico el género Fantástico que ha conseguido atraparte?
M. Para mí lo tiene todo. Es un género que no pone límites a la imaginación, todo es posible. La fantasía paranormal es atrayente por los personajes que maneja: Vampiros, hombres lobo, ángeles, demonios, fantasmas, hadas… Son personajes atractivos, oscuros, misteriosos, apasionados, malvados; dotados de poderes sobrenaturales, existencias inmortales. Criaturas que forman parte de nuestra cultura, de las leyendas, de nuestros sueños y pesadillas. Criaturas que despiertan nuestra curiosidad y a las que en cierto modo envidiamos.

J. Háblanos de La Saga A. I. ¿Cuál es su origen y a dónde quieres llegar con ella?
M. Puede sonar a tópico, pero A. I. nació de mi fascinación por los vampiros y por escribir esa historia que me hubiera gustado encontrar en las librerías. Antes de iniciar A. I ya había leído algunas sagas sobre el tema, pero en cada una de ellas predominaba una temática: romántica, terror, acción… y al terminarlas siempre me quedaba con la sensación de que les faltaba algo. Si era romántica, echaba en falta un toque de terror o acción, o al contrario.
Cogí aquello que me gustaba de cada una y creé mi propia historia. Una historia que posee todo lo que echaba de menos en mis lecturas. Sé que no he inventado nada, es un tema sobre el que se ha escrito mucho, pero aquellos que ya la han leído, coinciden en la misma opinión: es una historia original y muy atractiva que les ha dejado con ganas de más. Y oír eso es la mejor recompensa después de tanto trabajo.
¿A dónde me gustaría llegar con ella? Al público, me gustaría que se publicara y que llegara a la gente que disfruta con este tipo de lecturas.

J. Se dice que los niños y los adolescentes son los lectores más críticos y al mismo tiempo los más sinceros y fieles… ¿Cómo valoras la nueva narrativa dedicada al público juvenil?
M. Este es un tema que levanta polémica. La narrativa juvenil carga con un estigma, una etiqueta inmerecida de mala narrativa que me parece injusta. He oído de todo, que son novelas de argumento vacío e impredecible, que requieren menos esfuerzo y dedicación. Existen demasiados prejuicios contra la literatura juvenil, se la infravalora relegándola a la condición de subgénero y lo peor es que los argumentos que se esgrimen para ello son insostenibles.
La narrativa juvenil está en auge. Cada vez hay más y mejores autores, y el número de lectores aumenta con ellos. La calidad de esta narrativa es tan válida y respetada como cualquier otra.

J. “Se lee poco en España”. ¿Realismo o catastrofismo? Desde tu punto de vista y desde tu experiencia personal como escritora, ¿hay soluciones para el problema?
M. Por desgracia es una realidad.
La lectura es un hábito que se aprende, se imita. En una familia donde los padres leen, aman los libros y hablan de ellos; es casi seguro que sus hijos también leerán, por lo que la principal solución sería inculcar ese afán desde muy pequeñitos.
Las estadísticas hablan por sí mismas, somos uno de los países donde menos se lee, aún así, creo que hemos mejorado mucho. Los jóvenes cada vez leen más, así lo reconocen, pero se quejan del precio excesivo de los libros y de una economía precaria que les impide adquirir tantos como quisieran y esa opinión la comparte el resto de la población de más edad.
Me estoy encontrando con un público al que le gusta leer, que quiere leer, pero que considera que es una afición cara, casi un lujo para algunos. Por desgracia, el mundo editorial es un negocio más de tantos y en él prima el beneficio económico, así nos va.


J. Todos los autores tienen sus manías a la hora de crear sus mundos de ficción, protagonistas, antagonistas… Explícanos un poquito cómo es tu proceso de creación narrativo desde el germen o idea básica hasta que pones el punto final al manuscrito.
M. Voy a resumirlo en una palabra: Caos.
No tengo una organización previa, ni un método. Cuando una idea despierta en mi cabeza, mi vida empieza a girar en torno a ella, día y noche, sin descanso. La trama y los personajes van tomando forma en mi mente y cobran vida casi de inmediato.
Desde el primer momento ya tengo una idea del principio de la historia y de su fin; y respecto a los personajes, no necesito hacer un esquema sobre ellos: imagen, cualidades, carácter…Simplemente aparecen en mi mente en función de lo que la historia necesita y ya los conozco.
Tengo un bloc que llevo a todas partes, en el que anoto cualquier cosa que se me ocurre: un diálogo, una escena, un razonamiento…pero la mayoría de datos se almacenan en mi cabeza y yo misma me sorprendo de la cantidad de información que puedo acumular y manejar sin volverme loca. El problema es que siempre estoy en las nubes y otros aspectos de mi vida se resienten bastante, hasta el punto de que cada día necesito una hora para encontrar las llaves o recordar que hice el día anterior.
Una vez que empiezo a escribir, sólo tengo que dejar que esa información salga, utilizo muchas de las anotaciones, aunque la mayor parte de la historia va surgiendo sobre la marcha partiendo de ese principio y final que ya conozco. Puede parecer caótico y muchas veces vuelvo a reescribir capítulos enteros porque una idea mejor que la anterior me tienta, pero es mi forma de trabajar y por ahora me funciona.

J. ¿Crees en las Musas o únicamente en el esfuerzo continuado y la constancia del escritor? ¿O mejor una simbiosis entre ambos?
M. En ambas. Dependo muchísimo de mi inspiración, pero cuando ésta desaparece, me obligo a sentarme e intentar escribir, aunque sólo sean un par de frases. Por suerte, mis musas casi siempre andan conmigo; una canción, una frase en una película, una fotografía pueden poner a funcionar mi mente. Supongo que, porque mi imaginación siempre está despierta y nunca dejo de fantasear con cualquier cosa.

J. ¿Qué es un agente literario y qué significa para ti?
M. Un agente literario es una persona que empieza a ser imprescindible en la vida de un escritor. Muchas editoriales confían en ellos y sólo aceptan manuscritos que vengan recomendados por éstos. El agente simplifica el trabajo del editor, cuando presenta un proyecto, se supone que éste ya ha pasado las cribas necesarias como para garantizar que ese trabajo merece la pena tenerse en consideración, tanto a nivel de calidad literaria como comercial. Porque cuando un agente decide representar a un escritor, es porque está convencido de que dicho escritor puede reportarle unos beneficios. Intentará conseguir el mejor contrato y velará por los intereses de su representado.
En un sector editorial que asegura estar en crisis, que ha reducido el número de publicaciones anuales y las tiradas de dichas ediciones, publicar se ha convertido en todo un reto, una carrera de obstáculos lenta y agotadora; y para un escritor novel, en misión imposible. Salvo algunas excepciones, los noveles somos descartados de inmediato por las editoriales y a no ser que vayamos de la mano de un padrino con el prestigio suficiente como para que sus sugerencias sean tenidas en cuenta, lo tenemos más que difícil.
Sobre qué significa para mí, en este momento lo es todo. Tuve la suerte de que una de las mejores agentes del país se fijara en mí y confío en que gracias a ella, algún día mis novelas verán la luz.


