domingo, 17 de febrero de 2013

Entrevista a Mar Carrión, autora de Trampas de seda


Hoy presentamos a Mar Carrión, una autora a la que muchos de vosotros ya conocéis porque su meteórica carrera la ha situado entre las mejores novelistas nacionales de Romántica. Una mención muy merecida porque sus novelas, sabia mezcla de romance y suspense, son muy bien acogidas por los lectores, entre los que felizmente me encuentro. Ya hace tiempo Mar estuvo aquí para hablarnos de Decisiones arriesgadas. Hoy viene a hablarnos de Trampas de seda, donde recoge a uno de los personajes de aquella novela, Jodie Graham, y la sitúa en el  epicentro de la acción de este thriller romántico que ha hecho las delicias de cientos de  personas y que ya ha cosechado varios premios y reseñas con una muy alta valoración de su obra general y de esta última historia en particular.

Biografía: Mar Carrión nació en Albacete y es Licenciada en Derecho, actualmente escritora de novela romántica contemporánea y de suspense. Su primera novela, Bajo el cielo de Montana, ganó el III certamen de la editorial Terciopelo en el año 2008. En 2010 publicó Decisiones arriesgadas y en 2011 Senderos. Ese mismo año ganó el I certámen de novela corta de la editorial Harlequín con la obra Mary cambia su destino. En 2012 publicó Trampas de seda, con la que fue ganadora de dos premios Dama: a la mejor novela actual nacional y a la mejor autora española. 

Sinopsis de Trampas de seda:
Un asesino en serie apodado «El verdugo de Hollywood» tiene en jaque a toda la policía de Los Ángeles. Ya se ha cobrado tres víctimas y una cuarta mujer ha desaparecido y todo apunta a que vuelve a ser él el responsable de su desaparición. Todas son jóvenes, todas chicas muy atractivas y... actrices. ¿Coincidencia?
El detective de homicidios Max Craven, encargado de la investigación, aún no tiene pruebas ni fiables ni concluyentes pero su instinto le dice que alguna conexión más debe de haber entre todas las víctimas... aparte de la obvia. Alguien de dentro del mundillo del cine se está aprovechando de esa conexión para perpetrar los horribles crímenes que lleva a cabo con cada una de las mujeres; la pregunta es quién. Los listados que se han elaborado para cada una de ellas y que contienen la lista de amigos, familiares y compañeros de trabajo no arrojan ninguna luz. Ningún nombre coincide. Max sabe que hay más de un gato encerrado y una coincidencia afortunada ha puesto en su camino a Jodie Graham, una actriz cuya vida ya estuvo una vez en peligro y la artífice de que la policía diese con unas pruebas que ha vuelto el caso aún más escalofriante.

¿Podrá hallar al asesino antes de que se cobre una nueva víctima? ¿Quién se esconde tras el macabro apodo?



Entrevista

DL. Volvemos al suspense con Trampas de seda después del romance Senderos, ¿te gusta alternar ambos géneros?

Me encanta y la verdad es que no sabría por cuál decantarme. Alterno ambos géneros porque las novelas de suspense me dejan tan agotada psicológicamente que después necesito refrescarme la mente con una historia más “ligera” por decirlo de alguna forma, porque las contemporáneas también suelen darme más de un quebradero de cabeza, jaja.

DL. En esta novela encontramos personajes que ya vimos anteriormente en otras novelas tuyas, ¿obedece a algún propósito especial o lo haces simplemente porque te apetece?

Un poco de ambas cosas. Cuando estoy escribiendo una novela y presento el elenco de personajes secundarios, siempre hay alguno que brilla con luz propia y que podría ser un buen personaje principal en su propia novela. En el caso de Trampas de seda, la protagonista es Jodie Graham, un personaje secundario de Decisiones arriesgas (la anterior novela de suspense) cuyo papel era muy intrigante. Me gustó, dejé su historia abierta y decidí contarla más tarde. Y así surgió Trampas de seda.

DL. ¿En qué estas trabajando ahora mismo?  

Ahora mismo estoy trabajando en una novela contemporánea con personajes completamente nuevos, aunque no son tan nuevos para mí y te contaré por qué. Resulta que El mensaje de la lluvia (así se llamará), es una novela basada en otra que escribí hace muchos años, antes que incluso Bajo el cielo de Montana (mi primera novela publicada). Evidentemente, ese manuscrito está en el fondo de un cajón del que espero que no salga nunca porque es horrible jajajaja, pero tenía unas cuantas ideas buenas que era una pena que quedaran ahí en el olvido. Después de varios años ignorándolo, pensé que había llegado el momento de pulirlo de arriba abajo, de capturar la esencia y de contar la historia de nuevo. Y en ello estoy, ¡espero que os guste!

DL. Sabemos que has recibido muchas y muy buenas críticas de Trampas de seda, ¿qué te han aportado de cara a futuras novelas?

