miércoles, 25 de marzo de 2015

Juego de prioridades

Hacía meses que no pasaba por aquí.
Y lo siento.
Pero 2015 no ha podido empezar mejor... Y peor al mismo tiempo.
Si me sigues, sabes que desde febrero he empezado una nueva andadura como correctora para Ediciones B/Selección RNR; un proyecto que me encanta y confío en que dure muchos años.
También es verdad que me roba muchas horas, maravillosas horas, todo hay que decirlo, y que mis proyectos literarios han tenido que aparcarse durante un tiempo.
Desde que puedo recordar, mi vida ha sido un juego de prioridades. Benditos aquellos que no deben anteponer nada a nada, que pueden hacerlo todo y además lo hacen de guinda. Pero yo debo constantemente decidir qué es más importante, qué puede esperar y qué es tremendamente urgente. No quiero que mi nuevo proyecto se paralice, quiero que siga adelante porque es una nueva y fenomenal idea, pero eso me obliga a gastar dinero en un nuevo portátil, lo que me lleva a no poder gastar dinero en la promoción de las novelas que ya están en la calle. Aparte, debo pagar las gafas nuevas y al dentista. Vaya, que no doy abasto. 
Me hubiera gustado organizar una quedada/presentación para Sant Jordi, en Barcelona, y firmar ejemplares de LE y NLEEM, pero va a resultar prácticamente imposible; quizá el año próximo sea más propicio a las labores de promoción; este año, ya lo avisé, voy a dedicarlo íntegramente a escribir; tengo tres proyectos urgentes en marcha y quiero sacarlos todos, uno tras otro. 
Y tú me preguntarás por qué no estoy escribiendo ahora, en vez de postear en el blog.
Digamos que hoy estaba inspirada para actualizar el blog, que ya le tocaba, y que las ideas de TLRST están apuntadas y bien apuntadas de cara a Semana Santa, cuando ahí sí, nos pondremos a escribir como locos.
Sí, yo voy siempre con mis personajes a cuestas; por eso uso el "nos" en vez del "me", más singular y egocéntrico.
¿Y qué es TLRST?
Mi nueva comedia romántica.
Por cuestiones de agenda, la he antepuesto a TDMYDV (Indómitas) y a LAR; por eso, y porque la idea me vino en una de mis noches de insomnio; y no me vino solo la idea, sino prácticamente toda la trama de la novela, ¡ay, mis Musas nocturnas!
La cosa es que estoy entusiasmada con la historia de Nicole y Jared; me hormiguean los dedos de las ganas que tengo de ponerme a escribir en serio; he empezado ya, llevo más de 1.000 palabras escritas, y me gusta lo que leo. Y sé que a vosotros os va a encantar el resultado.
Voy a poner todo de mi parte para que así sea.
Hasta muy pronto.