J. ¿Editoriales grandes o editoriales pequeñas? ¿Cuáles dirías que trabajan mejor y se ocupan más del autor y de su obra?
M. Sobre este tema no tengo una opinión personal, porque lo desconozco por completo. Puede que sea un tópico, pero por lo que he oído hasta ahora sería:
Editoriales grandes: poca relación personal con el escritor, buena promoción y distribución gracias a su infraestructura.
Editoriales pequeñas: relación más cercana con el escritor, promoción y distribución más limitada.

J. Háblanos un poquito de tus proyectos futuros, ¿hay vida después de A. I.?
M. Sí, A. I. es mi primer trabajo, un trabajo que está a punto de finalizar. Al que le seguirá un nuevo proyecto que ya tengo en marcha dentro del género juvenil paranormal, pero completamente distinto de lo que he hecho hasta ahora. Tras esto, puede que me anime con los mundos distópicos, hay una idea muy atractiva que ronda por mi cabeza desde hace un tiempo.

J. Cuéntanos algo a propósito de la promoción de tus obras a través de las redes sociales, ¿estás a favor o en contra?
M. Completamente a favor. Hace un año, los únicos que sabían que escribía un libro, eran mis amigos y mi familia.
Desde mi incursión en las redes sociales, he conocido a muchísima gente: escritores, editores, agentes y sobre todo lectores. Gente con la que tengo mucho en común y con la que compartir las inquietudes de este mundo editorial y literario.
Aún me asombro cuando incluyo mi nombre o el de mi blog en un buscador y compruebo la cantidad de entradas que aparecen. El número de personas que se interesa por lo que hago aumenta cada día, y me brindan un ánimo y un apoyo que agradeceré para siempre. Y lo mejor de todo, esos amigos que he ido encontrando.

J. Háblanos de la “crisis” en el sector editorial a través de tu experiencia, o simplemente dinos qué opinas, ¿es tan fiera como la pintan o se está creando una psicosis favorable a determinados intereses?
M. La crisis existe y afecta a todos los sectores. El número de libros vendidos disminuye a pasos agigantados o eso aseguran. En el caso de que no sea como lo pintan, no tengo muy claro a quien favorece esta psicosis, la verdad; pero lo que sí sé, es que de haber tenido mi libro unos años antes, ya estaría en las librerías, y que ahora conseguirlo va a ser casi un milagro. Soy novel y llevo bajo el brazo una trilogía, es una apuesta muy fuerte y las editoriales tienen reparos en jugarse su dinero si no están convencidas al cien por cien de que va a funcionar.

J. ¿El libro clásico “de toda la vida” está realmente en peligro de extinción frente al “apocalíptico” e-book?
M. De momento no, y creo que pasará mucho tiempo antes de que esa circunstancia se dé, si llega a darse algún día. Dudo que el libro en papel pueda desaparecer del todo. Pero los tiempos cambian y hay que adaptarse a ellos. El e-book ha entrado en nuestras vidas para quedarse y tiene cosas muy positivas como su precio, la disponibilidad inmediata sin moverte de casa a un solo clic, el espacio –puedes tener cientos de libros en una pequeña tarjeta de memoria. Pero el libro de papel, para aquellos que amamos la lectura, tiene un encanto que jamás conseguirá el libro digital. Me encanta el olor de un libro, regalarlos, que me los regalen, que me los dediquen. Ver las letras manuscritas en las primeras páginas, sobre todo si son de alguien a quien aprecio, es un placer al que no quiero renunciar.
Estoy segura de que ambos soportes convivirán en armonía.

J. Y por último, si quieres y te animas, apunta algunas condiciones sine qua non para llegar al corazón del lector con un libro y convertir a este último en algo memorable.
M. Para llegar al corazón del lector, un libro debe tener algo interesante que contar y debe contarlo bien.
Un lenguaje sencillo que llegue a todos los posibles lectores.
Una narración que haga visible e imaginable la historia y que logre que ésta active los sentimientos y la curiosidad para querer saber más.
Un buen ritmo que mantenga el deseo de lectura.
Un protagonista con el que los lectores se puedan identificar.
La dosis justa de amor, intriga, acción…
Y por encima de todo, debe estar escrito desde el corazón. Si un escritor se emociona al escribir, el lector se emocionará al leer su libro.

martes, 15 de noviembre de 2011

Creamos grupo en Facebook

Hola a todos,


Este viernes, día 18, inauguro un nuevo grupo en facebook dedicado a todos mis seguidores, a los presentes y a los futuros que se agreguen a partir de hoy mismo.


Buscamos título para este grupo, y por ello, enseguida colgaremos una encuesta para que podáis votar el título que os guste más.


Hay 4 alternativas:


1. Noctámbulos incorregibles

2. Soñando despiertos

3. El rincón de las palabras perdidas

4. El club de Judith


El plazo para votar en la encuesta finaliza el día 18 a las 15:00h de la tarde.


Gracias por vuestra colaboración

JUNTOS HACEMOS POSIBLE LO IMPOSIBLE

lunes, 18 de julio de 2011

Senderos. Mar Carrión





La vida de Erin Mathews no es nada fácil. Tiene un padre tirano y egocéntrico que jamás le demostró una pizca de cariño y un trabajo que no odia, pero que tampoco es lo que ella había soñado.

El piloto Jesse James Gardner lo ha perdido todo, incluida la licencia de vuelo, que es su medio de subsistencia. El responsable es Wayne Mathews, el padre de Erin. Así que cuando Erin se presenta en su casa, no puede sino aprovechar la ocasión para tirar de los hilos y manejarla como una marioneta con el fin de descubrir la razón de su despido y la pérdida de su licencia.

Desde luego lo que ninguno de los dos espera es que sus senderos acaben cruzándose. ¿Qué es lo que está surgiendo entre ellos, aparte de la admiración por la integridad del otro? Jesse, no obstante, tiene que averiguar la verdad; tiene que presionar a Erin hasta confirmar que ella siempre ha estado al margen de lo que se cocía en la empresa de su padre y poder andar el camino de la mano de quien menos imaginó. Y es que la vida, a veces, te muestra senderos que jamás pensaste que recorrerías.

Premios DAMA 2010
Finalista Mejor autora española
Finalista Mejor novela de suspense con Decisiones arriesgadas.

Cada vez que empiezo una nueva novela de Mar lo hago casi casi con los ojos cerrados... tengo tanta confianza en su talento narrativo que antes de acabar el primer capítulo ya sé que me va a emocionar. Pues esta vez no ha sido diferente, aunque sí mejor, como debe ser.


