Todas mis novelas en KU

Todas mis novelas en KU
Elige la que quieras y enamórate

jueves, 7 de enero de 2010

El hombre de tu vida. Emily Giffin


Esta es una historia para todas aquellas que alguna vez se han preguntado: ¿cómo puedo querer de verdad al hombre con el que estoy si no puedo olvidar al novio que se fue?

El matrimonio de Ellen y Andy no sólo parece perfecto, es que lo es. No hay grietas en la devoción que se profesan, ni en el modo natural que tienen de sacar lo mejor el uno del otro. Pero en una tarde fatídica, Ellen se topa con Leo por primera vez en ocho años. Leo, el tipo que sacó lo peor de ella. Leo, que la dejó con el corazón partido y sin dar explicación alguna. Leo, a quien no ha podido olvidar del todo. Cuando el reencuentro destapa emociones aletargadas durante mucho tiempo, Ellen empieza a preguntarse si la vida que lleva es la que realmente desea.

El hombre de tu vida es una novela intensa sobre una mujer en la encrucijada del amor verdadero y la vida real.
Sencillamente deliciosa... poderosamente atractiva (y adictiva)... Sólo una recomendación: mejor tener a mano la caja de Klennex... por lo que pueda pasar...
También de Emily Giffin en Debols!llo:
A prueba de bomba
Me lo prestas
El viaje de Darcy

Entrevista a Verónica Butler



Casi se cumple un año desde que conocí a esta fantástica mujer, y me siento un poco en deuda con ella; mucho más cuando recuerdo que soy de las pocas, poquísimas personas que aún no han leído las 136 páginas de Hijos de Caín. Corona Borealis hizo una magnífica apuesta por ella, y según veo en su blog, y por las entrevistas que le han hecho desde su publicación, ha sido todo un éxito. Hoy tengo el placer de entrevistarla para LA DEVORADORA DE LIBROS.

Lo primero que llama la atención es tu nombre; para aquellos que aún no te conocen, diré que es un pseudónimo. ¿Por qué un pseudónimo, y por qué Butler? Para mí, ese apellido evoca la Guerra de Secesión, Georgia, Atlanta, Tara… y por supuesto, Scarlett O’Hara. ¿Tiene algo que ver con todo eso… o la inspiración es otra?

Ante todo quiero darte las gracias por tu amabilidad y por seguir mis aventuras por la red cuando tus estudios te lo permiten. Estoy encantada de charlar contigo.

Butler es un apellido de origen escocés que evoca al protagonista masculino de Lo que el viento se llevó. Adoro a Rhett desde que era una cría y me permití la licencia de usarlo no sólo para mi pseudónimo, sino también para el apellido de Sara Butler la chica de mi segunda novela: La soledad del Olvido.

La verdad es que me está trayendo mucha suerte. Al principio me costó un poco acostumbrarme al nombre, pero ahora no me identificaría como escritora sin él. Me permite mantener mi vida fuera de la literatura en privado.

La mamá que recoge a su hija del cole, la esposa, la hija, no es Verónica Butler la escritora.

Hijos de Caín es una historia de vampiros en un entorno muy poco… usual. ¿Por qué Madrid? ¿Y por qué ahora, en el siglo XXI? Leí en una entrevista anterior que esta novela es diametralmente opuesta a la saga de Crepúsculo, ¿es algo premeditado… o simplemente casualidad?
Es totalmente premeditado.

Conozco un poco la saga de Meyer y en mi opinión como lectora, me gustan los vampiros que son depredadores, salvajes y que esconden la parte más oscura de la condición humana.

Quería escribir una historia que encerrara todo lo que atrae del mito del vampiro pero adaptado a la vida que conocemos hoy.

Siempre me he preguntado qué pasaría si conviviéramos entre vampiros sin saberlo, en nuestra ciudad, con las calles y los lugares que conocemos y decidí crear una novela que contara cómo sería esa experiencia.

Me parece mucho más real y aterrador ese enclave tan familiar para nosotros, que ciudades americanas o inglesas. Al leer la novela puedes ver con tus propios ojos e imaginar a la vez, cómo son las escenas de acción, porque puedes estar en esa ciudad que puede ser la misma en la que vives.

Sabemos que tienes un blog y una web propia. ¿Cómo surgió la idea? Como escritora, ¿qué te ha aportado esta experiencia de comunicarte y promocionarte a través de la red?

Hice el blog cuando la editorial firmó los dos contratos para las novelas. Pensé que era una buena idea contar mis experiencias pasadas y futuras en el mundo editorial, y una bonita manera de recordar el comienzo de mi carrera como escritora.

En él recomiendo y enlazo mis reseñas de libros para la web de Anika, libros de otros compañeros, curiosidades, mi perfil en facebook y los pasos que voy dando.

También podéis leer el primer capítulo de Hijos de Caín.

He incluido hace unos días un pequeño chat donde quien quiera puede hablar un ratito conmigo si le apetece.

La web la hice a finales de verano, me pareció genial contar con un espacio específico donde quien entre puede firmar en mi libro de visitas, saber en que centros y librerías encontrar las novelas, hacer comentarios, ver mis entrevistas en la radio , en la tele local, las reseñas a la novela y entrevistas en blogs, los booktrailers , y más cosas que iré añadiendo…

Pienso que la red es una excelente herramienta para llegar a mucha gente, que puedan conocer tu trabajo y a la vez hablen y opinen sobre él. Es un mundo increíble donde te encuentras gente tan fantástica como tú, que ama y siente pasión por escribir.

