ENAMÓRATE

ENAMÓRATE
EL DÍA 30 TENEMOS UNA CITA

miércoles, 23 de enero de 2013

Entrevista a David Rozas, autor de novelas y relatos de terror


Hoy presentamos a David Rozas, autor de novelas y relatos de terror, pero dejemos que sea él quien nos cuente un poco más de su trabajo como escritor y articulista y sobre sus gustos literarios, sus hobbies, pasiones, manías, etc.

Biografía: David Rozas Genzor (Zaragoza, 1979) creció alimentándose de libros, cómics y películas de terror, fantasía y ciencia ficción. Esa inquietud constante hizo bullir su imaginación y lanzarse a escribir desde bien niño, logrando premios en el colegio, en el instituto y en la facultad gracias a relatos breves.
Colabora en la revista comarcal Zafarache con artículos históricos desde 2008, como crítico literario en la web Casa de libros perdidos (DRG -2010) y como crítico de cine en Athnecdotario Incoherente con el seudónimo de Rozikas desde 2011.
Es miembro de NOCTE, ESMATER y E-ATER, asociaciones de escritores de terror dentro y fuera de España.
En 2010 decide formarse seriamente en la escritura e ingresa en la Escuela de Escritores de Zaragoza. Fruto de su esfuerzo y constancia, es premiado en 2012 con un segundo premio en el Certamen Literario Enrique Jardiel Poncela de relatos. Pero su mayor logro literario hasta el momento llega unos meses más tardes, cuando obtiene el tercer premio del Certamen Literario organizado por la editorial Seleer, que conllevará la publicación de los cuatro relatos de terror presentados al concurso.
            Desde las entrañas es el título resultante para el primer libro de este autor zaragozano. Supone el pistoletazo de salida para una larga carrera literaria, cuyo siguiente hito está ya a la vuelta de la esquina.


Sinopsis de Desde las entrañas: Desde las mismas entrañas de su creador, surge una obra tan trepidante como perturbadora. Cuatro relatos adictivos sumidos en una atmósfera malsana y desasosegante que atraparán al lector desde la primera página. Cuatro historias distintas donde las vidas de sus personajes giran 180 grados de forma súbita hacia la fatalidad. Un grupo de supervivientes enfrentándose al horror que esconde una casa llena de recuerdos y peligros; una extraña niña con un cometido impredecible que irrumpe misteriosamente en la vida de un joven; un accidente imprevisto en las minas de Marte que teñirá de rojo las vidas de los colonos; un embarazo tan increíble como relevante desembocará en el más difícil de los partos para su progenitores. La imaginación y el talento de David Rozas están detrás de las escenas tensas que nos esperan en cada paso de página, como quien da la vuelta a una esquina oscura y siniestra tras la que sólo aguardan horrores.
            Ya no hay vuelta atrás, amigo lector. Tú y yo solos aquí dentro. ¿Te atreves a traspasar el umbral y enfrentarte a lo desconocido?
Desde las entrañas", Seleer, 2012. 102 páginas. Rústica. Relatos. Terror.


Entrevista

DL. Tu primer libro es un conjunto de 4 relatos. ¿Por qué relatos? ¿Te encuentras más a gusto con el relato corto que con la novela larga?

DR. Los relatos son un buen caldo de cultivo para escritores nóveles, pues así uno se forma y adquiere experiencia. Siempre he escrito relatos y me he sentido más cómodo así porque te da la posibilidad de tocar muchos temas y probar estilos diferentes. He de decir que cada vez mis relatos largos tienden a ser novelas cortas, y eso me ha llevado a plantearme a escribir mi primera novela. De hecho, estoy ultimando una obra a cuatro manos con un escritor madrileño, David Ruiz del Portal, dentro del género Z. Se trata de una trilogía llamada “El Legado de Christie”, que estará formada por tres diarios ilustrados por el dibujante madrileño Juapi.
Volviendo al hilo de los relatos, mi primera publicación ha sido una antología que viene precedida por un premio literario otorgado por la editorial Seleer. Yo presenté los cuatro relatos el pasado año al certamen que organizaba la editorial junto con la web “Athnecdotario Incoherente” y obtuve un tercer premio que me ha servido para la publicación de los mismos. El título con el que bauticé a la obra hace alusión a la manera de escribir tan visceral y truculenta que tenemos los autores del género, y la imagen de la portada que ilustra tanto el título como esta reflexión, salió de los trazos geniales de las manos de Juapi.

DL. He leído que pasaste por la Escuela de Escritores de Zaragoza. Dinos, ¿qué te aportó de bueno y positivo? ¿La recomendarías a futuros autores?