Digo "como debe ser" porque la lógica y el curso natural de las cosas humanas obliga a que con cada nueva novela que escribimos aprendamos y mejoremos más. Y no hay duda de que con la historia de Erin (¡¡¡me encanta ese nombre!!!) y Jesse, Mar ha conseguido avanzar un paso más en el largo camino de la perfección en cuanto a contar historias se refiere. Una ambientación exquisita, unos diálogos frescos, llenos de ternura, humanos al 200%, que te hacen sentir partícipe de la trama. No lo veis, pero se me está poniendo la piel de gallina, y es que cuando recuerdo a todos los personajes de Senderos, mmm, los siento tan cercanos como si fueran mi misma familia.


Ya lo dije, o eso creo recordar, cuando hice la reseña de Bajo el cielo de Montana; Mar ambienta sus historias en Estados Unidos, y sin embargo nunca es la típica "americanada", porque la visión de Mar es otra: personalísima, genial. Me tiene enganchada; los que ya la habéis leído, coincidiréis conmigo en que después de apenas 1 par de párrafos, y ¡hala!, ya no puedes parar de leer. Creedme: me he autodisciplinado una barbaridad para alargarla hasta 10 días. Si hubiera estado sola en casa, probablemente, me hubiera quedado toda la noche sin dormir para leérmela de 1 sentada. Después de esta tercera novela, puedo decirlo más alto pero no más claro: YO, DE MAYOR, QUIERO SER COMO MAR.


Pegas???? Mmmm... la única que he encontrado es que he tenido que recurrir a los kleenex, pero creo que eso es culpa mía y no suya. En cualquier caso, su capacidad para enternecer a las lectoras de Romántica es un mérito, nunca una falta. Ésa, y el hecho de que los personajes se queden entre las páginas de un libro; ¡qué no daría yo por poner un Jesse James en mi vida! ¿y vosotras?


En cuanto a los secundarios, debo alabar una vez más la magnífica descripción psicológica de Alice y Maddie, las hermanas de los protagonistas... aunque nos quedamos sin saber qué pasó exactamente con el novio de Alice, y a Maddie no la emparejamos ni a la de tres. Una pena porque es un personaje adorable.


Detalles curiosos: la afición de Erin por los sucesos paranormales. Y el nombre del barco de Jesse, ¿casualidad? ¿destino?... Y una sorpresa al final... de esas que te hacen la boca agua XD


En conjunto, una obra que deleitará a todos los amantes de la novela Romántica, y ¿por qué no?, a todos los amantes de la buena literatura en general. Me he dirigido especialmente al género femenino al hacer esta reseña, porque lo cierto es que aunque algunos hombres en los últimos años se han destapado y han reconocido que leen (por gusto y no por compromiso) historias de amor... aún son muy pocos. Imagino que es producto de la educación, de la crianza, de ciertos tópicos enseñados y aprendidos a lo largo de innumerables generaciones; se va cambiando el chip, pero el proceso aún es muy lento y los buenos resultados, escasos. Deberemos diseñar una campaña de marketing especial para atraer a nosotras a ese público recalcitrante que se nos resiste sin piedad. Esta novela podría ser una buenísima oportunidad para que algunos de nuestros "machos" descubriera el poder terapéutico de las emociones.

SENDEROS
MAR CARRIÓN. 2011
TERCIOPELO
395 PÁGINAS
ISBN: 978-84-92617-92-0

viernes, 8 de julio de 2011

El ángel negro. Nieves Hidalgo



En el invierno de 1667, Miguel de Torres y su hermano Diego son acusados de alta traición y condenados a destierro perpetuo.

Mientras intentan rehacer su vida en Maracaibo, el pirata Morgan los captura y los vende como esclavos en el mercado de Port Royal.

Por su parte, Kelly Colbert debe cumplir con el castigo de viajar a Jamaica por haberse negado a aceptar un matrimonio pactado. En “Promise”, la hacienda de su tío, tendrá que luchar contra las normas de aquella sociedad, el desprecio que le provoca la esclavitud y, sobre todo, contra la atracción que en ella despierta Miguel, el arrogante esclavo español.

Miguel consigue escapar de Port Royal y se enrola en el barco de unos corsarios franceses. Amargado y vengativo, jura hacer pagar a los ingleses todo lo que les han hecho pasar a él y a su hermano. Y cuando el barco en el que Kelly regresa a Inglaterra cae en sus garras, encuentra a la víctima perfecta para dar rienda suelta a su sed de venganza.

Miguel cuenta con dinero, poder y un arraigado rencor… Pero no tiene en cuenta que el amor y la pasión son un arma mucho más poderosa que el odio.

Después de 8 o 9 semanas de inactividad casi forzosa, y en plena canícula, con unos calores horrorosos y muy poquitas ganas de hacer nada, ni siquiera aquello que más me gusta, que es escribir acerca de los libros que me han ido emocionando a lo largo del año —y este 2011 son multitud—, hoy os presento una de piratas (y no sale Penélope Cruz!!!). Pero no una de piratas cualquiera, no; cuando hablamos de Nieves, ya sabéis que hablamos de una fuera de serie, no importa qué palo toque o a dónde nos lleve con sus inolvidables personajes.

Y en esta ocasión nos lleva al Caribe de la mano de Miguel y Diego de Torres, dos hermanos que han sido injustamente acusados de traicionar a la patria —España— y son desterrados a una colonia al otro lado del Atlántico. Cuando parecía que ambos hermanos habían conseguido rehacer su vida en Maracaibo… la desgracia les golpea de nuevo y son obligados a marchar a Jamaica… esta vez en condición de esclavos. A partir de ahí ya no os cuento nada más, que me han dicho que decir más de la cuenta me convierte en algo tan feo y vilipendiado como un spoiler, y Dios nos libre de tal acusación.

¿Por qué leer esta novela antes que cualquier otra historia de piratas similar? Porque Nieves, con su exquisita y ágil prosa, apta para todos los públicos, consigue hacernos soñar, a través de algo tan difícil y encomiable como transmitirnos todo lo que llevan dentro los personajes, los hace de carne y hueso, saltan del papel y se cuelan en tu corazón sin que apenas te des cuenta; tú cierras los ojos y ves a Miguel, a Diego, a Kelly; a su tío y a su primo —los malos malísimos de la “peli”—; ves a los corsarios franceses… en fin, a todos los que participan de este milagro novelesco que es El ángel negro.

Pero no sólo eso… también dota de una extraordinaria personalidad, e incluso un cierto y discutido carisma, a los antagonistas de la historia. Y nos hace pensar, porque esta mujer nunca se conforma con una simple historia de amor; va mucho más allá. En esta novela en particular nos presenta una cuestión a debate: la esclavitud; tema peliagudo que muchos otros antes han tratado en innumerables obras. Pero ella lo hace desde una perspectiva personalísima que te acerca increíblemente a aquellos días en que, cualquier desheredado, criminal o “ser inferior” podía muy fácilmente acabar sus días como esclavo en cualquiera de las numerosas y riquísimas plantaciones del Caribe. Azúcar o café con un inconfundible y amargo sabor a sangre. Y os aseguro que aquí la sangre corre… y en abundancia.

