ENAMÓRATE

ENAMÓRATE
EL DÍA 30 TENEMOS UNA CITA

jueves, 27 de septiembre de 2012

Eterna oscuridad: la sombra de una esperanza. Tamara Díaz Calvete (Enone Cantosereno)


Un camino tortuoso que seguir, una senda oscura que recorrer, enemigos mortales compartiendo un mismo viaje, extraños caminando en busca de la Salvación.
Un Mundo corrompido por las envidias y por las traiciones donde la mentira se esconde detrás de cada piedra. Humanos, Vampiros, Licántropos y Brujos conviven en una ficticia normalidad en donde la Orden intenta imponer su Equilibrio. Nada es lo que parece y todo es verdad.
Tamara Díaz crea un mundo fantástico cuyos personajes esconden en su interior verdades difíciles de aceptar. Da vida a unos seres nada corrientes que se escapan del típico arquetipo. Una maravillosa y apasionante novela.


Parece que fue ayer cuando conocí a Enone en Facebook de la mano de otra buena amiga nuestra, María Martínez, y ahora mira, ya tengo su libro, PUBLICADO, somos compañeras de editorial, y hoy, por fin, me pongo a hacer la reseña de un libro que iluminó mis días negros, que me hizo olvidar tantas cosas malas que recién habían pasado cuando volví de Córdoba, que me hizo evadirme de la dura realidad que esos días me rodeaba.

Pero el mundo que creó Enone en exclusiva para sus lectores es un mundo tan sorprendente, tan mágico y hechizante que todo lo demás desaparece al instante en cuanto conoces a Elisa, a Daniel, a James, a Valthazar, y al "lobito" Grey... Cuando te involucras a fondo en su historia descubres todo un universo propio, oscuro, tenebroso y lleno de peligros innombrables... Y al mismo tiempo, terriblemente seductor. Ya he dicho en mi anterior reseña que no creo en los vampiros... No mucho, lo cual no me impide disfrutar de una buena historia de colmillos ensangrentados de tanto en tanto. He de decir que si no fuera porque conozco a mucha gente en la actualidad que escribe sobre esta temática, hace muchísimos años que me habría quedado estancada con el bueno de Drácula... 

Decir también que el libro de Enone, más allá de la formidable historia que nos narra, para mí tiene un valor sentimental que no se paga con nada. Es maravilloso poder contar con el libro de un amigo en tu estantería; a mi alrededor, y en mi vida diaria fuera de las redes sociales y los blogs, no hay nadie que escriba, nadie que me entienda (como autora), nadie con quien pueda debatir los eternos dilemas de este mundillo tan particular. Y hace diez años un regalo como este era algo inimaginable. 

Lo he dicho y no he faltado a la verdad cuando afirmo que no estoy acostumbrada a la novela fantástica, que no entiendo tanto sobre este género como otra gente. Sólo puedo decir que he disfrutado con esta historia, que se me ha hecho corta, que hubiera deseado cien páginas más donde explicara mejor de dónde venían algunos personajes un tanto oscuros que no han sido desvelados, y que supongo que poblarán la nueva novela. Pero salvo eso, no puedo ponerle más "peros". Sólo puedo dar las gracias por haber tenido la oportunidad de leer Eterna oscuridad. Y quiero el próximo, así que ponte a la faena, Tamara, y no seas tan perezosa como yo.


ETERNA OSCURIDAD
TAMARA DÍAZ CALVETE. 2012
EDICIONES HADES
238 PÁGINAS
ISBN: 978-84-939746-8-8

Ángeles desterrados. Anabel Botella


Hay amores que son inmortales, que traspasan todas las barreras del tiempo y del espacio. Keilan lo sabe. Ha esperado a María durante siglos.
Ahora dispone de una semana para que ella recuerde quién es… quiénes son: Ángeles desterrados sobre los que pesa una terrible maldición.



No me gustan mucho las novelas fantásticas; quien bien me conoce, bien lo sabe. Pero, desde que en 2009 me metí en FB y empecé a conocer autores que, como yo, querían dedicar su vida a escribir, empecé también a abrir mi mente (y mi alma) a otros gustos, a otros géneros, a otras historias, en definitiva. Soy tan terrenal que me cuesta horrores conectar con una historia fantástica, ya sean ángeles, vampiros, elfos, gnomos, hadas... Y sin embargo, he tenido la inmensa suerte de leer cosas estupendas en este género en los últimos dos años. Lo último: Ángeles desterrados. Encontrar esta novela el pasado mes de agosto ya fue, en sí mismo, algo Fantástico. Andaba, de hecho, buscando Eterna oscuridad. Y lo de siempre, buscas una novela, y encuentras otra, así, de sopetón. Y te dices: esto es destino. Esto estaba esperándome. Esto tiene que ir a parar a mis manos...

Y la coges, y la pagas, porque yo siempre pago los libros; ni los descargo gratis (e ilegalmente) de Internet, ni me va mucho Amazon, ni creo mucho en el e-book, por más que sé que tendré que acostumbrarme a él tarde o temprano. Y la miras, y te gusta, y piensas: esto puede estar muy bien; me gusta la portada, y el cuerpo me pide algo fuera de lo normal. 

Ya en casa recuerdas que tienes cosas pendientes, la aparcas pero la vas mirando, te va tentando, te tienta cada vez más y al final caes... de cuatro patas, sin remisión posible. ¿Lo mejor? Has acertado. Y te invade una sensación de paz cuando tras la primera página descubres que te has enganchado. Sí, visceralmente. Y te obligas a dosificar, a leer un capítulo al día... y lo vas haciendo, y te vas disciplinando, pero llegas al capítulo 15 y ya no puedes parar. Y te la lees de un tirón. Y la culpa es del día, que es sábado, que al día siguiente es domingo, que no hay prisa por ir a dormir, que NO PUEDES IR A DORMIR sin saber cómo acabará la historia entre Keilan y María. Que no puedes apartar los ojos de una historia que, increíblemente, te ha subyugado como pocas historias lo han hecho desde hace mucho, muchísimo tiempo. Mucho menos una fantástica.

No creo en ángeles. No creo en demonios. No creo ni en el cielo ni en el infierno. Pero esta historia me ha llegado. Si pudiera definirla con una palabra sería ORIGINAL. Sí, sí, no os riaís. Tened en cuenta que leo pocas novelas de este género, así que no tengo mucho con qué comparar, y para mí, en ese momento puntual en que llegué a la última página, la novela de Anabel era la novela más original que había leído nunca. Probablemente, dentro de unos años, ya no podré decir lo mismo, pero para mí será siempre preciosa, por su modo de narrarla, por cómo mezcla realidad y fantasía, por la ambientación, tan española. Lo reconozco: nunca pensé que una novela así pudiera ambientarse en España. Me descolocó. Y mucho. Pero me gusta que me sorprendan, que me descoloquen, que me rompan los esquemas establecidos. Me gusta parar y exclamar, ¡leches, qué es esto! O ¡Joder, mira con qué me sale éste! Generalmente, leo historias reales o realistas, algunas me gustan más que otras, pero ninguna me sorprende, ninguna es capaz de descolocarme, de decir ¡Caray, qué imaginación! Y cuando lees algo así, además, descubres, como yo he descubierto tras leer esta historia, que no tienes imaginación. Que cuando creías que tu imaginación era desbordante, ¡ilusa!, no tienes ni pizca de imaginación... Al menos no la imaginación que una novela de este género requiere. Conclusión: mucho me temo que jamás escribiré una novela fantástica. Me aterra la idea de no llegar, de quedar mal, porque para escribir novela fantástica, como para todo, se ha de tener talento. 

No soy una spoiler (sea lo que sea eso... bueno, que me dijeron qué es), no os voy a contar la historia, ni voy a hacer un resumen, ni os voy a decir quienes son los buenos y quiénes los malos. Eso lo descubrís vosotros cuando la leáis. Sólo la recomiendo. Sólo os digo que a mí me ha parecido algo sensacional. No soy la mejor crítica, y lo sé. Sólo puedo dar mi opinión. Y decir: quiero más. Quiero la próxima. Quiero aficionarme al género fantástico... pero lo haré con buenas novelas. Y tú, ¿aún no la has leído? No sabes lo que te pierdes...

 
ÁNGELES DESTERRADOS
ANABEL BOTELLA. 2011
NOWEVOLUTION
254 PÁGINAS
ISBN: 978-84-938690-2-1

La página rasgada. Nieves Hidalgo


Emilia Larrieta nace en Madrid a finales del siglo XIX, en el seno de una familia acomodada. Su vida sufre un giro radical cuando la locura de una de sus hermanas destroza la familia. Emilia crece en una barriada marginal y se transforma en una jovencita audaz y desenfadada que ve cómo su vida cambia de nuevo cuando, tras un desgraciado accidente, queda coja de por vida. Pero ni la pobreza ni la cojera podrán con el espíritu de Emilia.
Cuando llegue el amor, se entregará a él sin reservas, pero el destino no se apiadará de sus sueños. Emilia rasgará esa página de su vida en pedazos, y luchará para mantener a su hija y a su propia madre durante los duros años de la guerra civil. A pesar de todas las contrariedades, intentará vivir de acuerdo con sus deseos, eso sí, desquitándose siempre que pueda, a veces a costa de quienes no lo merecen.
Ya anciana, la imparable curiosidad de su nieta Nuria arrancará de Emilia recuerdos de amores perdidos, de verbenas, de hambre, de injusticias y justicias de andar por casa, que enseñarán a su nieta —y a los lectores— muchas cosas que nunca estarán en un libro de historia.

A menudo encuentro a gente que me pregunta: ¿Qué buscas en una novela? Parece fácil la respuesta, y no lo es. Busco emoción, magia (no a Harry Potter), sensibilidad, pasión, intensidad. Busco que despierte todo lo que hay escondido en mi interior, lo bueno, lo no tan bueno, e incluso lo peor... Que me haga vibrar, que me haga sentir VIVA. Y sí, lo habéis adivinado, La página rasgada ha conseguido todo eso y mucho más. Es de esos libros que atesoras en tu estantería, como una joya exquisita, y te preguntas si no será demasiado egoísta no prestarlo, no dejar que otros lo lean... Bueno, para eso estoy aquí haciendo esta reseña: para animar a todo aquel que aún no ha tenido la oportunidad de leer esta maravilla, que vaya, que la compre y la pague, ¡¡¡coño!!!, que con la tontería de Amazon (con perdón) la gente se está acostumbrando a malbaratar la obra ajena como si valiera lo mismo que un pack de Donuts. Y cuando yo encuentro un libro que vale lo que pago por él, doy cada euro besado y requetebesado. Y el libro me costó, si no recuerdo mal, porque lo compré en abril en Córdoba, 17'50€. Vaya, que digo yo que más nos gastamos una noche cualquiera yendo de copichuelas con los coleguitas.

¿Qué vais a encontrar en esta nueva novela de Nieves? Amor, crudeza, un pelín de maldad, otro pelín de locura, mucha miseria... y mucho optimismo, muchas ganas de vivir, de salir adelante... aún a costa de todo y de todos. ¿Quién es Emilia? Particularmente me recuerda a mi bisabuela, o al personaje que yo he hecho de mi bisabuela. Y no es un piropo. Que nadie se equivoque. Al principio le coges cariño porque es optimista, está llena de vida y de buenas intenciones... pero luego da un viraje brusco y, realmente, puedo asegurarlo, llegas a detestarla. Pero por eso me gusta, ¡fíjate tú! Por eso... Porque estoy HASTA LAS NARICES de ver heroínas melosas y remilgadas, todo virtud, todo castidad, todo bondad cristiana, que me ponen de los mismísimos nervios. Aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaargh!!!!!!! Cuando llegó a mis manos la novela, necesitaba a Emilia como agua de mayo, porque por un lado no se hace querer fácilmente, la verdad, pero por otro, es un soplo de aire fresco en la literatura actual donde la mayoría de protagonistas femeninas son tan buenas, tan buenas, tan buenas que te preguntas qué leches hacen las pobrecitas en un mundo tan cruel.

El mundo "cruel" que rodea a Emilia parece hecho a su medida, es un mundo que la pone a prueba diariamente, que no le da tregua ni un instante. Desde bien pequeña ha visto la tragedia campando por su casa como si se sintiera allí la mar de a gusto; primero su hermana, luego su padre, sus hermanos, que pronto emprenderán el vuelo, escapando de la angustiosa situación familiar; el accidente, el primer amor, prohibido, como no podía ser de otro modo, la guerra, el deterioro de un mundo que se desintegra minuto a minuto; la madurez, el segundo amor que, más que amor, es gratitud, o conformismo o qué sé yo... Y la hija, y el yerno, ¡pobre yerno! (Pensando en mujeres como Emilia se hiciero los chistes sobre las suegras), y la nieta (lo mejor de la novela, con diferencia).

Nieves nos avisaba que ésta no era una novela romántica, e incluso juraría que estaba asustada (la muy tontina) porque no sabía cuál iba a ser la reacción de su legión de seguidoras (entre las que tengo el honor de hallarme). Pero a ver, ¿desde cuándo hay alguien que sólo lea un género literario despreciando los demás? Yo leo casi de todo, menos ciencia-ficción y la biografía de Ana Obregón...

Que no es romántica, que es una novela dura sin final feliz, sin "princesa conoce a príncipe y se casan y son felices", pues ¡qué alegría! No seré yo quien le diga: escribe esto o lo otro de más allá. Nieves ha escrito una novela genial, que, para mi gusto, no ha sido suficientemente valorada, ni debidamente promocionada. El tipo de novela que si la escribe Almudena Grandes (y me gusta mucho esta autora) o Maruja Torres, todos se hacen lenguas de lo estupenda que es. Es la Envidia Española. Ya la conocemos todos, ¿verdad? Doy gracias a las diosas de conocer bien a Nieves, de saber que iba a escribir esta novela, y cuándo saldría a la venta... Entre tantísimo libro como vemos a diario, sobre todo los que, como yo, vivimos en una gran capital, es fácil que una novela como esta pase (fatalmente) desapercibida. Pero entre todos los que miramos, algunos vemos. Y entre todos los que se quedan con la paja, yo busco el grano, como la pepita de oro en el fondo del río. Y providencialmente lo encuentro. Y ese hallazgo me hace feliz por un instante, una hora, un día, una semana, un mes, un año... Y al cabo de mucho tiempo puedo volver otra vez a abrir ese libro y volver a sentir, si no las mismas sensaciones embriagadoras, sí otras muy parecidas e igualmente placenteras. Así que por último pero no menos importante, una petición desde lo hondo de mi corazón: Quiero otra novela como esta...
Gracias por este regalo. 

LA PÁGINA RASGADA
NIEVES HIDALGO. 2012
EDICIONES B/VERGARA
316 PÁGINAS
ISBN: 978-84-15420-09-5