DR. Cuando se tiene una inquietud constante por la escritura desde la infancia, lo mejor es cultivarla y perfeccionarla. Y si tienes a alguien detrás con más experiencia que tú aconsejándote, siguiendo tus escritos y ayudándote a mejorarlos, esa aportación vale su peso en oro. Descubrí la escuela cuando más la necesitaba, y su paso por allí me ha ayudado enormemente. Han sido dos años de aprendizaje muy buenos, donde he pulido los típicos errores de base y me he ido superando cada vez más. Todo esto no sólo se debe a mi esfuerzo, sino a la inestimable ayuda de mi profesor, el poeta y escritor chileno Julio Espinosa, y a mis compañeros de clase, a quienes espero ver dentro de poco presentando también sus primeras publicaciones.

DL. ¿Sigues una rutina de trabajo como escritor? ¿En qué consiste?

DR. La misma palabra lo resume todo: rutina. El hábito hace al monje, o en este caso, al amanuense. Hay que cultivar la escritura casi a diario. O cuando nuestro tiempo nos lo permita, pero sin espaciarlo demasiado. Crear tanto ese hábito como esa atmósfera confortable de escritura se consiguen con constancia e ilusión. Hay que vencer la pereza y el desánimo, y si en verdad queremos sacar algo provechoso de nuestra inquietud literaria, hay que currar dentro de unos horarios frecuentes. Pero tampoco conviene obsesionarse; hay que trabajar disfrutando, porque sin disfrute no surgen los resultados que esperamos.

DL. ¿Por qué terror? ¿No es la realidad actual ya bastante terrorífica?

DR. Así es; ya vivimos dentro de un panorama socioeconómico bastante desalentador y pre-apocalíptico, y quizá los lectores por norma general prefieran evadirse de la tensión del día a día con obras románticas, históricas, fantásticas, o incluso eróticas, que están últimamente tan de moda. Pero yo me decanto por el terror y lo fantástico porque es el género que más me gusta y donde me muevo con más soltura, ya que he leído siempre mucho y desde niño he visionado más películas de terror que de dibujos animados. Además pertenezco a una generación que ha crecido entre los 80-90, donde aparecieron grandes títulos cinematográficos que han alimentado el campo visual de inspiración para muchas escenas de mis creaciones.
Con ello no quiere decir que siempre me fije en este género, sino que será, probablemente, mi campo habitual. Mi intención es probar en otros terrenos a lo largo del tiempo, porque nunca se sabe dónde puedes hallar más éxitos. De hecho, ya he recibido un premio por un relato que nada tenía que ver con situaciones terroríficas ni truculentas.

DL. Como escritor de ciencia-ficción, ¿ves ante ti un futuro apocalíptico plagado de desastres y catástrofes?

DR. No es mi género predilecto, aunque lo haya tocado con el relato “Nubes de Marte”. Pero está claro que, al ritmo que nos estamos cargando el planeta y que estamos inmersos en un Universo donde continuamente explosionan estrellas, se forman agujeros negros y todo es caos, algún día nos extinguiremos. Sólo espero ese día no me pille escribiendo un best seller.

DL. ¿Cuál es tu libro favorito y por qué?

DR. No sabría decirte sólo un libro, porque eso es tan ambiguo y universal que si sólo existiera una especie de “biblia” por género todos los escritores tenderían a imitarla, con lo contraproducente que eso sería. Pero sí puedo decirte varios libros y autores que me han marcado dentro del terror. Así, tenemos a David Jasso (“La Silla”), José María Tamparillas (“Carne de mi carne”), Emilio Bueso (“Diástole”, “Antología”), Manel Loureiro (“Apocalipsis Z”) y Carlos Sisi (“Los Caminantes”, “La hora del mar”) dentro del panorama nacional, y a David Wellington (trilogía “Zombie”), Anne Rice (“Crónicas Vampíricas”), Richard Matheson (“Soy Leyenda”), Cormac MacCarthy (“La Carretera”), y los clásicos Edgard Allan Poe y Clive Barker (“Libros de Sangre”). A modo curioso, y no para que todos los aficionados al género se me lancen al cuello (no por vampirismo), he de decir que no he leído nada de Stephen King ni de H.P. Lovecraft, al menos de momento. Quizá algunos piensen que así no iré a ninguna parte, pero que recapaciten y piensen que tanto King como Lovecraft no se leyeron antes a sí mismos.

DL. ¿Cuándo creaste tu blog, qué te proponías al principio de su creación?