Y sí, sí, sí, la historia de amor de Miguel y Kelly. No me olvido de eso, no. Y siempre me pregunto por qué les resulta tan Romántico a las autoras de Romántica juntar a inglesas y españoles y españolas e ingleses. ¿Alguien me resuelve esta duda existencial que me tortura desde que me estrené con el género? Me figuro que se debe a la multitud de tópicos demasiado arraigados en el imaginario colectivo, y demasiado a menudo totalmente falsos o, como mínimo, exagerados hasta la exageración —valga la redundancia— que se han ido creando a lo largo de los siglos. Y no es una queja, no; yo soy la primera “española” que se chifla por los británicos, sin embargo a veces se echa de menos personajes más complejos en este tipo de novelas. Es lo único criticable a mi modo de ver. Los dos protagonistas de esta historia son personajes “prototipo”. La pasión del español enfrentada a la frialdad/frigidez de la inglesa. Pero como siempre digo: la novela Romántica tiene unos esquemas muy nítidos y definidos, y apartarse de ellos supone un riesgo que la mayoría de autoras del género prefiere no correr porque a nadie le gusta el fracaso. Y si “lo de siempre” vende bien… ¿Pa’ qué vamos a cambiarlo?

Salvando esta ligera crítica, nada más se le puede reprochar a esta historia. Llegó a las librerías gracias a la multitud de seguidores que tiene Nieves en su blog; ella colgó algunos capítulos y ante la avalancha de comentarios positivos, decidió publicarla en papel. Nunca una decisión fue tan aplaudida por las lectoras de Nieves.

¿Y tú, todavía no la has leído? Ya estás tardando, eh.

EL ÁNGEL NEGRO
NIEVES HIDALGO. 2011
PLANETA/ESENCIA
372 PÁGINAS
ISBN: 978-84-08-10032-4

lunes, 9 de mayo de 2011

Mil disculpas

Hola, blogueros. Sé que hace casi 2 meses, ¡¡2 meses!! que no subo nueva entrada al blog. Los que me conocéis ya sabéis que ando liadísima este año; sé que tengo tropecientos libros que reseñar y mil comentarios que hacer, pero mi tiempo es muy limitado y, sinceramente, dudo que antes de julio pueda contaros algo nuevo o comentar mis últimas lecturas. Porque hay últimas lecturas; este año está siendo muy provechoso en este aspecto, pues aparte de las novelas consagradas que muchos ya conocéis, tengo en mis manos en estos momentos un par de manuscritos que son sendas joyas, muy, pero que muy MERECEDORAS de ser PUBLICADAS como Dios manda. Así que si algún editor se pasea por acá y ve esto, que tenga en cuenta estos dos tesoros:



1. El arcángel de luz. Raquel Fernández Cruz




2. El chico perfecto no sabe bailar el twist. B.A Magaña.

http://dedragonesyunicornios.blogspot.com


Estas 2 magníficas escritoras, con un inagotable caudal imaginativo, andan y se comunican por Facebook... por si las queréis buscar. Aparte de escribir de rechupete, son mujeres sensacionales, abiertas, cariñosas y con un corasón enooooooooooorme, y estarán encantadas de hablar con vosotros de su trabajo.



En cuanto a mí, hoy mismito ando tan liada con el dichoso asunto del dni electrónico (creo que por fin he hallado el problema = hallar la solución) que estoy de los nerviossssssssssssss. Espero solucionarlo TODO esta tarde, o me temo que pasaré la noche en vela, pues ya voy a contrarreloj y me quedan apenas 36 horas para solucionar el tema de la beca de Córdoba, ¡¡¡aaaaaaaayyyy!!!



Por ello y por mucho más, os pido mil disculpas si ando algo missing estas semanas. Sin embargo, siempre estoy pendiente de vosotros, porque el escritor sin sus lectores nada es y a ningún lado va.



He mirado el blog hace apenas diez minutos y con gran alegría y satisfacción personal he visto ¡¡más de 1.000 visitas... y hará unos dos o tres meses que puse el contador!! XD



GRACIAS POR ESTAR AHÍ.

martes, 22 de marzo de 2011

Un punto y aparte. Helena Nieto




¿Hay amor después del amor?

En Un punto y aparte Paula se ve abandonada por su marido, quedando a cargo de sus tres hijos. Para salir de la amargura que impregna su vida su terapeuta le aconseja que escriba, que refleje sus sentimientos y vivencias sobre el papel.

Así nos descubrirá cómo superado el dolor se enfrenta a la posibilidad de un nuevo amor, por supuesto no ausente de problemas y dificultades, pero que tendrá que superar para seguir adelante.

Una nueva entrega de la autora de Secretos de arena.


La autora que nos sedujo con Secretos de arena vuelve a demostrarnos su pericia frente al ordenador. Antes se decía "con la pluma", pero hoy ¿quién escribe aún con pluma? De todos modos, lo haga como lo haga, le queda estupendamente. La nueva novela refleja la madurez de esta escritora, que una vez más nos demuestra que siempre hay que creer en el amor.




¿Qué vamos a encontrar en la segunda novela de Helena? Madurez, ya lo he apuntado; serenidad, mucha; reflexiones interesantes y útiles para andar por el camino de la vida. Una historia que te toca el corazón; unos personajes maravillosos que se dejan querer con una sola mirada. Una historia sencilla, sin artificios, sin aditivos, colorantes ni conservantes. 100% natural, que se lee en apenas una sentada y que te deja el corazón liviano y abierto al amor.




Nuevamente, Helena se propone deleitar al lector, hacerle partícipe de la obra, de los sueños y anhelos más íntimos de sus personajes. Le hace vibrar y sentir... reír y llorar. Y reflexionar, sí; ya lo he dicho. Pero vale la pena repetirlo porque aquí Helena nos dice (a través de su protagonista) verdades como templos al mismo tiempo que, ¡perversa ella!, nos arranca lágrimas como puños...




La portada es una preciosidad, pero sobre todo refleja lo que vamos a encontrar en esas 381 páginas preñadas de honestidad vital; yo ya iba avisada porque había leído ya un par de reseñas y porque ya disfruté lo mío con la anterior novela. Pero de no haber sido así, sólo con ver esa foto tan sencilla y natural -y lo apunto como algo muy, muy positivo- me hubiera tentado de inmediato. ¿Qué decir más?




Quiero la 3ª yaaaaaaaaaaaaaaaaa.



UN PUNTO Y APARTE
HELENA NIETO. 2011
EL MAQUINISTA
381 PÁGINAS
ISBN: 978-84-938291-7-9

viernes, 25 de febrero de 2011

Nuevo blog

Lealtades Enfrentadas ya tiene su blog oficial desde el martes, 22 de febrero. Clica en el enlace abajo y descubre lo que hay.

Por este motivo en este blog ya no se publicarán entradas relativas a la novela. Aunque se mantendrán las antiguas. Gracias a todos.

http://lealtadesenfrentadas.blogspot.com

viernes, 11 de febrero de 2011

Tres ciudades y un destino







¿Será Madrid, será Córdoba, será León... finalmente? Tres ciudades y un muy posible destino. Sí, mis muy queridos blogueros, hoy estoy que me salgo, con el optimismo a flor de piel... luego os cuento.




De entrada os comento esto: los que me veis por Facebook, el bendito invento del III milenio (digan lo que digan las malas lenguas), sabéis que a finales del mes pasado pedí 1 plaza-beca para estudiar mi último año ¡¡¡¡por fiiiiiiiiiiiiiiiiiiin!!!! de carrera fuera de Barcelona; no es que no me gusten los catalanes... es que el cuerpo me pide un cambio de aires cuanto antes (enero fue taaaaaaaaaaaan desastroso) y como escritora, ¿qué os puedo decir que no sepáis ya? ¿Acaso hay algo más estimulante que una experiencia de este tipo para recopilar ideas luminosas, información, documentación, imágenes inspiratorias?




Cualquiera de las tres ciudades tiene encantos sobrados para tentarme como canto de sirenas... Pero, en última instancia, la decisión final no es mía. Bueno, pensándolo bien sí es mía porque aunque me la dieran podría decidir ¡! renunciar a la plaza y no irme... (todavía me llega la sangre al cerebro, de modo que no contéis con eso, jajaja). Os mantendré puntualmente informados de todos los pasos que vaya dando en este nuevo sendero. Al menos esta espera no será tan larga (y lastimosa) como la del Premio Azorín del año pasado. Pero a una servidora le queda la sensación, la terrible sospecha de... ¿seré descendiente directa de Job por línea materna? Digo, porque me paso la vida esperando... Mi vida en sí es una espera interminaaaaaaable.




También es mea culpa por haber escogido el insigne oficio de escritora ¡Pero si yo de pequeñita juré y perjuré que jamás sería autónoma, que quería tener un salario, una nómina, una cierta estabilidad económica ¿? y jubilarme a los 67... ah, no, que eso es ahora, quita... lo de la jubilación a los 65 pasó a la historia. De todos modos, y hablando un poco de todo, ya que estamos, ¿a quién coño le preocupa la jubilación... si todo Dios está en paro? : (




Pero vayamos al principio de nuevo. Os decía que estaba optimista (también es que yo nací con ese defecto congénito e irreversible), y es que blogueando, blogueando aquí y allá, llego a un blog de novela fantástica... y a una entrevista con mis (futuros) agentes literarios. ¿Y qué leo? Algo que me sube la moral de 0 a 100 en un nanosegundo. Pero prefiero que lo leáis vosotros. Así que os dejo el enlace para que juzgueis vosotros mismos.




Un beso y feliz fin de semana.




El tiempo mientras tanto. Carmen Amoraga. Finalista Premio Planeta 2010



Son muchas las mujeres que esperan vivir una vida de novela: la que se casa aunque sueña con reencontrarse con el amor de su vida al doblar la esquina; la niña que crece esperando que su vecino se fije en ella, y la convencida de que su conquista cruzará un océano para buscarla.
Ésta es la novela de María José, que sufre un accidente justo cuando ha recuperado el control de su vida. Y la novela de su madre, tan parecidas sin quererlo. Y también la de Marga, su amiga, que sueña por las dos. Y la de Fermín, Paco y Joaquín. Es la historia de todas esas personas, unidas por lazos de amistad, de amor o de familia, y que a pesar de ello se convierten en desconocidos. Sólo una mirada desde la distancia los ayuda a recomponer su propio mapa vital.
Carmen Amoraga ha escrito una novela inolvidable.

Cada año que se convoca/entrega el premio Planeta vuelve a surgirme la eterna duda de si (realmente) está amañado o no. Los más ingenuos dicen que no, que todo el mundo tiene su oportunidad; los más desconfiados apuntan con severidad que no vale la pena presentarse a no ser que tu agente/editor te lo recomiende personalmente (y con mucha, mucha tenacidad) o seas super-hiper-mega-famoso (= salir en los programas Telebasura)… Personalmente, nunca he decidido presentarme… me da muchísimo respeto este galardón. Aunque sé, y por experiencia comprobada, que no siempre ganan los mejores.
A veces, como en el caso que nos ocupa hoy, prefiero apostar por el/la finalista. Me rondaba el título como un moscardón impertinente, había algo en él que me llamaba poderosamente la atención, quizá fuera la protagonista, quizá su madre, quizá un ligero (muy ligero) parecido con una de mis novelas… pero no acababa de decidirme y he aquí que descubro que una conocida mía lo tiene, lo ha leído y por lo que me cuenta, confirmo mi primera impresión de que el libro me va a tocar la fibra sensible.
Lo cojo y lo leo… un par de días, apenas 3, me lleva su lectura (síntoma muy positivo); me llama la atención, repito, porque compruebo, de nuevo, no pocas similitudes con mi última novela… Pero cada novela es un mundo, y el microcosmos de El tiempo mientras tanto es lo suficientemente ancho y largo como para poder pasearse a gusto por sus 295 páginas, mientras ves desfilar las vidas de los personajes. La mayoría, por no decir todos, tienen cierto patetismo, no sé si premeditado o no por parte de la autora; esa chiquilla que cae en la trampa del Primer Amor, personificado en el vecinito del ¿tercero? (un capullo donde los haya); esa mamá amargada (de mamás amargadas entiendo mucho a mi pesar, creedme) que ni vive ni deja vivir; ese padre resignado a casi todo, que se consuela entreviendo los pechos de la enfermera de noche (cubana, ¡cómo no! De nuevo el discurso políticamente correcto de la inmigración en tiempos de crisis, para recordarnos que por jodidos que estemos los españolitos de pura cepa, ellos están mucho peor… si yo os contara lo bien que viven algunos/as inmigrantes sin dar palo al agua ¡!); esa amiga que (no lo entenderé jamás) después de cuatro años de carrera (y con salida profesional, eh, que estamos hablando de periodismo, no de filología griega) acaba de cajera en Mercadona (de nuevo el patetismo de la clase media empeñada en hundirse en la mediocridad por miedo al que dirán si hacen algo extraordinario con sus vidas…) todo eso, repito, conforma el universo de Carmen Amoraga en su última novela.
Está bien escrita, aunque a veces se presta a confusión con diálogos mal dispuestos, falta de signos de puntuación, ¿intencionada? y demasiado “yo te dije y tú me dijiste y yo te respondí”. Que no digo que esté mal, no, no… Ocurre que si lo hago yo, no me lo permiten (porque es una falta técnica/estilo como una catedral), pero si lo hace una escritora/periodista consagrada, “no problem”. Y volvemos a la eterna cuestión: un mismo acto puede ser una virtud o un defecto/crimen dependiendo que quien lo haga/ejecute. O como decía mi abuela: más vale caer en gracia que ser gracioso. HIPOCRESÍA en estado puro. Pero este es nuestro país. Y no faltan voces que digan que nos merecemos el país que tenemos.
Cada día damos luz verde a injusticias de todo tipo, callamos y otorgamos, creemos que la gente hace lo que debe y que alguna razón tendrán para elegir a unos y discriminar a otros. Cuando en 2005 Maria de la Pau Janer ganó el Premio con Pasiones romanas, no sé yo por qué razón, todo el mundo la tomó con ella y la puso a parir (a ella y a la novela). Yo leí el libro y me encantó… casi estaba mejor escrito que este que os estoy reseñando ahora, pero “los grandes” ¿?, decidieron que el premio estaba injustamente otorgado, que era inmerecido y blablabla. ¿Descubriremos algún día cuáles fueron las verdaderas razones de esa actitud agresiva? ¿Tendremos que creernos que la novela era mala porque ellos lo decidieron así?
No os desanimo, no, a que leáis esta novela. Sólo os aconsejo cautela, y sobre todo: criterio propio. Descubrid sus virtudes (que las tiene, y muchas), pero no temáis tampoco, como he hecho yo, sacarle los 4 pies al gato. Criterio propio. Recordad, es un bien preciado y escaso, no lo arrinconéis, es lo que os hace irrepetibles.

EL TIEMPO MIENTRAS TANTO. FINALISTA PREMIO PLANETA 2010
CARMEN AMORAGA. 2010
EDITORIAL PLANETA
295 PÁGINAS
ISBN: 978-84-08-09726-6

El Bosco. Rafael Alberti

El diablo hocicudo,
ojipelambrudo,
cornicapricudo,
perniculimbrudo
y rabudo,
zorrea,
pajarea,
mosquiconejea,
humea,
ventea,
peditrompetea
por un embudo.

Amar y danzar,
beber y saltar,
cantar y reír,
oler y tocar,
comer, fornicar,
dormir y dormir,
llorar y llorar.

Mandroque, mandroque,
diablo palitroque.

¡Pío, pío, pío!
Cabalgo y me río,
me monto en un gallo
y en un puercoespín,
en burro, en caballo,
en camello, en oso,
en rana, en raposo
y en un cornetín.

Verijo, verijo,
diablo garavijo.

¡Amor hortelano,
desnudo, oh verano!
Jardín del Amor.
En un pie el manzano
y en cuatro la flor.
(Y sus amadores,
céfiros y flores
y aves por el ano.)

Virojo, pirojo,
diablo trampantojo.

El diablo liebre,
tiebre,
notiebre,
sipilipitiebre,
y su comitiva
chiva,
estiva,
sipilipitriva,
cala,
empala,
desala,
traspala,
apuñala
con su lavativa.

Barrigas, narices,
lagartos, lombrices,
delfines volantes,
orejas rodantes,
ojos boquiabiertos,
escobas perdidas,
barcas aturdidas,
vómitos, heridas,
muertos.

Predica, predica,
diablo pilindrica.

Saltan escaleras,
corren tapaderas,
revientan calderas.
En los orinales
letales, mortales,
los más infernales
pingajos, zancajos,
tristes espantajos
finales.

Guadaña, guadaña,
diablo telaraña.

El beleño,
el sueño,
el impuro,
oscuro,
seguro
botín,
el llanto,
el espanto
y el diente
crujiente
sin
fin.

Pintor en desvelo:
tu paleta vuela al cielo,
y en un cuerno
tu pincel baja al infierno.

A la pintura. 1948

miércoles, 9 de febrero de 2011

Noches de Karnak. Nieves Hidalgo



Muchos siglos atrás, las divinidades egipcias -ya sabemos que los dioses son caprichosos- regalan a un campesino la tablilla de la Vida Eterna. El extraordinario objeto pasará de mano en mano hasta que el faraón Tutmosis III lo hace enterrar, convencido de que será para siempre.
Una diosa-demonio había prometido entregar la tablilla a su fiel servidor Seneptha. Pero éste muere a manos del guerrero Karemheb, el Guardián del Valle de los Reyes, y la diosa se venga ordenando que lo asesinen y lo entierren en la tumba de Seneptha.
En nuestros días, los arqueólogos Esther Rivet y Moses Connor descubren la tumba, y en ella una tablilla y un anillo. Y sin proponérselo, resucitan al servidor de la diosa. Pero Seneptha no volverá a la vida solo... Karemheb, el ancestral guerrero, lo hará con él.
Esther no puede remediar enamorarse del enigmático ser de otro tiempo. Y la atracción entre ambos acabará por convertirse en un amor por el que estarán dispuestos a enfrentarse a todo, e incluso a morir por preservarlo.

Hará un par de años, mes más, mes menos, os dije en este mismo blog que Lo que dure la eternidad era mi novela favorita. ¿Lo recordáis? Bien, rectificar es de sabios. O al menos de adultos. Ahora he de confesaros que... Noches de Karnak ha pasado a ser de todas, todas, mi novela preferida de esta maravillosa autora que es Nieves Hidalgo. La esperaba con ansia, sabía que no me decepcionaría (todavía queda gente en la que puedes confiar con los ojos cerrados y el corazón abierto), pero la sorpresa ha sido tan mayúscula que me he quedado SIN PALABRAS, casi sin saber muy bien por dónde empezar. Son tantas las sensaciones que me ha despertado la nueva obra de Nieves que podría tirarme horas escribiendo. Y lo mejor: es una de esas novelas que te hace reflexionar de dónde venimos y hacia dónde vamos, y si podemos, ¡¡¡por Diosito!!!, cambiar el rumbo, porque me da a mí (y sé que no soy la única que lo piensa) que la sociedad del siglo XXI no va muy bien encaminada... como no sea hacia el desastre.

Y ahí tenemos al bueno (buenorro ; p) de Karemheb, ¡¡pobre!!, que tan bien ¿? vivía en el año 1296 a.C., transplantadito a nuestro III milenio. ¡Qué terror por Dios! A mí me recorre un escalofrío sólo de pensar en semejante viaje. ¡Ríete tú del que se fue a la Luna! Subido a un descapotable último modelo cuando ni siquiera sabe quién es Jesucristo (de los demás personajillos de la historia ni hablemos, demasiado complicado...), enamorado hasta las trancas de Esther (fíjate tú que lo único que no me gusta de esta novela es el nombre de la prota... una gilipollez, ¿verdad?) y enfrentándose a su enemigo acérrimo: Seneptha (otro que tal baila, de ese mejor no os digo nada que no os quiero arruinar la lectura). Podría quedar la cosa así, ¿verdad? Como una historia de amor e intriga como tantísimas otras. Pero ¿acaso olvidáis que la ha escrito Nieves? Y ahí reside el encanto. Si os prometo y os juro que no he leído jamás nada igual, no cometeré perjuro. Porque realmente es la primera vez que tropiezo con una historia que me lo enseña todo, y además en Technicolor. Sí, sí, porque a medida que iba leyendo (zampando) lo veía todo como si lo tuviera delante mismito de mis ojos.
¡Guionistas, dejad de inventar paridas sin sentido y haced un guión como Dios manda de Noches de Karnak, que material os sobra para una super-producción al estilo de Troya o Alexander!
No soy egiptóloga, no estoy muy versada en el tema del Antiguo Egipto, así que si hay fallos histórico-cronológicos, desafío a los especialistas a sacarle los cuatro pies al gato. Yo sólo me quedo con lo mejor: con las sensaciones placenteras, con las risas (que hay muuuuuucho de lo que reír), con las vivencias de esos arqueólogos intrépidos que ya he hecho mías, con ese amor que supera la misma muerte... Una novela inolvidable que pone el listón muy alto, no sólo a la misma autora, sino a todos los pobres estúpidos que un (mal) día nos propusimos escribir. Sinceramente lo digo aquí y ahora: es difícil superar esto. Haceros un favor y dejad un hueco en vuestra estantería (y en vuestros corazones) para esta historia. No os arrepentiréis. Palabra de honor. ; D

NOCHES DE KARNAK
NIEVES HIDALGO. 2011
ZETA BOLSILLO
359 PÁGINAS
ISBN: 978-84-9872-460-8

Fue un beso tonto. Megan Maxwell



«Esta novela reúne varios requisitos para pasar varias horas entretenidas: dos chicas de un barrio madrileño que son policías y dos médicos escoceses adinerados que se conocen después de un operativo especial. Si a eso le añadimos una madre estirada que se cree Dios vestida de Chanel y una abuela con su mejor amiga que son la caña, ya tenemos el cóctel perfecto para divertirnos.
Fue un beso tonto es una mezcla de pasión, amor, celos, traiciones, risas, misiones encubiertas y mucho más.
La diversión está asegurada con este nuevo trabajo de Megan Maxwell.»
Nuria Casás (Románticas al horizonte).

Después de hacerle la entrevista a Megan me dije: Julia ¡¡tienes que comprar este libro YA!! Y el día 7 de enero, allá que fui, a la librería Bertrand a hacerme con uno de los muchos ejemplares que estaban expuestos, MUY EXPUESTOS, a la vista de todos, en el apdo de novelas de humor. y desde luego, humor tiene para dar y vender. La experiencia de leerlo (casi de 1 sentada esa misma noche... en realidad tardé sólo unas 30 horas, calculo... ; )) es como zambullirte en pleno mes de julio en una piscina: ¡¡¡refrescante!!! Todo un gustazo.
A pesar de que me vengan diciendo por aquí y por allá que un libro es bueno, malo o regular, yo prefiero juzgar por mí misma porque para gustos hay colores, y hablando de colores, yo soy más rarita que un perro verde... Sin embargo, repito, la experiencia con Fue un beso tonto sólo la puedo calificar de GRATIFICANTE. Casi adictiva... lo cual es un riesgo en estos momentos; quiero decir que ahora quiero más libros de Megan porque si los demás son como éste, voy a disfrutar como una enana en un circo ; D
Los personajes, en general, resultan adorables... sobre todo esa abuela cachonda mental y su muy mejor amiga, Maruja. Me ha hecho echar de menos tener una abuela... y mira que yo no soy nostálgica familiar ni nada de eso, pero todos deberíamos tener una Pepa en nuestra vida para dar luz y color, que diría Marisol. Entrañable la pequeña Luna que aporta el toque de ternura que la novela necesita para calar hondo en los corazones de los lectores. Del hombre, o sea Alex, no diré nada porque 1. Es el típico galán de novela. 2. No es mi tipo... Pero como él bebe los vientos por Olga, pues casi mejor que no, que si no me ataca la frustración y la tengo que curar a base de chocolate.
Pero una crítica no es crítica si no se apuntan algunas cosillas en contra: casi todas se podrían resumir en una: Demasiada ordinariez por parte de Olga y su amiga. En el lenguaje sobre todo. Te contaré un secreto, Megan: hablar bien no te convierte en una pija insoportable, no sufras. Puedes tener un vocabulario exquisito y seguir siendo una persona encantadora y humilde. Yo sé que mucha gente tiene miedo a mostrar cortesía o modales refinados porque cree que es de pijos, de niños de papá. Pero lo cortés no quita lo valiente; usar un lenguaje educado es siempre de agradecer. Soltar tacos a diestro y siniestro y de manera gratuita es una ordinariez que no aporta simpatía, y no necesariamente es sinónimo de honestidad o sinceridad. Y otra cosa, ya sé que son policías, que el trabajo es duro, que se enfrentan a actitudes machistas vomitivas... pero esas situaciones no se resuelven gritando ni soltando tacos. Lo mismo es cosa de Madrid; yo tenía una amiga que le pasaba justamente eso: tenía tanto miedo de parecerse a la hipócrita de su madre que se me iba al otro extremo y me soltaba ordinarieces sin parar. Eso es feo. Que sí, que Perla y Sabrina son unas "joyitas", y nadie quiere parecerse a ellas. Pero no es tanto una cuestión de lenguaje como de actitudes. Lo que hace a Perla y a Sabrina insoportables no es ni su buena crianza ni su léxico cuidado ni su tono pijo, es su manera de ver la vida, de mirar a los demás y juzgarlos. La buena educación y los buenos modales no son patrimonio exclusivo de pijos de colegio privado. Dios sabe que mi colegio fue cualquier cosa menos privado y de pago ¡! Pero si uno quiere ser educado puede serlo aunque viva en Lavapiés o Vallecas. Y corto el rollo: de hecho, esto es lo único que, a mi humilde parecer, desmerece un tanto la novela. Pero en definitiva, la última palabra es tuya, y supongo también que tus razones habrás tenido para poner en sus bocas esas palabras en ese lenguaje.
Excepto eso, no tengo más que objetar. La novela se lee sin apenas tregua, van volando los capítulos y a cada página aumenta el deseo de saber más y más. Eso es lo importante: atrapar al lector en una red de pasiones y emoción y conseguir retenerlo hasta la última página. En ese sentido, te doy mi más sincera enhorabuena. YA ESTOY ESPERANDO LAS SIGUIENTES...

FUE UN BESO TONTO
MEGAN MAXWELL. 2010
VERSATIL
394 PÁGINAS
ISBN: 978-84-92929-22-1

viernes, 4 de febrero de 2011

Si mi voz muriera en tierra. Rafael Alberti

Si mi voz muriera en tierra,
llevadla al nivel del mar
y dejadla en la ribera.

Llevadla al nivel del mar
y nombradla capitana
de un blanco bajel de guerra.

¡Oh mi voz condecorada
con la insignia marinera:
sobre el corazón un ancla,
y sobre el ancla una estrella,
y sobre la estrella el viento,
y sobre el viento la vela!

Marinero en tierra, 1924

martes, 4 de enero de 2011

Entrevista a Megan Maxwell. Autora de Fue un beso tonto





Háblanos de ti… ¿qué te llevó a ser escritora? ¿Cuántas novelas has publicado y a qué público van dirigidas?

Lo primero de todo muchas gracias Julia por la oportunidad que me brindas de aparecer en tu espacio para que me conozcan tus amigos.
Siempre me gustó inventar, imaginar y escribir lo que se me pasaba por la mente. Un día decidí crear una historia completa y en ese momento fue cuando nació mi primera novela titulada “Casi una novela”. Esta fue mi primera obra del género romántico que por cierto, sigue inédita. Tras esa vinieron otras muchas de géneros tan dispares como thriller, drama social, fantasía, cuentos etc. De momento he conseguido publicar varias obras de género romántico. Un género que me encanta y con el que me lo paso muy bien escribiéndolo. Mis novelas van dirigidas al público adulto, aunque sé por los emails que recibo que muchos jóvenes las están leyendo y les está gustando. Incluso hombres que por norma no suelen leer novela romántica con mis novelas se están atreviendo y me encanta recibir sus emails comentándome lo mucho que se divierten con ellas.

¿Cuál es la idea original de Fue un beso tonto? ¿De dónde surgió?

La idea original de Fue un beso tonto, es la que quienes la habéis leído conocéis. Esta historia surgió tras una tarde con una amiga muy divertida. Ella contándome sus cosas me soltó la frase “fue un beso tonto” y en ese momento decidí que mi próxima novela se llamaría así. En pocos minutos y entre risas le conté a mi amiga la idea que se me estaba ocurriendo y luego solo la tuve que descargarla de mi mente a mi ordenador. El resultado fue la novela.

Háblanos un poquito de los personajes de esta última novela, ¿están basados en gente real, amigos, familiares…?

Definitivamente los personajes de esta novela se asemejan a familiares, amigos y gente que conozco y me rodea. Gente normal y corriente como yo que trabaja, ve la televisión, dice tacos al hablar, va al Burguer, engorda, ríe y llora. La verdad es que fue muy divertido escribir esta novela, porque en ocasiones las situaciones que se me presentaban eran tan corrientes para mía que era fácil imaginar y describir el momento.

Se dice que el escritor es un ser solitario, ¿verdadero o falso?

Diré que es verdadero y falso al 50%. Sí que es cierto que para poder escribir los escritores por norma necesitamos soledad y tranquilidad. En mi caso cuando apago el ordenador o dejo el bolígrafo sobre la mesa y cierro el cuaderno soy una personas normal a las que le encanta divertirse con los amigos, estar con la familia, ver cine y escuchar música. En fin… me gusta vivir.

¿Y qué nos dices de la promoción de tus libros? ¿Te gusta el contacto directo con el lector, escuchar/leer comentarios, críticas…?

Hasta el momento de las promociones de mis libros me he encargado casi siempre yo. No sé si eso es bueno o malo pero es la realidad. Aunque si os soy sincera de esta última novela Fue un beso tonto la editorial está haciendo una labor estupenda y estoy sintiendo un grandísimo apoyo con la promoción que ellos están haciendo.
En cuanto al contacto con el lector me encanta. Cada día cuando abro el correo tengo varios emails de personas que han leído alguna de mis novelas y reconozco que me emociona ver las cosas que me ponen. Con muchas de esas personas tras varios email ha surgido una especie de amistad virtual y aunque no nos conocemos nos encanta mantener el contacto y saber que estamos para lo que necesitemos al otro lado del ordenador. Desde aquí os digo MUCHAS GRACIAS por ser como sois y por hacerme sentir el cariño que me tenéis.

¿Cuántas horas/días a la semana le dedicas a la escritura?

Horas muchas, todas las que puedo. Días, suelo escribir de lunes a viernes cuando mis hijos están en el colegio y sobre todo cuando mis musos están inspirados. Aunque también me he visto escribiendo muchas noches cuando no he podido dormir y mi cabeza estaba repleta de ideas. En definitiva, le dedico a la escritura muchas horas y días y ¡me encanta!

Todos los escritores hemos aprendido leyendo a aquellos que nos han precedido… ¿cuáles son tus obras de referencia?

Siempre digo que adoro “El rescate” de Julie Garwood y “Jane, juega y gana” de Rachel Gibson, entre muchas otras obras. Tantas que podría llenaros la pantalla de nombres de novelas y autoras.

Cuéntanos un poco cómo es el mundo editorial, qué experiencias has tenido en el momento de ir a presentar tu obra a agentes y/o editores

El mundo editorial que yo conozco siempre ha sido un mundo difícil y complicado. No es fácil que una editorial apueste por un escritor novel. Incluso hoy por hoy con la crisis que hay, es difícil también para las personas que hemos conseguido publicar alguna novela. En mi caso, me ha costado muchos años, esfuerzo y tesón conseguir publicar mi primera novela. Pero al final puedo decir ¡lo conseguí! Lo más difícil que siempre he visto en este mundillo es eso que se llama “oportunidad”.


Del 0 al 10, ¿cómo valoras la situación de la novela romántica que se escribe hoy, tanto española como extranjera?

La novela romántica es un género que siempre ha vendido mucho y que actualmente vende una barbaridad. Durante años fue un género escondido que muchos consideraban de tercera o cuarta categoría. Pero eso desde hace unos añitos se acabó, y los editores se están dando cuenta del valor en alza que es la novela romántica.
Desde mi punto de vista creo que autoras extranjeras y españolas estamos haciendo un esfuerzo y un buen trabajo para dignificar el género. Estamos inventando y creando a través de nuestros trabajos novelas divertidas, mágicas, dramáticas, policiales, históricas, eróticas, paranormales, un sin fin de matices diferentes para que el público pueda elegir qué le apetece leer. Por lo tanto lo voy a valorar con un 9.

Y por último, ¿qué nos dices de los nuevos canales de comunicación y difusión cultural: blogs, webs, redes sociales, librerías virtuales, e-book, y de la piratería en internet…?

Los nuevos canales de comunicación están consiguiendo algo magnifico, que es que nuestro trabajo llegue casi a la vez a todo el mundo. Hoy por hoy es un gustazo buscar información de alguna novela o autora, y poder encontrarla en cualquiera de los canales que anteriormente has mencionado.
En cuanto a la piratería siempre ha existido y estoy segura que siempre, sea del modo que sea existirá. Los autores contra eso estamos atados de pies y manos y nada podemos hacer.
Un besazo a todos y que el nuevo año sea maravilloso.
Megan Maxwell