Sinceramente, toda la atención que está cosechando Trampas de seda me abruma, a veces me quedo con cara de tonta sin saber cómo reaccionar. Lo que las reseñas positivas me están aportando es seguridad de cara a afrontar futuros proyectos pero, ante todo, el cariño de las lectoras que me llega en dosis diarias a través de la pantalla del ordenador.

DL. ¿Cómo ves el panorama editorial de cara a este año que recién ha comenzado? ¿Hay que pensar en positivo?

Siempre hay que pensar en positivo. Si te refieres a la crisis, es cierto que atravesamos un mal momento que afecta a todos los sectores pero, por fortuna,  la gente sigue leyendo. Además, creo que la novela romántica tiene a las lectoras más fieles, por lo que tenemos que ser optimistas. Y respecto a los subgéneros de la novela romántica que más se están publicando en la actualidad, lo que sí pido a las editoriales es que se arriesguen un poco más y que apuesten por todos ellos, vamos, que no se dejen llevar tanto por lo que está de moda.

DL. ¿Tomas en cuenta las sugerencias que te hacen tus lectores?

Siempre. La opinión de los lectores es importantísima para mí. Tras publicarse Decisiones arriesgadas, fueron ellos quienes hicieron fuerza para que contara la historia de Jodie Graham, que tenía en esa novela un papel secundario, así que le di prioridad a Trampas de seda respecto a otros proyectos. Y en cuanto a las reseñas y críticas que hacen, siempre intento aprender de lo negativo para seguir aprendiendo como escritora, porque sé que todavía me queda un larguísimo camino que recorrer.

DL. ¿Has pensado alguna vez en probar con la literatura juvenil o la literatura más fantástica?

La verdad es que nunca me lo he planteado. Creo que cada escritor debe conocer cuáles son sus limitaciones y, en mi caso, en ninguno de esos dos géneros a los que respeto muchísimo, sabría desenvolverme. Creo que uno tiene que escribir sobre aquello de lo que tenga algo que contar. Sí que hay otros géneros dentro de la novela romántica que me llaman mucho la atención. Siempre he dicho que si tuviera que probar con algo diferente a la contemporánea o al suspense, sería con la erótica. Los temas paranormales también me atraen, pero no me llaman la atención las novelas de vampiros. Si escribiera algo paranormal, sería en la categoría de romántica de terror, jaja.

DL. ¿Cómo te documentas a la hora de abordar una nueva historia?

Pasando largas e interminables horas buceando en Google. Las escritoras muy conocidas, como muchas americanas, no saben la suerte que tienen al poder presentarse directamente en la comisaría de policía para entrevistarse con un detective de homicidios para recabar información. Pero muchas como yo no podemos hacer eso, así que no nos queda más remedio que utilizar los buscadores, los traductores, y ser lo más fieles posibles a la realidad.

DL. Es habitual en ti ambientar tus novelas en U.S.A, ¿por qué?

No obedece a ningún motivo especial salvo al de la inspiración. Me encanta explorar territorios lejanos y lugares que quizás nunca tenga lo ocasión de visitar. Lo desconocido fomenta mucho más mi imaginación. De cualquier forma, yo creo que el país escogido para escribir una novela es lo de menos, lo importante es escribir una buena historia de amor que atrape al lector.
Siempre digo que como lectora me da exactamente igual la ciudad o el país en el que esté ambientada una novela, pero como escritora no me sucede lo mismo.

DL. Cuando creas a un personaje, ¿le entregas algo de ti o buscas el contrapunto, que sea totalmente diferente a lo que tú eres y conoces?

Respecto a los personajes masculinos siempre intento describir el que sería el hombre ideal para mí, aunque con sus defectos por supuesto, que el hombre perfecto no existe y además sería muy aburrido. Y en cuanto a las protagonistas femeninas, si en ellas hay algo de mi no soy consciente, aunque imagino que algo tiene que haber. Cuando creo un personaje femenino principal, necesito admirarla, y muchas veces las utilizo para hacer cosas que yo no haría en la vida. Así que creo que busco el contrapunto, porque son totalmente ajenos a todo lo que me rodea.

DL. ¿Tienes algún método o disciplina de trabajo… o te mueves según la inspiración de las Musas?

Un poco de ambas cosas. Siempre intento escribir todos los días porque en cuanto te alejas un poco de la historia y de los personajes, es muy fácil perder el hilo argumental. Afortunadamente, las Musas son generosas conmigo y suelen rondar a mí alrededor casi todo el tiempo, por lo que se hace muy fácil encontrar ese momento para ponerse a trabajar.

DL. Y por último, como lectora, ¿a qué autores sigues? ¿Hay alguno que te inspire especialmente con su obra?

En romántica sigo a muchísimas autoras, sobre todo en novela contemporánea. Me encantan Sandra Brown, Susan Elizabeth Phillips, Lisa Kleypas, Pamela Clare, Rachel Gibson, Karen Robards, Karen Rose… y cada vez consumo más producto nacional porque tenemos a unas autoras españolas maravillosas. Estoy segura de que todas ellas me aportan algo, aunque luego cada escritor tiene que tener su propio estilo.

Enlaces de interés: