miércoles, 11 de agosto de 2010

Tú escribes el final. Raquel Rodrein. IV Premio Terciopelo


Liam Wallace, elogiado y carismático actor con una paradójica carrera de éxitos profesionales y fracasos personales, regresa a su Escocia natal después de dos largos años de ausencia para asistir a un funeral. Cuando cree haber recuperado el control de su vida tras un largo periodo en el que ha estado a punto de tocar fondo, tiene que hacer frente a un hecho de su pasado.
A su llegada a Callander, su padre le entrega una vieja caja con un manuscrito inacabado. A partir de ese instante se produce un giro inesperado de los acontecimientos y comienza una carrera contrarreloj para recuperar el tiempo perdido y encontrar a la persona que le ha encomendado la tarea de escribir el final de esa historia: Amy McLeod.
En el camino hacia su objetivo tendrá que hacer frente a un doloroso desafío y tropezará con la cruda realidad del a veces sucio juego de Hollywood. Pero descubrirá que pese a todo, el destino le brinda una nueva oportunidad para recuperar a la mujer que creyó en él ciegamente.


Es muy difícil valorar si una novela merece o no un premio literario… si no has leído las otras novelas que competían (supongo que en igualdad de condiciones) por él. De todos modos, y a la luz de lo leído en los últimos días, me resulta harto difícil imaginar una novela que pueda superar a Tú escribes el final. Por su calidez, su humanidad, su generosidad; por el modo que trata temas tan conocidos y universales presentándolos como algo, si no original, sí sorprendente para el lector.
Lo digo siempre con las novelas románticas: no os obsesionéis con el final… porque es lo más previsible; en una novela romántica lo que se disfruta es “el viaje”; no importa tanto el desenlace como el modo en que el autor nos conduce hasta él.
Y los personajes, esas maravillosas criaturas que se gestan en la fecunda imaginación del autor. Siempre digo que a menos que toques un tema muy, muy apasionante o muy, muy original; las novelas —sobre todo las románticas— las “escriben” los personajes. Y aquí hay una doble redundancia, porque como recordaréis los que la habéis leído, esta novela es metaficción: la novela dentro de la novela. Un actor, una escritora… y una historia por escribir. Y no unos personajes cualesquiera, no; aviso al lector de que es tremendamente fácil “enamorarse” de estos personajes; de los protagonistas, sí, ante todo… Pero también de esos secundarios, como Lisa, que parecía al principio absolutamente irrelevante… y que más adelante, casi rozando el final, nos dará la gran sorpresa con un protagonismo inesperado.
Y los paisajes, esos maravillosos paisajes escoceses, sin olvidar el encanto de San Francisco y el glamour de Los Ángeles y Nueva York… incluso una breve —pero muy significativa— escapada a Buenos Aires. Con todo esto… y mucho más por descubrir en sus casi 400 (adictivas) páginas, la autora nos arropa (aunque en pleno verano no quede muy bien decir esto) y nos envuelve con su inigualable magia… Y nos lleva hasta una historia sencilla. Sí, sí, el tipo de historia que podrías vivir tú. No, no me mires con esa cara de estupefacción; los caminos del Amor son inescrutables. Y si no, que se lo pregunten a Liam & Amy ;-)


TÚ ESCRIBES EL FINAL. IV PREMIO TERCIOPELO
RAQUEL RODREIN. 2009
LIBROS DEL ATRIL/TERCIOPELO
378 PÁGINAS
ISBN: 978-84-92617-38-8

2 comentarios:

  1. Vaya, qué agradable sorpresa. Llego a tu Blog por un mero accidente y me he pasado un tiempo leyéndote. Tus reseñas son interesantes e invitan a seguir leyendo.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Me enamoró esta novela...Cuando lo terminé pensé igual que tú. No se como serían los otros manuscritos presentados pero vamos, para mí no han podido tener mejor elección..

    Genial la reseña!

    Un beso
    Dácil

    ResponderEliminar

Este blog es mi hog@r. Si entras, serás muy bienvenid@; si te gusta lo que escribo, deja comentario. Tus comentarios y sugerencias me ayudan a mejorar. Gracias por tu visita.