La red permite forjar grandes lazos de camaradería.

¿De dónde surgió la idea de escribir? Hay quien dice que escribe desde chiquita, y hay quien en la madurez siente el impulso o la necesidad de ponerse a escribir, a narrar, a compartir… ¿A qué edad empezaste tú a plasmar tus ideas sobre el papel?

Desde que era peque me gustaba escribir historias de princesas y cuentos. Pero realmente a los 20 empecé Sangre de Huno, la primera novela en la que me embarqué y que dejé porque era un proyecto demasiado grande para una primera novela.

Tampoco encontraba la información que necesitaba sobre Hungría, amén de que al perder a mi padre, mi primer y apasionado lector, perdí la ilusión por escribir y la dejé aparcada durante 7 años.

La buena noticia es que estoy en la recta final de esa novela e inmersa en la Primera guerra mundial donde transcurre.

Durante el embarazo de mi hija, cuando guardaba reposo, comencé ha escribir pequeños relatos que me sirvieron para embarcarme en la que sería la primera novela en serio y que acabé en 2008. Esa fue La soledad del Olvido, la que me abrió las puertas a mi editorial.

En estos últimos años la literatura ha dejado de ser lo que era… desde los foros literarios donde escritores noveles (y no tan noveles) intercambian textos de su cosecha… a los e-books; la escritura está más digitalizada que nunca. ¿Bueno, malo, regular…? ¿Qué futuro le ves a los libros en este milenio?

Creo que la era digital va a ser el futuro de los libros, pero aun lejano. Para la falta de espacio en las casas, los ebooks son geniales, pero no estamos muy acostumbrados todavía a ellos.
Aunque sería una alternativa estupenda y más ecológica.

¿Hay alguien a quien agradezcas particularmente todo lo que has conseguido hasta hoy? La pareja, los familiares, los amigos…

En primer lugar a Miguel, mi padre. Él me enseñó amar los libros y me animó desde el principio a escribir. Tenía la convicción de que llegaría a ser escritora. Creer yo también en ese deseo suyo ha hecho que no me rindiera hasta conseguir el sueño que ambos compartíamos.

A mi madre Carmen, que devora mis novelas y me pone por las nubes. Es mi mejor promotora, creo que sólo falta el frutero por comprar la novela. La lleva en el bolso y la enseña a todo el mundo, pinchándoles para que la compren. Tengo un cielo de madre.

A mi marido Juan Carlos que es el que me alienta a diario para que escriba, lee mis novelas mientras las voy haciendo, me ayuda cuando me atasco, comentamos las tramas y es el héroe de todos mis libros, porque todos los protagonistas masculinos tienen algo de él.

A mi pequeña Carla. Ella será mi futura lectora y en quien me inspiraré para nuevos libros. Escribo para dejarle una parte de mí cuando ya no esté con ella.

A mi familia de Segovia, de la que hoy desgraciadamente falta mi padrino Julián. Al menos él ha podido ver la primera publicada y la leyó junto a mi tía. Están tremendamente orgullosos de su sobrina.

Mi prima Rocío, su hijo Jorge que es el niño de Hijos de Caín, y el resto de mi gente en el norte, siempre están ahí para que siga escribiendo, animándome y siguiendo mis correrías a muchos kilómetros de mi casa.

Yo siempre aconsejo a cualquier «descerebrado» que se meta en este mundillo literario que lea, mucho, muchísimo… ¿qué lees tú actualmente, qué lecturas influyen en tu proceso creativo, si es que influye alguna más que otra?

No suelo leer del mismo tema que estoy escribiendo, pero devoro todo lo que cae en mis manos: novela romántica, fantástica, dramática, histórica…

Me encantan los clásicos ingleses y los españoles.

Acabo de terminar un ensayo sobre la Roma de Trajano y ahora estoy leyendo La vidriera carmesí, una historia muy buena sobre el lado oscuro y malvado que todos llevamos dentro.

El nuevo año siempre está lleno de buenos propósitos, ¿cuál es el tuyo?

Terminar del todo Sangre de Huno; Empezar la dieta el próximo lunes y seguirla el resto de las semanas ( mucho más difícil que cualquier novela ) y seguir cosechando buenos amigos.

Y para el verano recopilar la documentación de la segunda parte de Hijos de Caín y ponerme con ella. Ya tengo un guión de la trama hecho.

Todas las historias tienen su banda sonora original, ¿cuál es la banda sonora de Hijos de Caín?

Sin lugar a dudas Evanescence.

Hay autores que se sienten a gusto en un género determinado y no se mueven de ahí ni con grúa. ¿Tú eres de las que exploran nuevos territorios… o te acomodas al tipo de escritura en el que te sientes más cómoda y en el que mejor te desenvuelves?

Me gusta saltar de un género a otro, siempre que me sienta capaz y cómoda en él.

Hijos de Caín es juvenil fantástica; La soledad del olvido es una historia de amor dramática y actual, con la tortura y el maltrato a un soldado de las fuerzas especiales americanas de telón de fondo; Sangre de Huno es otra gran historia de amor, como las grandes novelas antiguas, con un aristócrata húngaro y una chica polaca que luchan en la primera guerra mundial.