MES INDIE

MES INDIE
OFERTA!!!!

viernes, 29 de enero de 2010

Ya a la venta Hijos de Heracles de Teo Palacios

A partir del día 26 está ya a la venta la primera novela de este escritor que promete ser todo un best-seller. Desde luego la portada es como una golosina en el escaparate de una pastelería: ¡Cómeme, cómeme! Así que... A devorarla toca. NO OS LA PERDÁIS. Tiene pinta de ser el bombazo del año...

jueves, 28 de enero de 2010

El judío de Shanghai. Emilio Calderón


CORRE EL AÑO 1943 Y EL EJÉRCITO JAPONÉS, QUE CONTROLA LA CIUDAD DE SHANGHAI EN SU TOTALIDAD, ESTABLECE EL ÚNICO GUETO JUDÍO QUE NO ESTÁ EN MANOS DE LOS NAZIS. LEON Y NORAH BLUMENTHAL, UN MATRIMONIO DE JUDÍOS LLEGADOS A SHANGHAI EN 1939, CUANDO LA CIUDAD ERA PUERTO FRANCO Y AÚN CONSERVABA INTACTA TODA SU FASCINACIÓN, SON RECLUIDOS EN ESTA «ÁREA DETERMINADA PARA APÁTRIDAS». SIN EMBARGO, NO TODO ESTÁ PERDIDO, PUESTO QUE CUENTAN CON LA AYUDA DEL CÓNSUL DE ESPAÑA EN SHANGHAI, EL DOCTOR MARTÍN NIBOLI. ÉSTE TIENE QUE ENFRENTARSE AL CORONEL FUKUDA, EL JEFE DE LA POLICÍA SECRETA JAPONESA. PARA ELLO CUENTA CON NUBE PERFUMADA, UNA ANTIGUA ESCLAVA SEXUAL DEL EJÉRCITO JAPONÉS, QUIEN SE CONVERTIRÁ EN LA CLAVE DE ESTA EMOTIVA Y APASIONANTE NOVELA.

«Norah y Nube Perfumada congeniaron a las mil maravillas. Ambas tenían en común el elemento más aglutinante de cuantos pueden darse entre dos personas: el sufrimiento. Ni siquiera el amor une tanto como el hecho de haber padecido alguna clase de vejación moral o física. Y, aunque de distinta manera y por diferentes circunstancias, las dos habían sido humilladas. No en vano, detrás de la Norah reina de los bailes del Hotel Majestic, se escondía una joven judía indefensa sujeta al albur del destino. Primero se había quedado huérfana en una tierra que no era la suya, luego se había visto obligada a huir de Alemania en compañía del socio de su padre convertido en su marido, para acabar finalmente encerrada en un gueto controlado por el Ejército Imperial Japonés. El caso de Nube Perfumada era aún más sangrante. No sólo había tenido que ejercer de “mujer confort”, sino que encima había sido obligada a comerse a una compañera.»

Ya llevaba yo meses deseando hincarle el diente a esta novela; cuando finalmente lo he hecho he sentido una mezcla de satisfacción y amargura. Satisfacción porque es una excelente novela que recomiendo a cualquier lector, y especialmente a aquéllos que les guste la historia y cultura chinas. Amargura porque después de leer el último párrafo descubrí que no hemos avanzado nada, que seguimos siendo igual de cafres que en el Paleolítico; tenemos armas más sofisticadas y llenamos nuestras pobres vidas de chucherías electrónicas a la última, pero caminamos en círculos (viciosos), y no ha cambiado apenas nada desde aquella vida primitiva desarrollada a orillas de lago Turkana hace 12.000 años...

Pese a todo, y teniendo en cuenta que tampoco era de esperar que nuestra triste humanidad mejorara, seguimos viendo "pequeños héroes" en nuestra vida cotidiana, personas ordinarias con capacidades extraordinarias; capaces de alcanzar lo más sublime y caer en lo más abyecto. No diré que esta novela me haya descubierto nada nuevo... aparte de ciertos detalles concretos sobre la invasión de China por parte de las tropas japonesas, la lucha por el triunfo del comunismo, y el omnipresente abuso de poder por parte de las autoridades gobernantes.

Especialmente emotiva y cautivadora es la historia de las dos protagonistas: Norah y Nube Perfumada; con episodios de un dramatismo mayúsculo en lo mejor y en lo peor. En cuanto a la narración: soberbia, cuidada, meticulosa; una imagen sin parangón del Shanghai de los años 40, con toda su fascinate decadencia. NO SE LA PIERDAN.

Premio de Novela Fernando Lara 2008


EL JUDÍO DE SHANGHAI
EMILIO CALDERÓN. 2008
EDITORIAL PLANETA
330 PÁGINAS
ISBN: 978-84-08-08151-7

lunes, 25 de enero de 2010

Entrevista a Micaela Serrano



Hoy toca poesía, de la que desconozco casi todo, lo admito. Leo poco, y aunque tengo algunas composiciones favoritas y algunos autores indispensables en el género, no soy especialmente aficionada a ella. Pero ya sabéis que éste es un blog PARA TODOS, así que entre las novelistas habituales era justo que se «nos colara» una poetisa. Y aquí la tenéis: Micaela Serrano. Acaba de presentar su último poemario, Vientos azules, y antes de que hable con ella de tú a tú, os cuento un poquito quién es y de dónde viene…

BIOGRAFIA:

Micaela Serrano (Viladecans, 1967). Licenciada en Filología Hispánica, especialidad de literatura, por la Universidad de Barcelona. Ha publicado sus poemas en las revistas Thesaurus y Entorn. Escribe para el diario DELTAvision.tv. Colaboradora habitual de Fundación Espejo de Viladecans y socia fundadora y secretaria de la Asociación Artística y Cultural Anceo. También miembro integrante del grupo literario “El Laberinto de Ariadna”. Forma parte de la Antología 10 años de poesía de El Laberinto de Ariadna y de Siete voces para una misma palabra, poesía.1ª Antología de Anceo. Vientos Azules, es su primer poemario publicado en Ediciones Parnass. Su obra se puede encontrar en:

http://vientosazules.blogspot.com/
http://www.anceo.blogspot.com/

¿Qué vamos a encontrar en Vientos Azules? ¿Cuál es el mensaje fundamental que quieres transmitir con esta obra?

Este libro recoge temas fundamentales de la vida: el amor, la ausencia, del ser amado, la exaltación de la belleza, de las pequeñas cosas que nos rodean, el paso del tiempo, vivir el presente, como único momento que nos pertenece en realidad. Al mismo tiempo he querido rendir homenaje a mi familia más cercana: como mis abuelos, mi madre o mi hermana. Es un libro vitalista, ante todo.

Dicen por ahí que publicar poesía no es rentable, que no vende… ¿Qué nos dices a eso?

La poesía sigue siendo un género minoritario, pero yo creo que hoy en día la gente sigue leyendo poesía. Yo acudo a las tertulias de “EL Laberinto de Ariadna”, los viernes por las tardes en el Ateneu de Barcelona y tendrías que ver la cantidad de personas que a veces acuden. Puede que no sea rentable a un nivel económico, pero a un nivel personal, espiritual, sí que lo es y mucho.

Todos somos «plagiadores universales», ¿quiénes han sido tus referentes a imitar?

Mis grandes maestros han sido los poetas más reconocidos: Antonio Machado, Juan Ramón Jiménez, Federico García Lorca, Pedro Salinas, Walt Whitman, Charles Baudelaire…Actualmente me gusta mucho la poesía de Luis García Montero, porque es muy viva, muy urbana.

¿Alguna vez has flirteado con otros géneros aparte de la poesía o te consagras totalmente a ella?

Escribo relatos, de vez en cuando. En mi cabeza tengo la idea de publicar algún día un libro de cuentos o relatos. Pero con calma, cuando tenga más tiempo. Para mi supone un esfuerzo mayor.

¿Qué puede aportarle un mundo tan globalizado y deshumanizado como el del siglo XXI a la poesía?

Precisamente en los tiempos que corren es cuando se necesita más sensibilidad. Un poema puede transmitir muchos sentimientos y emociones y llegar a tocar la fibra más endurecida de cualquier corazón. Un poema puede comunicar más de lo que pensamos.

¿Siglo de Oro o Romanticismo?
Romanticismo. No me cabe duda. Yo soy una poeta romántica por encima de todo. Me encanta la literatura de ese período. Bécquer fue un maravilloso poeta que escribió versos inolvidables. Pero me gusta especialmente por la rebeldía de los autores y por ese espíritu de libertad que les acompañaba en sus vidas.

¿Piensas en tus lectores cuando escribes? Si es así, ¿qué quieres ofrecerles?

Pienso en ellos naturalmente. Siempre he deseado expresarme de la manera más clara posible, transmitirles mis sentimientos y que ellos traten de identificarse con ellos. Todas las personas amamos, o sentimos el dolor cuando perdemos a alguien que queremos o nos emocionamos ante un bello paisaje… Mis versos intentan recoger todo ello.

¿Cómo ha sido tu experiencia con el mundillo editorial?

Ha sido difícil. Que te publiquen poesía realmente cuesta. Pero al final con empeño y tesón, consigues las cosas. Este libro lo he publicado en Ediciones Parnass y realmente he quedado satisfecha.

Hoy todo está «conectado» a la red de redes. ¿Cómo te manejas con las nuevas tecnologías?

Bueno, al principio un poco reticente, pero después te das cuenta que tienes que adaptarte a los nuevos tiempos que corren. Hoy todo el mundo tiene un blog y casi todos, página web. Es una manera eficaz de conocerse de manera más rápida y llegas a muchos hogares. Desde hace un año y medio más o menos que tengo un blog y es una maravilla. He conocido a gente fantástica por Internet, tengo muchos seguidores y aprendes de las lecturas de los demás.

Y la pregunta tópica y típica: ¿qué le dirías a aquellos que quieren escribir poesía?

Todos llevamos a un poeta dentro. Sólo hay que trabajar, tener fuerza y tesón. Leer mucha poesía. Acudir a un taller de poesía ayuda mucho a formarte pero tampoco es definitivo. Tienes que aprender a soltar amarras, dejarte llevar por la sensibilidad y aprender a moldear las palabras.

martes, 19 de enero de 2010

El carcelero de Isbiliya. Arlette Geneve






Tengo el inmenso placer de anunciaros, a los que todavía no lo sabéis, que el día 4 de febrero sale a la venta el nuevo libro de Arlette Geneve: El carcelero de Isbiliya. Es una novela romántica con toques históricos que, seguro, hará las delicias de todos vosotros. Mencionar, porque la novela lo vale, que fue una de las diez finalistas del Premio Planeta 2008. No puedo deciros mucho más porque aún no he tenido el placer de leerla, pero sí os dejo el enlace de la web de su autora que, estoy segura, estará encantada de hablaros de ella largo y tendido. Y de paso os anuncio que proximámente tendréis en exclusiva en este blog una entrevista con ella, donde también nos desvelará algunos de los secretos de su éxito...


http://arlettegeneve.es/



Bajo el cielo de Montana. Mar Carrión. III Premio Terciopelo

Dana trabaja como periodista en una revista de tirada considerable, su novio acaba de pedirle matrimonio y vive en Nueva York, la ciudad que siempre ha deseado. Aun así, tiene la sensación de que su vida luce a medio gas. Le gustaría estar más reconocida en su trabajo, y Matt, el hombre que le ha pedido matrimonio, no ha conseguido hacerle olvidar el gran amor de su vida. Lo único que la satisface es la independencia que le ofrece su apartamento en Manhattan.

Una lluviosa mañana de otoño se cruza en su vida John Graham, un famoso y guapísimo fotógrafo de moda. Después de la discusión en medio del tráfico de aquella mañana, la directora de la revista le encarga un reportaje especial sobre el fotógrafo, y es cuando confirma que es un tipo engreído y mujeriego, al que más vale frenar a tiempo.

Dos meses antes de su boda, Denise, su mejor amiga, le regala un viaje a Montana; pasarán juntas toda una semana en lo que será algo así como su despedida de soltera. Poco podía imaginar Dana que en el mismo rancho donde se hospedan las dos amigas aparecería John. Sea como sea, ha tomado una decisión: está a punto de casarse y no se dejará embaucar por un atractivo seductor, aunque cada vez que le vea se le nuble la vista y la tierra desaparezca bajo sus pies.

Ésta es la novela que todas las chicas «del montón» queremos leer: la que demuestra con palabras y con hechos que el amor verdadero es universal y no está restringido a «las caras bonitas»; es el triunfo de la naturalidad y de la espontaneidad de la gente Auténtica y sin artificios…

Conmovedora, emocionante, y sobre todo: peligrosamente adictiva… Es difícil encontrar historias así, y cuando tropiezas con una (mejor que con un billete de 500€), ya no la puedes dejar a medias… Y como siempre digo: más vale tener a mano los klennex por lo que pueda pasar... que ya se sabe que hay lectores más sensibles que otros...

Del 1 al 10… Yo le doy un 15.
¡¡¡IMPRESCINDIBLE!!!
BAJO EL CIELO DE MONTANA

MAR CARRIÓN. 2008

TERCIOPELO

332 PÁGINAS

ISBN: 978-84-96575-96-7

La tristeza de la reina. Suzannah Dunn


María Tudor —reina de Inglaterra e Irlanda, y reina consorte de España— se siente desdichada. Su marido, Felipe II, no la ama y tampoco consigue hacer realidad su sueño de ser madre. La alegría que los ingleses vivieron con su coronación se ve ensombrecida por el furor religioso que domina su vida, mientras se encienden sangrientas hogueras por todo el país.

Rafael —un sevillano que acude con la corte de Felipe II a Inglaterra para construir un reloj de sol en palacio— será testigo de la trágica historia de María Tudor. Y surgirá entre ellos una proximidad que se va haciendo más estrecha a medida que la reina ejerce el poder de manera más cruel y sanguinaria. Casi sin darse cuenta, Rafael y su nuevo amor se verán envueltos en el caos que sacude toda Inglaterra.

Ésta es una historia inusual. Todo el que me conoce sabe la debilidad que siento por la historia de Inglaterra —y más concretamente por el período Tudor y la figura de María I—. Así que cuando vi el libro lo quise. Amor a primera vista. Pero ¡ojo! He dicho que es inusual. Si esperaba encontrarme una novela al uso: llena de intrigas palaciegas, pasiones desatadas y bailes cortesanos, ¡ay de mí! Quedé decepcionada… O no.

Me encontré con una historia intimista, donde el protagonismo de María I es más escaso de lo que el título hace esperar; el personaje de Rafael, el sevillano, está tratado con preciosismo: su historia en Sevilla, su infancia, su juventud… Y su relación con Inglaterra y sus gentes se describe de un modo maravilloso, de tal modo que el (presunto) embarazo de la reina, aunque importante, pierde protagonismo a favor de personajes de menos realengo.

Descripciones maravillosas de un Londres único; me recordó a menudo a esa otra gran novela que leí el año pasado: El maestro de la inocencia, donde se hace un espléndido retrato del Londres de la época, con todo su brillo y toda su fealdad. Como si ambos fueran de la mano con absoluta naturalidad.

Descubrimos en María a una mujer muy diferente de la que nos pintaban —y nos pintan aún ahora— los libros de historia (los pocos que lo hacen… ya sabemos que la historiografía española sufre de anglofobia crónica, y lo digo por experiencia): fuerte, decidida, con temores, sí, pero también con una fe inconmovible que la mueve a veces a la crueldad, y al mismo tiempo con una inmensa capacidad para perdonar…

El final… no lo diré… entre otras cosas porque, sencilla y simplemente, no lo sé. En serio, la leí de cabo a rabo, hasta la última sílaba, y sin embargo… No sé cómo acaba… El final es ambiguo, como si la autora pretendiera que el lector escogiera el desenlace que mejor se adapte a su modo de ver la vida.

Un microcosmos de sentimientos personalísimos inserto en el macrocosmos de la Historia, con mayúsculas. Una lectura muy recomendable para aquéllos que, libres de cualquier prejuicio, quieran acercase a la realidad inglesa del siglo XVI.
LA TRISTEZA DE LA REINA

SUZANNAH DUNN. 2008

ALGAIDA EDITORES

335 PÁGINAS

ISBN: 978-84-9877-193-0

jueves, 7 de enero de 2010

El hombre de tu vida. Emily Giffin


Esta es una historia para todas aquellas que alguna vez se han preguntado: ¿cómo puedo querer de verdad al hombre con el que estoy si no puedo olvidar al novio que se fue?

El matrimonio de Ellen y Andy no sólo parece perfecto, es que lo es. No hay grietas en la devoción que se profesan, ni en el modo natural que tienen de sacar lo mejor el uno del otro. Pero en una tarde fatídica, Ellen se topa con Leo por primera vez en ocho años. Leo, el tipo que sacó lo peor de ella. Leo, que la dejó con el corazón partido y sin dar explicación alguna. Leo, a quien no ha podido olvidar del todo. Cuando el reencuentro destapa emociones aletargadas durante mucho tiempo, Ellen empieza a preguntarse si la vida que lleva es la que realmente desea.

El hombre de tu vida es una novela intensa sobre una mujer en la encrucijada del amor verdadero y la vida real.
Sencillamente deliciosa... poderosamente atractiva (y adictiva)... Sólo una recomendación: mejor tener a mano la caja de Klennex... por lo que pueda pasar...
También de Emily Giffin en Debols!llo:
A prueba de bomba
Me lo prestas
El viaje de Darcy

Entrevista a Verónica Butler



Casi se cumple un año desde que conocí a esta fantástica mujer, y me siento un poco en deuda con ella; mucho más cuando recuerdo que soy de las pocas, poquísimas personas que aún no han leído las 136 páginas de Hijos de Caín. Corona Borealis hizo una magnífica apuesta por ella, y según veo en su blog, y por las entrevistas que le han hecho desde su publicación, ha sido todo un éxito. Hoy tengo el placer de entrevistarla para LA DEVORADORA DE LIBROS.

Lo primero que llama la atención es tu nombre; para aquellos que aún no te conocen, diré que es un pseudónimo. ¿Por qué un pseudónimo, y por qué Butler? Para mí, ese apellido evoca la Guerra de Secesión, Georgia, Atlanta, Tara… y por supuesto, Scarlett O’Hara. ¿Tiene algo que ver con todo eso… o la inspiración es otra?

Ante todo quiero darte las gracias por tu amabilidad y por seguir mis aventuras por la red cuando tus estudios te lo permiten. Estoy encantada de charlar contigo.

Butler es un apellido de origen escocés que evoca al protagonista masculino de Lo que el viento se llevó. Adoro a Rhett desde que era una cría y me permití la licencia de usarlo no sólo para mi pseudónimo, sino también para el apellido de Sara Butler la chica de mi segunda novela: La soledad del Olvido.

La verdad es que me está trayendo mucha suerte. Al principio me costó un poco acostumbrarme al nombre, pero ahora no me identificaría como escritora sin él. Me permite mantener mi vida fuera de la literatura en privado.

La mamá que recoge a su hija del cole, la esposa, la hija, no es Verónica Butler la escritora.

Hijos de Caín es una historia de vampiros en un entorno muy poco… usual. ¿Por qué Madrid? ¿Y por qué ahora, en el siglo XXI? Leí en una entrevista anterior que esta novela es diametralmente opuesta a la saga de Crepúsculo, ¿es algo premeditado… o simplemente casualidad?
Es totalmente premeditado.

Conozco un poco la saga de Meyer y en mi opinión como lectora, me gustan los vampiros que son depredadores, salvajes y que esconden la parte más oscura de la condición humana.

Quería escribir una historia que encerrara todo lo que atrae del mito del vampiro pero adaptado a la vida que conocemos hoy.

Siempre me he preguntado qué pasaría si conviviéramos entre vampiros sin saberlo, en nuestra ciudad, con las calles y los lugares que conocemos y decidí crear una novela que contara cómo sería esa experiencia.

Me parece mucho más real y aterrador ese enclave tan familiar para nosotros, que ciudades americanas o inglesas. Al leer la novela puedes ver con tus propios ojos e imaginar a la vez, cómo son las escenas de acción, porque puedes estar en esa ciudad que puede ser la misma en la que vives.

Sabemos que tienes un blog y una web propia. ¿Cómo surgió la idea? Como escritora, ¿qué te ha aportado esta experiencia de comunicarte y promocionarte a través de la red?

Hice el blog cuando la editorial firmó los dos contratos para las novelas. Pensé que era una buena idea contar mis experiencias pasadas y futuras en el mundo editorial, y una bonita manera de recordar el comienzo de mi carrera como escritora.

En él recomiendo y enlazo mis reseñas de libros para la web de Anika, libros de otros compañeros, curiosidades, mi perfil en facebook y los pasos que voy dando.

También podéis leer el primer capítulo de Hijos de Caín.

He incluido hace unos días un pequeño chat donde quien quiera puede hablar un ratito conmigo si le apetece.

La web la hice a finales de verano, me pareció genial contar con un espacio específico donde quien entre puede firmar en mi libro de visitas, saber en que centros y librerías encontrar las novelas, hacer comentarios, ver mis entrevistas en la radio , en la tele local, las reseñas a la novela y entrevistas en blogs, los booktrailers , y más cosas que iré añadiendo…

Pienso que la red es una excelente herramienta para llegar a mucha gente, que puedan conocer tu trabajo y a la vez hablen y opinen sobre él. Es un mundo increíble donde te encuentras gente tan fantástica como tú, que ama y siente pasión por escribir.

La red permite forjar grandes lazos de camaradería.

¿De dónde surgió la idea de escribir? Hay quien dice que escribe desde chiquita, y hay quien en la madurez siente el impulso o la necesidad de ponerse a escribir, a narrar, a compartir… ¿A qué edad empezaste tú a plasmar tus ideas sobre el papel?

Desde que era peque me gustaba escribir historias de princesas y cuentos. Pero realmente a los 20 empecé Sangre de Huno, la primera novela en la que me embarqué y que dejé porque era un proyecto demasiado grande para una primera novela.

Tampoco encontraba la información que necesitaba sobre Hungría, amén de que al perder a mi padre, mi primer y apasionado lector, perdí la ilusión por escribir y la dejé aparcada durante 7 años.

La buena noticia es que estoy en la recta final de esa novela e inmersa en la Primera guerra mundial donde transcurre.

Durante el embarazo de mi hija, cuando guardaba reposo, comencé ha escribir pequeños relatos que me sirvieron para embarcarme en la que sería la primera novela en serio y que acabé en 2008. Esa fue La soledad del Olvido, la que me abrió las puertas a mi editorial.

En estos últimos años la literatura ha dejado de ser lo que era… desde los foros literarios donde escritores noveles (y no tan noveles) intercambian textos de su cosecha… a los e-books; la escritura está más digitalizada que nunca. ¿Bueno, malo, regular…? ¿Qué futuro le ves a los libros en este milenio?

Creo que la era digital va a ser el futuro de los libros, pero aun lejano. Para la falta de espacio en las casas, los ebooks son geniales, pero no estamos muy acostumbrados todavía a ellos.
Aunque sería una alternativa estupenda y más ecológica.

¿Hay alguien a quien agradezcas particularmente todo lo que has conseguido hasta hoy? La pareja, los familiares, los amigos…

En primer lugar a Miguel, mi padre. Él me enseñó amar los libros y me animó desde el principio a escribir. Tenía la convicción de que llegaría a ser escritora. Creer yo también en ese deseo suyo ha hecho que no me rindiera hasta conseguir el sueño que ambos compartíamos.

A mi madre Carmen, que devora mis novelas y me pone por las nubes. Es mi mejor promotora, creo que sólo falta el frutero por comprar la novela. La lleva en el bolso y la enseña a todo el mundo, pinchándoles para que la compren. Tengo un cielo de madre.

A mi marido Juan Carlos que es el que me alienta a diario para que escriba, lee mis novelas mientras las voy haciendo, me ayuda cuando me atasco, comentamos las tramas y es el héroe de todos mis libros, porque todos los protagonistas masculinos tienen algo de él.

A mi pequeña Carla. Ella será mi futura lectora y en quien me inspiraré para nuevos libros. Escribo para dejarle una parte de mí cuando ya no esté con ella.

A mi familia de Segovia, de la que hoy desgraciadamente falta mi padrino Julián. Al menos él ha podido ver la primera publicada y la leyó junto a mi tía. Están tremendamente orgullosos de su sobrina.

Mi prima Rocío, su hijo Jorge que es el niño de Hijos de Caín, y el resto de mi gente en el norte, siempre están ahí para que siga escribiendo, animándome y siguiendo mis correrías a muchos kilómetros de mi casa.

Yo siempre aconsejo a cualquier «descerebrado» que se meta en este mundillo literario que lea, mucho, muchísimo… ¿qué lees tú actualmente, qué lecturas influyen en tu proceso creativo, si es que influye alguna más que otra?

No suelo leer del mismo tema que estoy escribiendo, pero devoro todo lo que cae en mis manos: novela romántica, fantástica, dramática, histórica…

Me encantan los clásicos ingleses y los españoles.

Acabo de terminar un ensayo sobre la Roma de Trajano y ahora estoy leyendo La vidriera carmesí, una historia muy buena sobre el lado oscuro y malvado que todos llevamos dentro.

El nuevo año siempre está lleno de buenos propósitos, ¿cuál es el tuyo?

Terminar del todo Sangre de Huno; Empezar la dieta el próximo lunes y seguirla el resto de las semanas ( mucho más difícil que cualquier novela ) y seguir cosechando buenos amigos.

Y para el verano recopilar la documentación de la segunda parte de Hijos de Caín y ponerme con ella. Ya tengo un guión de la trama hecho.

Todas las historias tienen su banda sonora original, ¿cuál es la banda sonora de Hijos de Caín?

Sin lugar a dudas Evanescence.

Hay autores que se sienten a gusto en un género determinado y no se mueven de ahí ni con grúa. ¿Tú eres de las que exploran nuevos territorios… o te acomodas al tipo de escritura en el que te sientes más cómoda y en el que mejor te desenvuelves?

Me gusta saltar de un género a otro, siempre que me sienta capaz y cómoda en él.

Hijos de Caín es juvenil fantástica; La soledad del olvido es una historia de amor dramática y actual, con la tortura y el maltrato a un soldado de las fuerzas especiales americanas de telón de fondo; Sangre de Huno es otra gran historia de amor, como las grandes novelas antiguas, con un aristócrata húngaro y una chica polaca que luchan en la primera guerra mundial.

lunes, 4 de enero de 2010

El arte de perder


En esta novela el misterio son… las oscuras razones del corazón.


El crimen es… dominar el sentimiento, ir contra la propia emoción, la resistencia a amar.


El detective es… una mujer enamorada que investiga el amor y lucha por hacerlo realidad.


El cebo es… seducir… para que el hombre al que ama muerda el anzuelo de la pasión.


El peligro es… ser destruido por la necesidad de caricias, por la nostalgia, por el deseo.


El juego es… apostar a ciegas.


Y la solución es… perder. Perder una y otra vez. Perder hasta hacer de la pérdida un arte. Perder hasta perderlo todo. Perder hasta quizá… no haber perdido.


Premio Azorín 2009


«Y, sin embargo, cuando buscaba un hombre entre todos los hombres que habitaban el ciberespacio, esperaba, secretamente, dar con uno que le permitiera si no cambiar el mundo, cambiar su mundo y acomodarlo a ese arquetipo especial y único que anhelaba […]»

Lo mejor de esta novela es la poesía que impregna cada línea, la vitalidad y el romanticismo que llenan cada página; lo peor: la portada, que no sólo presta a confusión, sino que obliga a ella.

Relato truculento trufado de mensajes de mail y sms; la peripecia vital de una mujer en la cuarentena que busca el amor a través del chat. El juego de la seducción es enfermizo, casi letal… Y al mismo tiempo tan atractivo, sugestivo y peligroso, que resulta irresistible no sólo caer en él, sino mantenerse en él... hasta la muerte.


En contra, tanta reflexión introspectiva llega al aburrimiento; particularmente echo de menos más acción y dinamismo en la historia. También he visto —y no debería ver en un libro premiado escrito por una filóloga— varios fallos ortográficos y de expresión «de manual de Primaria». Antes que a Escribir, debemos aprender a Redactar con corrección. Y lo que me sorprende, repito, en una mujer que ha cursado una carrera de Filología Hispánica, es encontrarme fallos que a mí no se me perdonan. Lo cual está perfecto, porque son imperdonables. Pero si lo son para mí… también deben serlo para el resto del personal dedicado a la noble tarea de crear «obras de ficción». Como digo siempre: o todos moros o todos cristianos.


No es que yo sea tiquismiquis, ni mucho menos… Digamos que a base de recibir críticas demoledoras de gente muy puntillosa, he aprendido yo también a ser exigente y a criticar aquello que me parece una aberración y un insulto a la lengua española. Ahora bien, por otro lado, me quedo tranquila al ver que los lectores de las editoriales y los jurados de los concursos buscan, ante todo, una BUENA HISTORIA, y si la encuentran, no reparan en fallos «tontorrones». A fin de cuentas, nadie es perfecto, ¿no? Pues bien, a partir de esta premisa, mi único deseo, como candidata al Premio Azorín 2010, es ser medida con el mismo rasero que a los demás.

Verdades y mentiras


Eve Benedict es la última diosa del cine, una sex symbol de voz rasposa con dos Oscars, cuatro ex maridos y toda una legión de amantes que acrecientan su leyenda. No hay secreto ni escándalo que desconozca. Ahora Eve ha decidido escribir sus memorias, y sin tapujos. Hollywood en pleno le pide que no lo haga, pero ella tiene sus razones.

Julia Summers es la biógrafa elegida por Eve para que escriba su historia. Julia ha dejado atrás una vida tranquila en Connecticut y no está acostumbrada a la fastuosidad de Beverly Hills, pero le encantan su trabajo y el hogar que ha levantado para su hijo de diez años, al que debe criar sola. ¿Cómo va a desaprovechar esta oportunidad única?

Sin embargo, el atractivo hijastro de Eve, Paul Winthrop, pondrá a prueba la voluntad de Eve de contarlo todo… y la decisión de Julia de mantener cerrado su corazón. Mientras Julia va sabiendo de qué son capaces los enemigos de Eve para evitar que el libro se publique, descubre también que la gran estrella del cine tiene aún un último y oscuro secreto por desvelar. Un secreto que cambiará la vida de Julia, y que también podría quitársela.

Uno de los muchos descubrimientos del año que acabó fue la autora norteamericana Nora Roberts. Lo cierto es que ya llevaba años en la lista de espera; había visto sus libros, pero francamente no había ninguno que me llamara poderosamente la atención. Hasta que a mediados de julio encontré Verdades y mentiras. Quien me conoce sabe que no me asustan los libros de más de 100 pgs; si el resumen de contraportada me invita, ya puede tener 500 o 1.000 páginas, igual me lo pillo y «lo devoro».

El estado de ánimo también cuenta mucho a la hora de preferir un libro sobre otro, a mí me apetecía leer una historia glamourosa, y ésta sin duda lo es, y mucho. Para los que además de lectores, somos escritores, también cuenta lo que estemos escribiendo en ese momento. Y debido a ello, la novela de Nora fue muy bienvenida a mi humilde estantería. Y lo cierto es que en algunos puntos clave, me fue de inmensa ayuda.

Nora tiene la virtud de envolverte, de hacerte partícipe de sus historias; la capacidad de trasladarte en un santiamén de tu lugar de veraneo al fastuoso —y falso— mundo de Hollywood. El hecho de que una de las protagonistas fuera actriz y la otra, biógrafa, también contó muchísimo a la hora de elegirlo; y para colmo, «el héroe» también le daba a la tecla. Vaya, que tenía todos los boletos para dejarme satisfecha. Y me dejó MUY satisfecha.

He de decir, en su contra, que como cualquier novela del género (romántico) es terriblemente previsible; antes de empezar ya sabes cómo acabará, quién acabará con quién, quien morirá, quién no… Y en este caso… hasta puedes descubrir al asesino… Pero si uno/a va sobre aviso, pues lo que hace, yo en particular, es olvidarse del final, y deleitarse con los detalles y matices de la narración, que son muchos y, de hecho, los que verdaderamente te atrapan y te empujan a pasar páginas sin parar.