ENAMÓRATE

ENAMÓRATE
EL DÍA 30 TENEMOS UNA CITA

sábado, 1 de diciembre de 2012

Vuelvo a ser yo


Ya hace muchos meses que no posteo nada nuevo en este blog. Muchos. Meses en los que no he estado centrada ni dispuesta para escribir, ni receptiva a la visita de las Musas. Pero se acabó. Acabó noviembre y con él esa pereza nostálgica que llevaba cargando como un lastre a mi espalda. Va siendo hora de retomar la rutina habitual de este blog, seguir con las reseñas de libros, volver a contactar con autores que quieran ser entrevistados, animarme a seguir con mis proyectos literarios, y contar todo lo que me pasa por la cabeza. 

Han sido meses de muchas dudas, de mucho dolor y no menos desconfianza; meses en los que me he sentido muy sola, preguntándome si realmente valía la pena seguir con este blog y con los demás. La publicación y la promoción de LE me han sacado de mi letargo por un tiempo, pero también me han vuelto muy egocéntrica, impresión que no quisiera, por nada del mundo, dar a mis lectores.

Hoy cumplimos 4 añitos y quiero celebrarlo diciendo a mis lectores, los más fieles y entusiastas, los que siempre me han acompañado a lo largo del camino —y un camino muy largo— sin críticas ni juicios de valor, que “Vuelvo a ser yo”; que vuelve la Julia optimista que le pone al mal tiempo buena cara, que sigo en la brecha, que no abandono, que a veces estoy ausente, que hay días que no puedo escribir una sola línea porque estoy absolutamente bloqueada, días en que sólo me apetece leer. Leer y aprender. 

Porque veo en estos últimos meses a gente que escribe mucho, pero escribe mal, muy mal, y apenas lee. Lo veo; ellos no lo reconocen, pero yo lo veo; porque somos lo que escribimos y escribimos lo que leemos. Y aunque no señalo a nadie, porque nadie está libre de pecado, estoy triste de ver tanta mediocridad a mi alrededor, y cómo gente con auténtico talento no pasa de sus blogs; algunos han cruzado la línea y han llegado con muy buena fortuna a Amazon. Pero también he descubierto a una “pequeña mafia” en Amazon que funciona así: «yo te leo SÓLO si tú me lees». Pero a ver, ¿qué criterio es ese? Si yo lo siguiera tal y como ellos pretenden, mi estantería estaría apenas con una docena de libros, y no habría aprendido ni la mitad ni la cuarta parte de lo que he aprendido. Una cosa es la solidaridad entre autores y otra muy distinta el chantaje emocional.

Y esta mafia no me gusta nada. Nada de nada. Yo leo si la novela está bien escrita, si tiene un buen argumento, si la trama se desenvuelve con agilidad, si los personajes me llegan al alma, si logra conmoverme y cautivarme desde la primera página, etc. Me da lo mismo si el autor es novel o no; es lo de menos, realmente. He leído novelas impresionantes de autores noveles… pero, por desgracia, también mucha basura. Y estoy harta de leer basura. Sé que esto que digo va a ofender a muchos, y muchos pensarán que este no es el mejor momento para decir “incorrecciones políticas”, a fin de cuentas mi última novela ha salido a la venta y yo quiero vender. 

Pero no quiero vender “a cualquier precio”, ni tener que aparcar mi honestidad natural para vender más, porque, a la larga, esa actitud no lleva a ninguna parte. Tampoco hablo desde el resentimiento, como pensarán algunos; he publicado y hasta el día de hoy no tengo queja de mi editorial. Estoy más que satisfecha de mi trabajo y del suyo; el libro se venderá, lo sé, y gustará, lo sé… Simplemente, nunca he tenido madera de líder y, lo tengo asumido, mis éxitos nunca serán instantáneos, pero sí más perdurables, porque responden a deseos íntimos y personales, a convicciones y creencias determinadas, y no a modas pasajeras. 

Una de estas modas, y no puedo evitar hablar de ello, es la llamada “novela erótica”. El sexo se vive y se practica… No se lee. ¿Una buena novela ha de tener escenas de sexo? Quizá, si el argumento así lo exige. Pero ya me han dicho muchas personas que las famosas y cacareadas 50 sombras de Grey (que no he leído aún… y probablemente no llegue a leer) es sexo puro y duro. No hay más. Y yo quiero más. Yo exijo más en una novela. Si quiero sexo, sé cómo satisfacerme, y no se me ocurrirá ir a buscarlo en un libro. Y sin querer ofender a nadie, resulta patético que las mujeres tengan que recurrir a novelas eróticas para tener un orgasmo. Que sé que pasa, que me lo han dicho. Y es muy fuerte.

Los libros nos hacen soñar; algunos, a través de sus personajes, pueden cambiarnos la vida… No digo yo que no, al contrario; pero si necesitas leer una novela erótica para cambiar tu vida… Tú misma. Y ojo, no señalo a nadie ni digo nombres; el que se pica, ajos come. Afortunadamente, a mí no me hace falta el señor Grey, que por lo poco que sé, tampoco es mi tipo. 

Pero opiniones personales aparte, hay que reconocer que el tema está de moda… ¿Debería escribir una novela erótica? ¿Debería engañar a mis futuros lectores vendiéndoles “la moto” de que mi última novela es “erótica” cuando no lo es ni nunca ha pretendido serlo? No; la moda pasará, como han pasado tantas otras. Sin ir más lejos, el tema “vampiro” ya está superado; se van escribiendo novelas, porque no deja de ser un clásico de la literatura, pero el “boom” Crepúsculo llegó y pasó. Me dicen ahora que la película más taquillera en nuestro país está siendo Lo imposible. ¿Vuelve el cine catastrofista? ¿Necesitamos apocalipsis ajenos para olvidarnos de nuestro propio drama? Sea como sea, hay que ser fiel a uno mismo porque eso es lo único que nos queda.

miércoles, 24 de octubre de 2012

Trampas de seda. Mar Carrión


"Mantendrá al lector al borde de un colapso. La trama no le dejará descansar ni tomar un respiro. En el afán por saber quién se esconde tras la identidad de "el verdugo de Hollywood", el lector se olvidará de comer y de dormir." Románticas al Horizonte".

Un asesino en serie apodado "el verdugo de Hollywood" tiene en jaque a toda la policía de Los Ángeles. Ya se ha cobrado tres víctimas y una cuarta mujer ha desaparecido; todo apunta a que vuelve a ser él el responsable de su desaparición. Todas son jóvenes, todas chicas muy atractivas y... actrices. ¿Coincidencia?

 
 
El detective de homicidios Max Craven, encargado de la investigación, aún no tiene pruebas ni fiables ni concluyentes, pero su instinto le dice que alguna conexión más debe de haber entre todas las víctimas... aparte de la obvia. Alguien de dentro del mundillo del cine se está aprovechando de esa conexión para perpetrar los horribles crímenes que lleva a cabo con cada una de las mujeres; la pregunta es quién. Los listados que se han elaborado para cada una de ellas y que contienen la lista de amigos, familiares y compañeros de trabajo no arrojan ninguna luz. Ningún nombre coincide. Max sabe que hay más de un gato encerrado y una coincidencia afortunada ha puesto en su camino a Jodie Graham, una actriz cuya vida ya estuvo una vez en peligro y la responsable de que la policía diese con unas pruebas que han vuelto el caso aún más escalofriante.


 

No me gustan las novelas de Mar Carrión... No, no me pongáis esa cara, que os veo venir... aún no he acabado. No me gustan las novelas de Mar porque siempre, SIEMPRE, me dejan con ganas de más. De mucho más. Porque leer a esta mujer es... joder!!!! Peor que el chocolate, que por mucho que comas, siempre te quedas con hambre. Vaaaaaaale, llegados a este punto reconozco que soy una insaciable cuando se trata de novelas buenas. Sí, buenas. Digo más: MUY BUENAS

He tardado mucho en hacer esta reseña (mil disculpas a la autora), lo que significa que nada de lo que diga aquí y ahora será una sorpresa para las lectoras. Si digo que se ha superado con creces en esta novela, no diré nada que no sepáis ya. Pero puedo añadir que soy muy feliz de poder disfrutar de la amistad y las novelas de una escritora que evoluciona favorablemente día tras día. Una evolución en positivo que siempre considero natural en cualquier profesional, y en los escritores con más razón.

¿Qué me ha aportado esta novela? Ganas de seguir escribiendo, ¡fíjate tú! A mi el éxito ajeno, sobre todo el de mis colegas, me estimula muchísimo. Y éste es, además, un éxito más que merecido. Me ha hecho vibrar, me ha hecho sentir, me ha hecho llorar, me ha hecho reír. Y sí, caray, ¿puedo confesarlo? Sí, he pasado miedo del bueno en algunas de las escenas. ¡Qué escenas...! De ponerle a una los pelos de punta. Algún día me contarás el secreto, Mar, para escribir novelas de suspense que no den tregua, que tengan al espectador con el alma en vilo, ansioso y expectante. Y bueno, no voy a desvelar nada importante en cuanto a la identidad del asesino, sólo diré que me quedé a cuadros cuando lo descubrí, ¡casi me caigo de la cama = casi me mato...! ¡Queeeeeeé fueeeeeeeeeerteeeee! Pero qué genial al mismo tiempo, ¡y mira que barajaba nombres... pero es que me quedé muda cuando leí el verdadero! Hay que ver qué bien se le da a Mar guardarse ases en la manga hasta el último minuto... Y no me refiero sólo a la identidad del criminal, sino tambien a unos personajillos que aparecen cuando menos te lo esperas y que también te dejan boquiabierta.

De los protagonistas, ¿qué decir? Reencontrarme con Jodie y con Megan después de Decisiones arriesgadas es todo un placer, ¡qué bien me caen estas dos chicas! La historia de Max y Jacob es el colmo de la ternura, el contrapunto a una historia que al principio se presenta más negra que rosa. Me gusta mucho cómo has tratado el tema de la custodia del pequeño, el tema del maltrato y otros tantos temas paralelos que demuestran que detrás de cualquier historia de suspense hay muchas historias paralelas, porque las historias las hacemos las personas, y cada persona es un mundo. Y eso enriquece muchísimo cualquier novela que escribamos (digo esto en plural porque yo también escribo).

Y por último, he encontrado unos nombres femeninos que me han resultado muy familiares, jajajajaja, supongo que es simple coincidencia... Pero me ha gustado mucho ;-)

jueves, 27 de septiembre de 2012

Eterna oscuridad: la sombra de una esperanza. Tamara Díaz Calvete (Enone Cantosereno)


Un camino tortuoso que seguir, una senda oscura que recorrer, enemigos mortales compartiendo un mismo viaje, extraños caminando en busca de la Salvación.
Un Mundo corrompido por las envidias y por las traiciones donde la mentira se esconde detrás de cada piedra. Humanos, Vampiros, Licántropos y Brujos conviven en una ficticia normalidad en donde la Orden intenta imponer su Equilibrio. Nada es lo que parece y todo es verdad.
Tamara Díaz crea un mundo fantástico cuyos personajes esconden en su interior verdades difíciles de aceptar. Da vida a unos seres nada corrientes que se escapan del típico arquetipo. Una maravillosa y apasionante novela.


Parece que fue ayer cuando conocí a Enone en Facebook de la mano de otra buena amiga nuestra, María Martínez, y ahora mira, ya tengo su libro, PUBLICADO, somos compañeras de editorial, y hoy, por fin, me pongo a hacer la reseña de un libro que iluminó mis días negros, que me hizo olvidar tantas cosas malas que recién habían pasado cuando volví de Córdoba, que me hizo evadirme de la dura realidad que esos días me rodeaba.

Pero el mundo que creó Enone en exclusiva para sus lectores es un mundo tan sorprendente, tan mágico y hechizante que todo lo demás desaparece al instante en cuanto conoces a Elisa, a Daniel, a James, a Valthazar, y al "lobito" Grey... Cuando te involucras a fondo en su historia descubres todo un universo propio, oscuro, tenebroso y lleno de peligros innombrables... Y al mismo tiempo, terriblemente seductor. Ya he dicho en mi anterior reseña que no creo en los vampiros... No mucho, lo cual no me impide disfrutar de una buena historia de colmillos ensangrentados de tanto en tanto. He de decir que si no fuera porque conozco a mucha gente en la actualidad que escribe sobre esta temática, hace muchísimos años que me habría quedado estancada con el bueno de Drácula... 

Decir también que el libro de Enone, más allá de la formidable historia que nos narra, para mí tiene un valor sentimental que no se paga con nada. Es maravilloso poder contar con el libro de un amigo en tu estantería; a mi alrededor, y en mi vida diaria fuera de las redes sociales y los blogs, no hay nadie que escriba, nadie que me entienda (como autora), nadie con quien pueda debatir los eternos dilemas de este mundillo tan particular. Y hace diez años un regalo como este era algo inimaginable. 

Lo he dicho y no he faltado a la verdad cuando afirmo que no estoy acostumbrada a la novela fantástica, que no entiendo tanto sobre este género como otra gente. Sólo puedo decir que he disfrutado con esta historia, que se me ha hecho corta, que hubiera deseado cien páginas más donde explicara mejor de dónde venían algunos personajes un tanto oscuros que no han sido desvelados, y que supongo que poblarán la nueva novela. Pero salvo eso, no puedo ponerle más "peros". Sólo puedo dar las gracias por haber tenido la oportunidad de leer Eterna oscuridad. Y quiero el próximo, así que ponte a la faena, Tamara, y no seas tan perezosa como yo.


ETERNA OSCURIDAD
TAMARA DÍAZ CALVETE. 2012
EDICIONES HADES
238 PÁGINAS
ISBN: 978-84-939746-8-8

Ángeles desterrados. Anabel Botella


Hay amores que son inmortales, que traspasan todas las barreras del tiempo y del espacio. Keilan lo sabe. Ha esperado a María durante siglos.
Ahora dispone de una semana para que ella recuerde quién es… quiénes son: Ángeles desterrados sobre los que pesa una terrible maldición.



No me gustan mucho las novelas fantásticas; quien bien me conoce, bien lo sabe. Pero, desde que en 2009 me metí en FB y empecé a conocer autores que, como yo, querían dedicar su vida a escribir, empecé también a abrir mi mente (y mi alma) a otros gustos, a otros géneros, a otras historias, en definitiva. Soy tan terrenal que me cuesta horrores conectar con una historia fantástica, ya sean ángeles, vampiros, elfos, gnomos, hadas... Y sin embargo, he tenido la inmensa suerte de leer cosas estupendas en este género en los últimos dos años. Lo último: Ángeles desterrados. Encontrar esta novela el pasado mes de agosto ya fue, en sí mismo, algo Fantástico. Andaba, de hecho, buscando Eterna oscuridad. Y lo de siempre, buscas una novela, y encuentras otra, así, de sopetón. Y te dices: esto es destino. Esto estaba esperándome. Esto tiene que ir a parar a mis manos...

Y la coges, y la pagas, porque yo siempre pago los libros; ni los descargo gratis (e ilegalmente) de Internet, ni me va mucho Amazon, ni creo mucho en el e-book, por más que sé que tendré que acostumbrarme a él tarde o temprano. Y la miras, y te gusta, y piensas: esto puede estar muy bien; me gusta la portada, y el cuerpo me pide algo fuera de lo normal. 

Ya en casa recuerdas que tienes cosas pendientes, la aparcas pero la vas mirando, te va tentando, te tienta cada vez más y al final caes... de cuatro patas, sin remisión posible. ¿Lo mejor? Has acertado. Y te invade una sensación de paz cuando tras la primera página descubres que te has enganchado. Sí, visceralmente. Y te obligas a dosificar, a leer un capítulo al día... y lo vas haciendo, y te vas disciplinando, pero llegas al capítulo 15 y ya no puedes parar. Y te la lees de un tirón. Y la culpa es del día, que es sábado, que al día siguiente es domingo, que no hay prisa por ir a dormir, que NO PUEDES IR A DORMIR sin saber cómo acabará la historia entre Keilan y María. Que no puedes apartar los ojos de una historia que, increíblemente, te ha subyugado como pocas historias lo han hecho desde hace mucho, muchísimo tiempo. Mucho menos una fantástica.

No creo en ángeles. No creo en demonios. No creo ni en el cielo ni en el infierno. Pero esta historia me ha llegado. Si pudiera definirla con una palabra sería ORIGINAL. Sí, sí, no os riaís. Tened en cuenta que leo pocas novelas de este género, así que no tengo mucho con qué comparar, y para mí, en ese momento puntual en que llegué a la última página, la novela de Anabel era la novela más original que había leído nunca. Probablemente, dentro de unos años, ya no podré decir lo mismo, pero para mí será siempre preciosa, por su modo de narrarla, por cómo mezcla realidad y fantasía, por la ambientación, tan española. Lo reconozco: nunca pensé que una novela así pudiera ambientarse en España. Me descolocó. Y mucho. Pero me gusta que me sorprendan, que me descoloquen, que me rompan los esquemas establecidos. Me gusta parar y exclamar, ¡leches, qué es esto! O ¡Joder, mira con qué me sale éste! Generalmente, leo historias reales o realistas, algunas me gustan más que otras, pero ninguna me sorprende, ninguna es capaz de descolocarme, de decir ¡Caray, qué imaginación! Y cuando lees algo así, además, descubres, como yo he descubierto tras leer esta historia, que no tienes imaginación. Que cuando creías que tu imaginación era desbordante, ¡ilusa!, no tienes ni pizca de imaginación... Al menos no la imaginación que una novela de este género requiere. Conclusión: mucho me temo que jamás escribiré una novela fantástica. Me aterra la idea de no llegar, de quedar mal, porque para escribir novela fantástica, como para todo, se ha de tener talento. 

No soy una spoiler (sea lo que sea eso... bueno, que me dijeron qué es), no os voy a contar la historia, ni voy a hacer un resumen, ni os voy a decir quienes son los buenos y quiénes los malos. Eso lo descubrís vosotros cuando la leáis. Sólo la recomiendo. Sólo os digo que a mí me ha parecido algo sensacional. No soy la mejor crítica, y lo sé. Sólo puedo dar mi opinión. Y decir: quiero más. Quiero la próxima. Quiero aficionarme al género fantástico... pero lo haré con buenas novelas. Y tú, ¿aún no la has leído? No sabes lo que te pierdes...

 
ÁNGELES DESTERRADOS
ANABEL BOTELLA. 2011
NOWEVOLUTION
254 PÁGINAS
ISBN: 978-84-938690-2-1

La página rasgada. Nieves Hidalgo


Emilia Larrieta nace en Madrid a finales del siglo XIX, en el seno de una familia acomodada. Su vida sufre un giro radical cuando la locura de una de sus hermanas destroza la familia. Emilia crece en una barriada marginal y se transforma en una jovencita audaz y desenfadada que ve cómo su vida cambia de nuevo cuando, tras un desgraciado accidente, queda coja de por vida. Pero ni la pobreza ni la cojera podrán con el espíritu de Emilia.
Cuando llegue el amor, se entregará a él sin reservas, pero el destino no se apiadará de sus sueños. Emilia rasgará esa página de su vida en pedazos, y luchará para mantener a su hija y a su propia madre durante los duros años de la guerra civil. A pesar de todas las contrariedades, intentará vivir de acuerdo con sus deseos, eso sí, desquitándose siempre que pueda, a veces a costa de quienes no lo merecen.
Ya anciana, la imparable curiosidad de su nieta Nuria arrancará de Emilia recuerdos de amores perdidos, de verbenas, de hambre, de injusticias y justicias de andar por casa, que enseñarán a su nieta —y a los lectores— muchas cosas que nunca estarán en un libro de historia.

A menudo encuentro a gente que me pregunta: ¿Qué buscas en una novela? Parece fácil la respuesta, y no lo es. Busco emoción, magia (no a Harry Potter), sensibilidad, pasión, intensidad. Busco que despierte todo lo que hay escondido en mi interior, lo bueno, lo no tan bueno, e incluso lo peor... Que me haga vibrar, que me haga sentir VIVA. Y sí, lo habéis adivinado, La página rasgada ha conseguido todo eso y mucho más. Es de esos libros que atesoras en tu estantería, como una joya exquisita, y te preguntas si no será demasiado egoísta no prestarlo, no dejar que otros lo lean... Bueno, para eso estoy aquí haciendo esta reseña: para animar a todo aquel que aún no ha tenido la oportunidad de leer esta maravilla, que vaya, que la compre y la pague, ¡¡¡coño!!!, que con la tontería de Amazon (con perdón) la gente se está acostumbrando a malbaratar la obra ajena como si valiera lo mismo que un pack de Donuts. Y cuando yo encuentro un libro que vale lo que pago por él, doy cada euro besado y requetebesado. Y el libro me costó, si no recuerdo mal, porque lo compré en abril en Córdoba, 17'50€. Vaya, que digo yo que más nos gastamos una noche cualquiera yendo de copichuelas con los coleguitas.

¿Qué vais a encontrar en esta nueva novela de Nieves? Amor, crudeza, un pelín de maldad, otro pelín de locura, mucha miseria... y mucho optimismo, muchas ganas de vivir, de salir adelante... aún a costa de todo y de todos. ¿Quién es Emilia? Particularmente me recuerda a mi bisabuela, o al personaje que yo he hecho de mi bisabuela. Y no es un piropo. Que nadie se equivoque. Al principio le coges cariño porque es optimista, está llena de vida y de buenas intenciones... pero luego da un viraje brusco y, realmente, puedo asegurarlo, llegas a detestarla. Pero por eso me gusta, ¡fíjate tú! Por eso... Porque estoy HASTA LAS NARICES de ver heroínas melosas y remilgadas, todo virtud, todo castidad, todo bondad cristiana, que me ponen de los mismísimos nervios. Aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaargh!!!!!!! Cuando llegó a mis manos la novela, necesitaba a Emilia como agua de mayo, porque por un lado no se hace querer fácilmente, la verdad, pero por otro, es un soplo de aire fresco en la literatura actual donde la mayoría de protagonistas femeninas son tan buenas, tan buenas, tan buenas que te preguntas qué leches hacen las pobrecitas en un mundo tan cruel.

El mundo "cruel" que rodea a Emilia parece hecho a su medida, es un mundo que la pone a prueba diariamente, que no le da tregua ni un instante. Desde bien pequeña ha visto la tragedia campando por su casa como si se sintiera allí la mar de a gusto; primero su hermana, luego su padre, sus hermanos, que pronto emprenderán el vuelo, escapando de la angustiosa situación familiar; el accidente, el primer amor, prohibido, como no podía ser de otro modo, la guerra, el deterioro de un mundo que se desintegra minuto a minuto; la madurez, el segundo amor que, más que amor, es gratitud, o conformismo o qué sé yo... Y la hija, y el yerno, ¡pobre yerno! (Pensando en mujeres como Emilia se hiciero los chistes sobre las suegras), y la nieta (lo mejor de la novela, con diferencia).

Nieves nos avisaba que ésta no era una novela romántica, e incluso juraría que estaba asustada (la muy tontina) porque no sabía cuál iba a ser la reacción de su legión de seguidoras (entre las que tengo el honor de hallarme). Pero a ver, ¿desde cuándo hay alguien que sólo lea un género literario despreciando los demás? Yo leo casi de todo, menos ciencia-ficción y la biografía de Ana Obregón...

Que no es romántica, que es una novela dura sin final feliz, sin "princesa conoce a príncipe y se casan y son felices", pues ¡qué alegría! No seré yo quien le diga: escribe esto o lo otro de más allá. Nieves ha escrito una novela genial, que, para mi gusto, no ha sido suficientemente valorada, ni debidamente promocionada. El tipo de novela que si la escribe Almudena Grandes (y me gusta mucho esta autora) o Maruja Torres, todos se hacen lenguas de lo estupenda que es. Es la Envidia Española. Ya la conocemos todos, ¿verdad? Doy gracias a las diosas de conocer bien a Nieves, de saber que iba a escribir esta novela, y cuándo saldría a la venta... Entre tantísimo libro como vemos a diario, sobre todo los que, como yo, vivimos en una gran capital, es fácil que una novela como esta pase (fatalmente) desapercibida. Pero entre todos los que miramos, algunos vemos. Y entre todos los que se quedan con la paja, yo busco el grano, como la pepita de oro en el fondo del río. Y providencialmente lo encuentro. Y ese hallazgo me hace feliz por un instante, una hora, un día, una semana, un mes, un año... Y al cabo de mucho tiempo puedo volver otra vez a abrir ese libro y volver a sentir, si no las mismas sensaciones embriagadoras, sí otras muy parecidas e igualmente placenteras. Así que por último pero no menos importante, una petición desde lo hondo de mi corazón: Quiero otra novela como esta...
Gracias por este regalo. 

LA PÁGINA RASGADA
NIEVES HIDALGO. 2012
EDICIONES B/VERGARA
316 PÁGINAS
ISBN: 978-84-15420-09-5 

viernes, 3 de agosto de 2012

Entrevista a Tamara Díaz (alias Enone), autora de Eterna oscuridad: la sombra de una esperanza




Hoy es un día muy especial para mí; han pasado muchas cosas buenas en los últimos días y puedo deciros que estoy mucho más animada y dispuesta a enfrentar nuevos retos y a cumplir con todos los objetivos que me propuse a principios de año. Uno de ellos era retomar mi faceta de "periodista" a través de las entrevistas a autores, tanto conocidos como desconocidos.

Y empiezo hoy, y lo hago con una emoción muy especial porque hoy entrevisto a Tamara Díaz (alias Enone), una gran amiga y una estupenda autora quien, como ya os conté el mes pasado, tiene ya a la venta su primera novela: Eterna oscuridad. Pero dejemos que sea ella quien nos desvele los secretos de su obra... y otras cosillas.

Lectora voraz y escritora por vocación, Tamara Díaz Calvete nació un 30 de Septiembre de 1986 en la hermosa y agitada Madrid, aunque se trasladó muy joven a un pueblo toledano donde reside actualmente. Estudió Filología Clásica en la universidad Complutense de Madrid y realizó el Máster en Formación del Profesorado como medio para cumplir otro de sus grandes sueños: ser profesora.
A los diez años escribió su primer relato, que aún guarda a buen recaudo en una carpeta que engorda a pasos agigantados y en cuya portada puede leerse: «Mis Historias». A partir de ese momento, descubrió que la escritura era una necesidad, una compañera en las largas horas de soledad, un vehículo con el que viajar a otros mundos… Participó en todos los concursos que pudo, recibió enhorabuenas en unos, silencios en otros; pero nunca se rindió. En 2010 empezó a escribir su propio blog literario en el que se mezclaban relatos, poesías y artículos; un blog que fue bien recibido y que actualmente sobrevive bajo el nombre de Páramos de Soledad. En 2011 ganó el I Concurso de Relatos Cortos de la Fundación Imprimatur y su relato, Cambiar la Historia, fue publicado junto a otros seleccionados.
Actualmente, trabaja como monitora mientras espera la oportunidad de iniciar su carrera como docente.

¿Qué es Elindora y qué significa para ti?
Es una pregunta complicada…Elindora es una parte importante de mi personalidad y de mi mente…es mi mundo ideal y significa libertad para creer en la magia y en lo fantástico; sin embargo, Elindora también es una muestra de lo que puede pasar en nuestro propio mundo si seguimos actuando como lo hacemos. Un continente destruido por una extraña plaga consecuencia de una arriesgada experimentación, racismo extremo que conlleva la aparición de una serie de instituciones que se creen en el derecho de exterminar todo lo diferente, avaricia, traiciones, corrupción y gente inocente muriendo para satisfacer la codicia de otros… Es complicado, pero creo que Elindora surgió cuando quise aunar la realidad con la fantasía; quería un mundo diferente al nuestro en el que todo fuese posible, pero también quería que cualquiera pudiese sentirse identificado con los habitantes de Elindora y sabía que, para ello, necesitaría dotar al mundo de aspectos similares. 

Un recuerdo de tu infancia vinculado a la Literatura…
Mis abuelos poniendo en la radio del coche los cuentos cuando iban a recogernos al cole a mi hermano y a mí; mi abuelo leyendo el periódico en verano… Hay tantos recuerdos. 

¿Qué hay de ti en Elisa, la protagonista de Eterna oscuridad?
Posiblemente más de lo que querría, la verdad. Elisa es la chica que a mí me gustaría ser: fuerte, decidida, constante, calculadora… Sin embargo, esa parte triste y nostálgica que la caracteriza yo creo que es más mía que de ella, la verdad.

Háblanos de historias de vampiros y danos tu opinión más objetiva…
Ya en la antigua Babilonia existían relatos sobre seres que regresaban de la muerte y se alimentaban de sus seres queridos; en Grecia y en Roma también, los hititas y los hindúes hablan de este tipo de seres…el vampiro es una constante en el desarrollo de las culturas antiguas y se ha transmitido hasta el día de hoy. ¿Por qué? La verdad es que es complicado de entender…yo creo que las historias de vampiros se relacionaban en un principio (e incluso pueden seguirse relacionando, la verdad) con el miedo a la muerte y a lo desconocido, así como la extrema religiosidad de estas culturas primitivas para las que el enterramiento del difunto era importante en cuanto a ritual religioso.
Sin lugar a dudas el vampiro actual nace gracias a la gran labor de Bram Stoker, aunque, en mi opinión, le hizo un flaco favor al folklore vampírico; sin embargo, no puedo negar que será su Drácula el que configure la imagen del vampiro que hoy en día conocemos y que se basa en un metódico estudio del folklore sobre este personaje mitológico y la literaturización del vampiro para hacerle más cercano a los gustos de la sociedad lectora de su época.
Ahora bien, ¿cómo es posible que después de tantos años y tantas obras de temática vampírica este tema siga en auge? No hay que menospreciar lo morboso del tema que ha dado lugar a una amplia extensión de la cultura vampírica en la sociedad de diferentes épocas…además, el miedo a la muerte (sobretodo a lo que de desconocido hay en ella) hace que muchas personas se sientas inclinadas hacia esos seres que han conseguido mantenerse al margen; también podríamos hablar del miedo a la vejez y de un bagaje cultural primitivo que nos hace sentirnos atraídos hacia todo aquello que resulta brutal, cruel, sanguinario…¿quién sabe?
 El caso es que el misterio que emana de estos seres sobrenaturales ha dado lugar a un auténtico boom en el que se ha visto inmerso un público inmenso y muy diferente entre sí; la temática vampírica se ha diversificado, ha adquirido diferentes públicos y, para ello, ha tenido que adaptarse a los diferentes gustos…de esta manera, nos encontramos con que el vampiro que observábamos en Drácula ha cambiado mucho hasta llegar a los vampiros que nos encontramos en Crepúsculo o Vampires Diaries o Medianoche; y al mismo tiempo, estos vampiros se encuentran muy lejos de los que aparecen en las obras de Anne Rice y otras semejantes. Esta diversificación y adaptación ha enriquecido hasta tal punto la temática que hemos llegado a un momento en el que todo nos parece posible en relación a un vampiro…la imagen del vampiro romántico de Stoker se ha quedado anticuada y ha sido sustituida por un vampiro atormentado por su naturaleza y con más sentimientos humanos.
¿Esto es bueno o malo? Creo que es bueno en cuanto a que acerca el mito vampírico a un número mayor de lectores, además de enriquecer la lectura entre los jóvenes que, seamos sinceros, no iban a leer al Drácula de Stoker por las buenas. En ocasiones las mutaciones en el mito son ridículas pero…¿no es un mito, al fin y al cabo? ¿no es, acaso, la literatura un medio para retorcer realidades y crear nuevas? 

¿Existen hombres como Daniel o James… o sólo podemos encontrarlos entre las páginas de una novela inolvidable?
Seguramente sí que existan pero no les veamos jajajaja Daniel es más complicado porque es el chico perfecto…ese hombre dulce y protector que toda mujer quiere tener a su lado; James es más real y yo creo que podemos encontrar un chico como él con mucha facilidad. Como humano es un joven vivaz y alegre, con un punto inocente que resulta sumamente atractivo y, al mismo tiempo, una carcasa de tipo duro mal puesta que hace que digamos: “¡Qué mono!” Sin embargo, y esto es un adelanto, posiblemente os sorprenda mucho su cambio en la segunda novela :P

Cuéntanos un poquito (si puedes) tu primera experiencia editorial…
Me ha sorprendido mucho. Al principio empecé muy ilusionada, según iba avanzando empezaba a comprender que aquello iba a ser una pesadilla… Tienes que enfrentarte a mucha mierda en este mundillo y eso no te lo suelen contar. Vives decepciones, momentos de tensión, ilusiones que terminan en decepciones, desengaños… es como montar una y otra vez en una maldita montaña rusa. Sin embargo, llega un momento en el que tienes que plantarte y dejar de torturarte, porque si no te vuelves loca.
Yo tuve suerte. No he tenido que esperar mucho para publicar; tampoco me he topado con muchos buitres literarios de esos que hay sueltos (entiéndase, editoriales de coedición y coedición encubierta). He aprendido mucho, he disfrutado con las amistades que he ido haciendo y he comprendido que soy feliz de ser como soy y que eso no lo podrá cambiar el hecho de que publique mi obra o no.
En cuanto a la publicación en sí, estoy contenta. Mi sueño era compartir con otros lo que yo tenía en la mente y gracias a la editorial Hades he podido hacerlo; además, me he quedado muy contenta con el trato que he recibido por parte de José Luis, el editor, y no creo que lo cambiase por nada… posiblemente si otra editorial me hubiese fichado, una importante, hubiese tenido una difusión mayor, menos obstáculos…pero, estoy haciendo lo que quiero, tengo cierta libertad a la hora de decidir sobre cosas como la portada o detalles de distribución, puedo participar activamente en la publicidad de mi novela y sé que mi editorial está ahí, para lo que necesite. No me arrepiento, la verdad.

¿Qué mensaje pretendes transmitir a los lectores a través de la historia que cuentas en tu novela?... Si pretendes transmitir algún mensaje.
El mensaje que quiero transmitir en esta novela es que hay que luchar aunque todo parezca perdido y nunca dejarse llevar por el pasado. 

¿Qué puede encontrar un curioso en tu blog Páramos de soledad?
Pues puede encontrar unos desvaríos mentales muy graciosos :P Bueno, la verdad es que podría encontrarse con mi pequeño corazón virtual porque he usado ese blog como una válvula de escape y he dejado plasmados en él miles de sentimientos, ideas, sueños… Supongo que, en cierto modo, los lectores de este blog pueden llegar a conocerme con mayor nitidez, pueden saber lo que pienso sobre situaciones actuales y cómo escribo.

¿Cuál es la diferencia fundamental entre un licántropo y un vampiro? (Para los no iniciados)
¿Según mi novela o según el folklore tradicional? :P Te diré que según la tradición las diferencias son pocas, aunque en un principio los licántropos nacían siéndolo, los vampiros debían morir antes de convertirse. Ahora bien, en mi novela los licántropos son seres humanos que nacieron con unas capacidades sobrenaturales: fuerza extrema, vida prolongada y, lo más importante, la capacidad de convertirse en lobo cuando fuese necesario. En este punto debemos tener en cuenta que, según mi forma de verlo, el licántropo lo es por nacimiento y puede controlarlo, mientras que el vampiro es vampiro porque ha sido infectado y, por lo tanto, le es difícil controlarse.

¿Por qué estudiaste Filología Clásica?
Estudié Filología Clásica porque me encantaba la literatura y me enamoré de las lenguas clásicas en el bachillerato. Además, ya de pequeña era una amante de la mitología y de la arqueología (como prueba tengo una colección de dibujos sobre monumentos romanos, griegos y egipcios que empecé a hacer con 9 añitos). Con 16 años decidí estudiar historia, pero al ver que la carrera de historia se basaba más en la historia moderna que en la antigua (que era la que a mí me interesaba) decidí meterme a Clásicas.

¿Qué nos puedes decir de la continuación (si la hay) de Eterna oscuridad?
Habrá segunda y tercera parte, eso lo tengo claro. Os puedo decir que os va a sorprender porque en la segunda parte vais a descubrir una parte de la historia oculta de Elindora que a mí me ha encantado; además, vais a poder asistir a la evolución del romance entre James y Elisa… os prometo escenas muyyy agradables de leer.

¿Qué le dirías a un autor que ha escrito una novela y la mantiene guardada en un cajón porque ve que el panorama editorial en España se “oscurece” por momentos? 
No pienses en eso, porque entonces nunca te animarás a intentarlo. Simplemente piensa que por intentarlo no pierdes nada. Eso sí, ten en cuenta que es más que difícil vivir de esto, dedícate a ello por diversión o como un hobby muy saludable, nunca como un medio para alcanzar riqueza; y ten siempre presente que el mayor logro de un escritor es conseguir que otros lean sus historias y disfruten con ellas, da igual cómo lo hagas: a través de blogs-novelas, en formato digital, en formato tradicional, con una editorial conocida o una desconocida. No os rindáis nunca, amigos, porque quien la sigue, la consigue :D

viernes, 13 de julio de 2012

Algo hermoso que contar

Son días negros.
No os voy a engañar: estos últimos días están siendo muy negros para mí.
Pero entre tanto nubarrón oscuro y tenebroso que se cierne sobre mi vida, esta semana, como un milagro o un regalo caído del cielo, exactamente del CIELO, se ha abierto paso una luz intensa y mágica. Hermosa. Una luz cargada de esperanza. Esperanza porque ver que tus seres más queridos cumplen sus sueños te da alas para volar cada día más lejos y más y más alto. Esperanza porque llevaba casi un año aguardando a ver este libro en mi estantería. Porque no es un libro cualquiera. Es un libro muy, muy especial. Porque lo ha escrito Enone, mi Enone, a la que conocí el verano pasado en Facebook, a la que tuve el gusto de conocer personalmente este mes de marzo en Madrid. Enone ha publicado su primera novela: Eterna oscuridad. La sombra de una esperanza en papel. Y por fin, el martes, llegaron a mi casa los 2 ejemplares que pedí. Porque yo los pido a pares y, además, dedicados. Porque yo siempre quiero lo mejor de lo mejor, porque no me conformo con poco, por eso, y sólo por eso, ya tengo Eterna oscuridad en mis manos... y ya he empezado a leerla. 

