viernes, 11 de febrero de 2011

Tres ciudades y un destino







¿Será Madrid, será Córdoba, será León... finalmente? Tres ciudades y un muy posible destino. Sí, mis muy queridos blogueros, hoy estoy que me salgo, con el optimismo a flor de piel... luego os cuento.




De entrada os comento esto: los que me veis por Facebook, el bendito invento del III milenio (digan lo que digan las malas lenguas), sabéis que a finales del mes pasado pedí 1 plaza-beca para estudiar mi último año ¡¡¡¡por fiiiiiiiiiiiiiiiiiiin!!!! de carrera fuera de Barcelona; no es que no me gusten los catalanes... es que el cuerpo me pide un cambio de aires cuanto antes (enero fue taaaaaaaaaaaan desastroso) y como escritora, ¿qué os puedo decir que no sepáis ya? ¿Acaso hay algo más estimulante que una experiencia de este tipo para recopilar ideas luminosas, información, documentación, imágenes inspiratorias?




Cualquiera de las tres ciudades tiene encantos sobrados para tentarme como canto de sirenas... Pero, en última instancia, la decisión final no es mía. Bueno, pensándolo bien sí es mía porque aunque me la dieran podría decidir ¡! renunciar a la plaza y no irme... (todavía me llega la sangre al cerebro, de modo que no contéis con eso, jajaja). Os mantendré puntualmente informados de todos los pasos que vaya dando en este nuevo sendero. Al menos esta espera no será tan larga (y lastimosa) como la del Premio Azorín del año pasado. Pero a una servidora le queda la sensación, la terrible sospecha de... ¿seré descendiente directa de Job por línea materna? Digo, porque me paso la vida esperando... Mi vida en sí es una espera interminaaaaaaable.




También es mea culpa por haber escogido el insigne oficio de escritora ¡Pero si yo de pequeñita juré y perjuré que jamás sería autónoma, que quería tener un salario, una nómina, una cierta estabilidad económica ¿? y jubilarme a los 67... ah, no, que eso es ahora, quita... lo de la jubilación a los 65 pasó a la historia. De todos modos, y hablando un poco de todo, ya que estamos, ¿a quién coño le preocupa la jubilación... si todo Dios está en paro? : (




Pero vayamos al principio de nuevo. Os decía que estaba optimista (también es que yo nací con ese defecto congénito e irreversible), y es que blogueando, blogueando aquí y allá, llego a un blog de novela fantástica... y a una entrevista con mis (futuros) agentes literarios. ¿Y qué leo? Algo que me sube la moral de 0 a 100 en un nanosegundo. Pero prefiero que lo leáis vosotros. Así que os dejo el enlace para que juzgueis vosotros mismos.




Un beso y feliz fin de semana.




1 comentario:

  1. ¡Qué chulo el fondo que has puesto con la ciudad que te ha tocado en suerte!

    Preciosoooooooooo, aunque voy a echar en falta la otra foto. snif.

    Besos

    ResponderEliminar

Este blog es mi hog@r. Si entras, serás muy bienvenid@; si te gusta lo que escribo, deja comentario. Tus comentarios y sugerencias me ayudan a mejorar. Gracias por tu visita.