MES INDIE

MES INDIE
OFERTA!!!!

viernes, 20 de marzo de 2009

Tardor d'estiu. Mònica Esbert


Hola... Como sabéis, a principios de este año conocí a una nueva autora: Mònica Esbert; como a los escritores nos gusta, de tanto en tanto, encontrarnos y hablar, el otro día tuve una charla con esta estupenda mujer, y me pasó dos libros. He empezado con este porque es más breve; más adelante leeré el siguiente.
Pero a lo que vamos, para los que no sepáis catalán, la traducción sería más o menos "Otoño de verano", aunque ésto debería consultarlo con ella, porque probablemente encontraría una traducción más idónea.
Sé que suena un tanto contradictorio; de entrada es el título de un cuadro de tintes oscuros y pesimistas. La protagonista de la historia es una licenciada en Bellas Artes con un pasado abrumador a sus espaldas y una natural inclinación a visitar exposiciones de arte. En una de ellas encontrará a un enigmático personaje con el que iniciará una sorprendente conversación en la que desnudará parte de su alma.
A pesar de la brevedad es una gran novela; todos sabemos que una gran extensión no es por fuerza sinónimo de calidad narrativa; a veces en las pequeñas historias se esconde un gran tesoro. En esta novela encontramos preguntas interesantes que a veces no tienen respuesta... y otras sí. También los eternos temas que angustian al hombre. Y un final... No, no; para saber el final, tenéis que leerla...
Como ocurrió con El silenci sota l'aigua, la autora sabe encontrar las palabras precisas para cautivar al lector sin caer en la pedantería de las palabras rimbombantes. Os lo recomiendo. Si os interesa la autora, os pasaré, cuando lo tenga, el enlace de su blog.

El Maestro de la Inocencia. Tracy Chevalier


He acabado esta mañana. No esperaba que finalmente me conmoviera tanto. Decir que al principio no prometía mucho, a pesar de estar ambientada en mi adorada Londres; los primeros capítulos pasan con una lentitud exasperante… No es la típica novela que te lees de una sentada, sino que vas saboreándola despacio, tranquilamente, sin prisa y sin ansia. Quizá no promete un final desgarrador ni un espectáculo pirotécnico —fuegos artificiales— de primera magnitud...

Pero la ambientación del Londres dieciochesco es exquisita; con la persona y la obra literaria y plástica de William Blake y la Revolución Francesa de fondo. La trama gira —en buena parte— alrededor del circo de Philip Astley (personaje que yo creía salido de la imaginación de la autora y justo ahora al acabar descubro que es real). La autora juega con los sueños y las ilusiones; representadas por los artistas del circo por una parte y los grabados y poesías de Blake por otra.


Una tragedia personal, un oscuro secreto, mentiras, abusos... Todo esto y mucho más podéis encontrar en la novela de Chevalier. Un regalo para los sentidos... si sabéis apreciarlo. Personalmente, lo recomiendo. Aunque advierto que las prolijas descripciones de la autora pueden aburrir un tanto al lector que pide más acción y menos recreaciones paisajísticas .