Empecé anoche y seguro que esta noche la acabo. ¿Por qué? Porque apenas puedo soltarla... porque Enone, o mejor dicho, Elisa me ha capturado, cautivado, embriagado; ya no podré dormir tranquila hasta que conozca el final de esta historia... y me contaron que esto es sólo la primera parte. ¡Hay más!

Noticias y regalos como éste le alegran a una el día; renuevan mis esperanzas, mis ilusiones; me reafirman en  mi ambición, me hacen soñar... Ahora quiero el de María, el de Raquel, el de Bea, el de Pat, el de Silvia... y los de tantos otros amigos queridos que comparten conmigo la pasión por la escritura. Esto es sólo el comienzo; nos quedan muchos éxitos por anunciar, muchas ilusiones por cumplir. Sigamos soñando despiertos porque no sólo es gratis, no sólo es sano, sino que, además, si creemos verdaderamente en nuestro sueños... ellos vienen a nosotros tomando la forma de una hermosa y perfecta REALIDAD.

¡Felicidades, Enone...! Tu triunfo es nuestro triunfo.
Ah, Dios, se me olvidaba: Enone es el pseudónimo de Tamara Díaz en FB. Aunque eso ya lo habréis imaginado antes de llegar hasta aquí.

FELIZ VIERNES. OQM.

jueves, 22 de marzo de 2012

Me estreno en Wattpad

Ayer fui mi bautismo de fuego en Wattpad... Subí mi primer relato: Soledades. Relato que escribí en junio de 2009 para la revista digital RomanTica's y que fue galardonado con un premio de las lectoras en abril de 2010, cosa de la cual me siento muy orgullosa.


Digo siempre que el relato corto no es lo mío, y no miento... aunque quizá peque de modestia, y, ahora lo veo mucho más claro que antes; tal vez los relatos cortos que vaya publicando en Wattpad sean una forma maravillosa de darme a conocer entre tanto Lealtades enfrentadas sale a la calle y las Musas me acompañan en la escritura de mis nuevos proyectos. Y digo yo: ¿por qué no? ¿Por qué no aceptar nuevos retos? Hablamos de relatos cortos de diferente temática... ya estoy dándole vueltas al próximo, de aproximadamente 5.000 palabras, aunque también podrían alcanzar 6.000 o 7.000 (nunca más de 10.000) en los que vaya fogueándome poco a poco en esto de la publicación virtual. Me parece una buena idea.


Si las Musas se comportan, tendré nuevo relato colgado después de Semana Santa. Como digo, todavía estoy dándole vueltas al tema, pero podría tener relación con Córdoba, ya que hasta ahora no he escrito ni una palabra sobre mis experiencias en esta ciudad desde que llegué en septiembre del año pasado. Ya os ire contando.


Por ahora os dejo el gadget o widget o cómosellame de Wattpad, en el lateral derecho del blog, de modo permanente. Es un enlace directo a mi perfil, donde ire subiendo relatos, como digo, y mi primera novela, Carnaval, por capítulos, en cuanto los vaya dejando listos para publicar.


Sabéis, los que me visitáis asiduamente en FB, que Lealtades enfrentadas está en una agencia esperando un veredicto (favorable) para su pronta publicación y que tengo una gira de presentación en perspectiva para el próximo año, así que esta novela NO IRÁ al Wattpad... a menos que agote todas las vías editoriales tradicionales. Otra novela que sí podría acabar en Wattpad, pues ya cumplió su ciclo vital hace unos añitos, es No somos dioses. Pero estoy madurando aún la idea... y no prometo nada. Ahí lo dejo, que diría mi buen amigo Miguel.


domingo, 18 de marzo de 2012

La herencia de la rosa blanca. Raquel Rodrein

Tres vidas marcadas por una traición del pasado y el juramento de una venganza. Un amor imposible, aunque predestinado, que trazará el camino a lo largo de los años.

En 1943, Edward O’Connor sufre el mayor revés de su vida: la muerte durante la Segunda Guerra Mundial de Erin, su esposa.

Veinte años más tarde, Patrick O’Connor conoce a Julia Steiner, la mujer que se convertirá en la madre de sus hijos y por la que se enfrentará a su padre y sesgará toda relación con él.

Ben O’Connor, el hijo de ambos, es un renombrado arquitecto neoyorquino que está pasando una temporada en París. Allí tropezará una y otra vez con Sophie Savigny, una joven intérprete que acaba de recibir una propuesta laboral para trasladarse a la sede central de la ONU en Nueva York.

El cirujano irlandés Hugh Gallagher vive en París desde hace unos años. En las últimas semanas, el azar ha colocado en su camino a una joven de la que se ha quedado prendado.

Sophie Savigny será la última pieza de un destino que reunirá unas vidas marcadas por una traición del pasado. Secretos y mentiras silenciados durante décadas, que saldrán a la luz de la forma más inesperada.

Sólo hay algo peor que el silencio: la mentira. Sólo hay algo peor que la traición: la venganza. Y, sin embargo, con estos cuatro elementos Raquel Rodrein construye una historia que te estremece de arriba abajo y de principio a fin. Una narración que te deja sin aliento desde la primera línea, que remueve todas tus emociones y que te hace sentir feliz. Feliz, sí, de haber escogido su libro entre los cientos de miles que había junto a él y que a priori parecían igual de interesantes… Luego ves el precio: 22€. Uhmmm… y te preguntas si realmente valdrá la pena. Tú sabes que sí; tu instinto, ese que raras, muy raras veces te falla, te dice que sí, que te lances, que lo compres, que recuerdes cuánto disfrutaste con Tú escribes el final, y que muy probablemente el siguiente sea mucho mejor. Y lo es, ¡digo si lo es! Me dicen que no puedo desvelar nada de la trama, así que a ver cómo me las apaño para animaros a comprar y leer La herencia… sin decir ni mu del argumento.

¿Os gustan las historias de amor, de amor del bueno, del que sobrevive a la adversidad e incluso a la muerte? ¿Os gustan las historias de misterio donde tienes que desvelar un secreto del pasado celosamente guardado? ¿Os gustan las historias que os enseñan retazos de Historia sin que parezca que estáis estudiando para un examen? ¿Y aquéllas en que, casi sin querer, de anécdota en anécdota, aprendéis cosas fascinantes que antes no sabíais? Pues si os gusta todo eso, ya estáis tardando en leer la nueva novela de Raquel. A veces esta mujer me asombra, y más que asombrarme, ¡me maravilla! Me maravilla su capacidad para recrear ambientes, en esta ocasión nos transporta a la América de principios del s. XX…, —tierra de promisión para miles de emigrantes europeos— y acaba situándonos, después de mil y una vicisitudes, en el siglo siguiente. Ah, cien años, parece mucho… y muy poco al mismo tiempo. Porque desde el principio hasta el final vemos desfilar a unos personajes que se debaten fieramente entre los sentimientos y el deber. En este sentido nada ha cambiado de un siglo para otro. Y al mismo tiempo, sin que nada cambie, parece que nunca antes hubiéramos leído una novela como esta. ¿Qué será lo que la hace tan especial? ¿Qué será lo que nos conmueve tanto?

Os confieso que yo siempre lloro con el final de las novelas… Soy de grifo flojo; invariablemente, cualquier novela medio sentimental me arranca lagrimones como puños. Así que ya os podéis imaginar cómo acabé al llegar a la página 643, ufff… Terrible. Y al mismo tiempo fantástico. Porque Raquel respondió a todas mis expectativas con creces, contándome una historia universal, intemporal, llena de luces y sombras, de miedo y audacia, de héroes, de asesinos, de entrega, de lucha, de fe y de esperanza. De sueños rotos y sueños cumplidos; de la magia de París, del encanto irlandés y el cosmopolitismo neoyorquino. De cómo luchar por un ideal, de cómo no desfallecer nunca, aun cuando el tiempo, ese dictador implacable que no perdona, nos lleve la contraria y nos asome al abismo. Y aún así, seguimos peleando, seguimos viviendo, seguimos amando.

Feliz lectura a todos…

La herencia de la rosa blanca

Raquel Rodrein. 2012

Roca editorial

643 páginas

ISBN: 978-84-9918-428-4

Género: Narrativa contemporánea

martes, 13 de marzo de 2012

Carnaval ya tiene blog propio

Mi primera novela, Carnaval, escrita en 1996, ya tiene blog propio. ¿Y por qué ahora? Pues porque he decidido publicarla en la red.


Aún he de consultar algunas dudas y ver cómo lo hago para subir el archivo a la red; me dicen que tengo que transformarlo en un archivo Kindle ¿y-eso-cómo-se-hace? para que sea compatible con cualquier tipo de lector de libros. Reconozco que aún estoy muy verde en estas lides, y tengo que informarme muy bien antes de dar este paso. De entrada se me plantean algunas cuestiones:


1. ¿Cómo se abre una cuenta en Amazon y cuánto cuesta?

2. ¿Cómo puedo estar al tanto de los libros que se venden/descargan?

3. Si hay beneficios económicos, ¿cuándo y cómo los cobro?

4. ¿Cómo puedo evitar que alguien se descargue la novela de modo gratuito?

5. Subir el archivo a la red ¿tiene algún coste?


Poco a poco espero ir encontrando una respuesta satisfactoria a estas cuestiones.

Os ire informando a través del blog de todos los pasos que vaya dando en esta dirección.


Entretanto os dejo aquí el enlace.




En la barra lateral de la derecha también tenéis un gadget permanente para acceder al blog siempre que os apetezca.


Feliz martes.

En unos días subiré un par de reseñas de dos libros sensacionales que he leído en los últimos días.

¡¡¡¡Os quiero!!!!

lunes, 5 de marzo de 2012

Madrid. 03.03.2012. Un día inolvidable

Enone Cantosereno y yo










Nieves Hidalgo y yo





Yo en la Fuente de Apolo







Detalle de la Fuente de Apolo


Hola, aquí os dejo las fotos de Madrid del sábado; como veis, son sólo 4... A pesar de que me llevé la cámara con la clara intención de hacer fotos a todo lo que se me pusiera por delante... Realmente, un día no da para mucho, sobre todo si tienes 3 citas con 3 escritoras, y con cada una de ellas abres un debate literario que puede ser deliciosamente interminable. En conclusión: hablar, hablamos mucho, pero... fotos, las justas.

Quería haber subido la crónica al blog, pero confieso que hoy no estoy en absoluto inspirada para escribir nada; todas las ideas que el sábado, en el tren de vuelta a Córdoba, me bombardeaban sin parar... han desaparecido súbitamente. Veamos qué tal me despierto mañana, y si las Musas aparecen por alguna parte. Que no haya escrito aún la crónica no significa que el día fuera mal. En absoluto. El día fue insuperable e inolvidable; no podía haber pedido nada mejor. Redondito como un Donut. Todo salió a pedir de boca... e incluso me llevé más de una sorpresa que no esperaba.

Mañana os cuento más, en Éxodo negro.


viernes, 2 de marzo de 2012

Me voy a Madrid


¡Cuántas veces lo habré deseado... y lo habré pospuesto! Pero ha llegado el momento, ha llegado el día. Vaaaale, llegará mañana. Sí, ¡¡¡¡¡¡por fin, mañana me voy a Madrid!!!!!!! Puedo decirlo alto y claro porque ya tengo mi billete, mi guía para no perderme nada, y los teléfonos de los amigos para avisarles de mi llegada. Porque una va a Madrid, aparte de babear delante del cuadro de El Bosco (y otros), para encontrarse (o reencontrarse) con algunos amigos. En mi caso, se puede decir que todas son "citas a ciegas", o sea: gente que has conocido en FB pero a quien todavía no has tenido el gusto de estrechar la mano/abrazar/besar/achuchar. El domingo (o el lunes) escribiré y colgaré la crónica en el blog de Éxodo negro.
¿Por qué allí y no aquí? En primer lugar, porque va siendo hora de actualizar el blog, ya que a medida que van pasando los días, las ideas en cuanto a la trama de la novela se me revolucionan en la cabeza y necesito escribirlas en alguna parte.... ¿y dónde mejor que en el blog? También es verdad que esta excursión es una excusa para encontrarme con Nieves Hidalgo, la gran escritora de novela romántica de nuestro país (voy en busca de ayuda y consejos prácticos, sí, lo reconozco sin rubor), y a que me cotillee un poco sobre el universo de la novela romántica y sobre sus próximas publicaciones 8)) Pero también, si todo va sobre ruedas, hablaré de novela fantástica/vampírica con Enone Cantosereno, le pediré que me cuente en qué anda ahora, y etc, etc... Y hablaremos de política y de otras cosas... Y si la diosa Fortuna me sonríe más aún, volveré a Córdoba con un libro de Rebeca Rus (o 2) firmado bajo el brazo... Pero de todo eso y muuuuuuuuuuuuuucho más os hablo el domingo. Feliz fin de semana.

jueves, 23 de febrero de 2012

Mientras tanto, en Londres... Rebeca Rus


Alex Mata es una humilde estudiante de moda que está a punto de conseguir el sueño de su vida: cursar un máster en la Central Saint Martins de Londres, la escuela de Moda más famosa del mundo (con perdón de la Parson de N.Y.). Por desgracia, su carpeta de trabajos se extravía durante el viaje y Alex llega a Londres en una situación desesperada: sin trabajo, sin dinero, sin amigos y sin poder matricularse en la escuela. Pero el Destino ha ido moviendo sus hilos sutilmente para que su camino se cruce con el de Macarena, una chica bien de una familia de rancio abolengo, David Rees-Hamilton, un seductor y joven millonario especialista en conquistar supermodelos, y Gail Brooks, su abogada y amiga de la infancia.
¿Logrará Alex cumplir su sueño o el Destino se interpondrá en su camino y cambiará su vida para siempre? Es más, si ese Destino existe, ¿es un bromista incurable?
Descúbrelo en Mientras tanto, en Londres…, la nueva novela de Rebeca Rus. Un retrato desternillante sobre el Destino, los sueños y los pobres inmigrantes españoles que buscan desesperadamente en Londres un lugar donde se venda jamón ibérico del bueno.

"Más vale tarde que nunca", se acostumbra a decir cuando hacemos algo con más retraso del debido o merecido. En este caso bien se puede aplicar. Quiero decir: ¡¡menos mal que por fin lo compré y lo lei!! Y no puedo responder con ninguna excusa válida a la pregunta: ¿y por qué no lo hiciste antes? Si busco una excusa que me sirva, puedo decir honestamente que nunca antes había leído nada de esta autora y que me da miedo lo desconocido. Pero suena muy pobre, ¿verdad? Y es que no hay excusa que valga cuando se trata de esta novela. Probablemente la mejor novela chick-lit que he leído desde que descubrí a Marian Keyes, allá por 2003. Las comparaciones son odiosas y yo no voy a entrar en ellas; sólo me congratulo, y mucho, de haber descubierto a una autora como Rebeca. También decir que tardé sólo un par de días en leerme la historia de Alex y David, y que me dieron las 4.40h de la madrugada del martes cuando llegué al punto final. Pero qué final, ¡¡¡qué final, señores!!! De quitarse el sombrero. Y no diré más, que no soy una spoiler.
Después de esta ¿breve? introducción, vamos a analizar un poco la novela, no demasiado por si acaso hubiera por estas latitudes alguien que todavía no conoce a Alex Mata. Ya me pasó una vez que diseccioné tanto la trama y a sus personajes que la autora me llamó de todo menos guapa. Oooops. No quisiera caer en el mismo error.
A priori, esta novela podría parecernos superficial y un poquito frívola... si tenemos en cuenta el mundillo donde se mueven los protagonistas de la trama y el género al que pertenece, la llamada comedia romántica femenina o Chick-lit que tan de moda se ha puesto en la última década. He dicho a priori... Pero Rebeca va más alla --cualquier buen escritor lo hace-- del mero glamour que acompaña al mundo de la moda, los diseñadores de moda, las modelos, la jet-set que acude a los desfiles (y ahí podríamos incluir a Macarena, nuestra secundaria "de lujo") y los multimillonarios (como David) que conquistan a las modelos. Va mucho más allá y nos habla de Sueños, de Ambiciones (en el mejor sentido de la palabra) del Destino (ah, el Destino), de la Amistad. Sí, sí, así, con mayúsculas, como debe ser. Y del Amor.
Lo hace con gracia y con salero. Y con rigor. Y sabiendo muy bien de qué habla. Chapeau!! Sus personajes nos llegan muy hondo (al menos a mí me han llegado muy hondo), y los sentimos vivos y, sobre todo, muy, muy cercanos a nosotros, como ese vecino de la puerta de al lado al que nos encontramos a menudo en la cola del súper... Y hablando de ellos, yo en mi próxima vida me pido ser la reencarnación de Macarena. ¡Qué mujer, por Diossss! Para que luego digan que todas las pijas son clones de Paris Hilton. Jajaja. Ni hablar. Aquí nos topamos con una pija, pero pija pija, de las de apellido compuesto y rimbombante con un puntito British, pero con un corazón de oro. Mmmm, dejadme que lo escriba en mayúsculas, que queda mejor: CON UN CORAZÓN DE ORO. De los protagonistas sólo puedo decir que la química que se establece entre ellos hace que salten chispas; hay magia entre ellos... de la mejor. Pero aquí el Destino, ese Destino que sirve como telón de fondo a la novela y que la autora maneja magistralmente, se pone tontito, caprichoso, ingobernable. Y juguetón. Bueno, si no fuera así, la novela no tendría 436 páginas, sino sólo apenas 200. Como buena comedia, Mientras tanto... va liando la trama con encuentros, desencuentros, ahora sí, ahora no, ahora todo me va de putísima madre... ahora me va de putísima pena, ahora quiero, ahora no quiero... y una serie de secundarios adorables que salpimentan la vida cotidiana de Alex, llenándola de risas.
Siempre digo que tan importantes como los protagonistas son los personajes secundarios, o si acaso más. Sobre todo en este tipo de novelas donde el final feliz se entrevé antes de abrir el libro por la primera página. Cuando sabes que el chico guay y la chica monísima de la muerte acabarán uniendo sus destinos por Siempre Jamás, lo que te da vidilla mientras vas pasando las páginas son las historias de los secundarios, sus miserias, sus logros, sus frustraciones. Sí, los segundones, si los queremos llamar así, también tienen sueños, talento y ganas de vivir y de enamorarse. Sus vidas también merecen ser leídas y/o escuchadas. En cualquier novela romántica que se precie, yo siempre acabo encandilándome con la Mejor Amiga o el Mejor Amigo de los "protas". Y ¡ojo!, que una de las bazas fuertes con que cuenta esta novela, a mi modo de ver, es con el charme de la protagonista; una chiquita del montón, de Valladolid nada menos, con mucho empeño, con un talento innato para transformar cualquier prenda, y con un carácter que enamora al más pintado. Rebeca ha dado una vuelta de tuerca a los prototipos de la comedia romántica, y su heroína es normalita, como tú, como yo, como las que todos los días vamos calle arriba, calle abajo, buscándonos la vida, tratando de sobrevivir, tal y como lo hace ella. ¿Y te sorprende que un tipo como David se nos enamore de semejante criatura? Hay que conocer a David para entender las razones de su Amor... pero eso no lo desvelo aquí, no, no, no... Conocer a este HOMBRE es un lujazo y hay que "pagarlo", o sease: comprar y devorar la novela como hice yo.
Y por último, no me olvido, no; nunca me olvido de los antagonistas porque son la caña, la sal de la tierra, ¿qué sería de las novelas de cualquier género sin los malos de la historia, eh? NOTHING. Nada. Aquí tenemos a dos antagonistas claras, quizá tres, si nos da por incluir a la señora Nolan, la casera del Hibernian Hostel, aunque yo la veo más esperpéntica que peligrosa. La primera "criatura maligna" es Gail Brooks, la eternaamigaincondicional (no tanto a la hora de la verdad)-enamoradahastalamédula del chico guay, que intrigará aquí y allá para arruinar la relación de los protas; y la madre de Macarena que parece sacada... de no sé dónde, la verdad. Ah, sí, del Hola... ahora caigo; es una señora de revista, que pasa revista, que crítica por el mero gusto de criticar y que es más miope que yo. Miope ha de ser para no ver la joya que tiene en su casa. Sí, sí, claro que me refiero a su hija... Pero incluso esta mujer no es propiamente maligna. Es una comedia romántica; tampoco veremos asesinos ni proxenetas ni mercenarios ni terroristas... Ante todo, y aún en el peor de los casos, vemos gente. Humanos. Muy humanos. Con muchas debilidades, con mucha mala leche, con un puntito de mezquindad en algunos casos y de soberbia en otros... pero Humanos. Gente que sólo quiere vivir. Gente que sólo quiere amar y ser amada.
Conclusión. Una delicia de novela. De esas que te encuentras una vez cada diez años, que te hace reír, que te hace llorar, que te hace gritar, que te enseña --o te recuerda-- cuáles son las cosas importantes en la vida, que te muestra tu reflejo, que te dice: Eh, las chicas del montón también podemos vivir cosas extraordinarias; que te demuestra con meridianos ejemplos que las apariencias engañan, que nada (ni nadie) es lo que parece, y que tu Media Naranja aparece dónde y cuándo menos lo esperas. Del 1 al 10, un 12.
Y aclarar, antes de hacer "clic" en Publicar entrada, que no hago una reseña con tanto gusto desde julio del año pasado. Ahí lo dejo.

MIENTRAS TANTO, EN LONDRES…
© REBECA RUS. 2011
ESENCIA/PLANETA. 436 PÁGINAS
ISBN: 978-84-08-10103-1
GÉNERO: CHICK-LIT