DR. Básicamente, tener una plataforma en la red donde volcar mis relatos para que la gente me fuera conociendo. Pretendía también recibir ese “feedback” a modo de respuesta de los lectores para saber si gustaban mis trabajos y los estilos que les imprimía. Desde la publicación de “Desde las entrañas”, únicamente cuelgo las reseñas del libro y las fotos de las presentaciones, así como noticias relacionadas con él o conmigo dentro del mundo literario. Me vino bien hacerlo, ya que junto a las redes sociales, es el medio con el que se llega a más gente fuera de los circuitos físicos habituales.

DL. ¿Qué tal te llevas con las reseñas a tus libros?

DR. Bien, siempre y cuando las críticas sean constructivas y no destructivas. Son muy importantes las críticas, tanto las de los lectores cero como las de los lectores finales, porque de ellas aprendes y sabes si lo que estás haciendo es bueno, malo o regular. De momento, las críticas de “Desde las entrañas” son bastante positivas y estoy muy satisfecho por ello. Se agradece enormemente cuando han sido tus primeros relatos “serios”, frutos de un año entero de trabajo y esfuerzo.

DL. Un autor del que hayas aprendido algo…

DR. De todos se aprende. A todos les marcan King y Lovecraft, cosa que yo no puedo decir. Yo me quedo con el terror patrio, que sin que sirva de excusa, bebe de todos los clásicos. Me impresionaron mucho Barker y Matheson en su día, al igual que Poe cuando era niño y leí “El péndulo”, “El gato negro” y algo más de su obra, pero hoy en día tenemos notables narradores en nuestro país sin contar con los que están llamando continuamente a la puerta, que cada vez son más. Y eso es muy positivo para el género, que poco a poco y no sin esfuerzo, está creciendo en adeptos y ventas.

DL. ¿Te mueves mucho por las redes sociales? ¿Son un buen lugar donde encontrar nuevos lectores?

DR. Como ya he dicho antes, son un modo estupendo de promoción. Me muevo bastante en ellas, más en el blog y en Facebook que en Twitter, y son hoy por hoy indispensables para alcanzar un amplio número de seguidores y lectores, recibir respuestas de tus trabajos, lanzar promos, publicar reseñas, pedir opiniones…  En definitiva, estar más cerca de tu público, incluso a tiempo real.

DL. Háblanos un poco de tu experiencia editorial, ¿has ido de la ceca a la meca o fue llegar y besar el santo?

DR. Yo acabo de estrenarme profesionalmente, así que de momento no puedo decir gran cosa. “Desde las entrañas” vino precedido de un premio literario que tenía como mención la publicación en papel, entonces puede decirse que llegué y besé a un santo barbudo, sin desmerecer a los imberbes. Si me preguntan de aquí a un año, cuando tenga en las librerías el primer volumen de “El Legado de Christie” y alguna que otra antología en la que participo y que incluso coordino, quizá sea más realista. Lo que sí puedo añadir es que no es fácil publicar, incluso si la obra es buena, y más si eres autor novel. Hoy en día pocas editoriales apuestan por los nuevos talentos, a no ser que la obra apunte al estrellato o se utilice la fórmula socorrida de la autoedición, tan mal vista por llevar aparejada la idea del mal autor. Sin embargo, hay muchos buenos escritores que no tienen más remedio que autoeditarse porque, incomprensiblemente, siempre quedan puertas cerradas para ellos o la situación  económica de las editoriales convencionales tampoco lo permite.

DL. Un consejo para futuros autores…

DR. Mucha paciencia. Que lean mucho, escriban mucho y no se desanimen lo más mínimo porque no lleguen los resultados que esperan. Y si eso ocurre, que sigan leyendo y escribiendo más aún. Que se dejen aconsejar por gente experta y que escuchen todo lo bueno que les puedan decir. Y ánimo, al final con esfuerzo y constancia siempre llegan los reconocimientos. 

DL. ¿Se puede vivir de la literatura hoy día?

DR. Eso es lo que mucha gente que no conoce este mundo piensa, que sí se puede. Desafortunadamente, un autor novel o poco conocido debe recorrer mucho camino y tener un amplio bagaje en su mochila para ello, salvo que des con la tecla correcta desde el inicio y seas una J.K. Rowling, narres los amoríos de vampiros crepusculares o cuentes con vellos y arañazos las experiencias sexuales más morbosas. No puedo hablar todavía por mi escasa experiencia, pero me atrevería a decir y casi ratificaría que sí se puede vivir de esto, pero solamente si eres un escritor de best sellers. Así que, ¡a trabajar se ha dicho! Paciencia, esfuerzo y constancia, nunca lo olvidéis.

Enlaces de interés: