ENAMÓRATE

ENAMÓRATE
EL DÍA 30 TENEMOS UNA CITA

miércoles, 9 de febrero de 2011

Noches de Karnak. Nieves Hidalgo



Muchos siglos atrás, las divinidades egipcias -ya sabemos que los dioses son caprichosos- regalan a un campesino la tablilla de la Vida Eterna. El extraordinario objeto pasará de mano en mano hasta que el faraón Tutmosis III lo hace enterrar, convencido de que será para siempre.
Una diosa-demonio había prometido entregar la tablilla a su fiel servidor Seneptha. Pero éste muere a manos del guerrero Karemheb, el Guardián del Valle de los Reyes, y la diosa se venga ordenando que lo asesinen y lo entierren en la tumba de Seneptha.
En nuestros días, los arqueólogos Esther Rivet y Moses Connor descubren la tumba, y en ella una tablilla y un anillo. Y sin proponérselo, resucitan al servidor de la diosa. Pero Seneptha no volverá a la vida solo... Karemheb, el ancestral guerrero, lo hará con él.
Esther no puede remediar enamorarse del enigmático ser de otro tiempo. Y la atracción entre ambos acabará por convertirse en un amor por el que estarán dispuestos a enfrentarse a todo, e incluso a morir por preservarlo.

Hará un par de años, mes más, mes menos, os dije en este mismo blog que Lo que dure la eternidad era mi novela favorita. ¿Lo recordáis? Bien, rectificar es de sabios. O al menos de adultos. Ahora he de confesaros que... Noches de Karnak ha pasado a ser de todas, todas, mi novela preferida de esta maravillosa autora que es Nieves Hidalgo. La esperaba con ansia, sabía que no me decepcionaría (todavía queda gente en la que puedes confiar con los ojos cerrados y el corazón abierto), pero la sorpresa ha sido tan mayúscula que me he quedado SIN PALABRAS, casi sin saber muy bien por dónde empezar. Son tantas las sensaciones que me ha despertado la nueva obra de Nieves que podría tirarme horas escribiendo. Y lo mejor: es una de esas novelas que te hace reflexionar de dónde venimos y hacia dónde vamos, y si podemos, ¡¡¡por Diosito!!!, cambiar el rumbo, porque me da a mí (y sé que no soy la única que lo piensa) que la sociedad del siglo XXI no va muy bien encaminada... como no sea hacia el desastre.

Y ahí tenemos al bueno (buenorro ; p) de Karemheb, ¡¡pobre!!, que tan bien ¿? vivía en el año 1296 a.C., transplantadito a nuestro III milenio. ¡Qué terror por Dios! A mí me recorre un escalofrío sólo de pensar en semejante viaje. ¡Ríete tú del que se fue a la Luna! Subido a un descapotable último modelo cuando ni siquiera sabe quién es Jesucristo (de los demás personajillos de la historia ni hablemos, demasiado complicado...), enamorado hasta las trancas de Esther (fíjate tú que lo único que no me gusta de esta novela es el nombre de la prota... una gilipollez, ¿verdad?) y enfrentándose a su enemigo acérrimo: Seneptha (otro que tal baila, de ese mejor no os digo nada que no os quiero arruinar la lectura). Podría quedar la cosa así, ¿verdad? Como una historia de amor e intriga como tantísimas otras. Pero ¿acaso olvidáis que la ha escrito Nieves? Y ahí reside el encanto. Si os prometo y os juro que no he leído jamás nada igual, no cometeré perjuro. Porque realmente es la primera vez que tropiezo con una historia que me lo enseña todo, y además en Technicolor. Sí, sí, porque a medida que iba leyendo (zampando) lo veía todo como si lo tuviera delante mismito de mis ojos.
¡Guionistas, dejad de inventar paridas sin sentido y haced un guión como Dios manda de Noches de Karnak, que material os sobra para una super-producción al estilo de Troya o Alexander!
No soy egiptóloga, no estoy muy versada en el tema del Antiguo Egipto, así que si hay fallos histórico-cronológicos, desafío a los especialistas a sacarle los cuatro pies al gato. Yo sólo me quedo con lo mejor: con las sensaciones placenteras, con las risas (que hay muuuuuucho de lo que reír), con las vivencias de esos arqueólogos intrépidos que ya he hecho mías, con ese amor que supera la misma muerte... Una novela inolvidable que pone el listón muy alto, no sólo a la misma autora, sino a todos los pobres estúpidos que un (mal) día nos propusimos escribir. Sinceramente lo digo aquí y ahora: es difícil superar esto. Haceros un favor y dejad un hueco en vuestra estantería (y en vuestros corazones) para esta historia. No os arrepentiréis. Palabra de honor. ; D

NOCHES DE KARNAK
NIEVES HIDALGO. 2011
ZETA BOLSILLO
359 PÁGINAS
ISBN: 978-84-9872-460-8

5 comentarios:

  1. Se ve que ponerme el pelo colocado para empezar el año me ha traído suerte.
    Porque ¿cómo iba yo a imaginar una crítica semejante de una señora escritora que me deja pasmada cuando leo algo suyo?

    Julia, mi marido dice que hablo hasta por los codos, pero hija, tú me has dejado muda. Seguro que te lo agradece, el pobre.

    Decirte gracias es no decir nada después de leer esta reseña.

    Sabes que tienes todo mi cariño y que, por mucho que digas, tú eres la maestra en esto de la pluma.

    Un beso enorme, Julia.
    Te quiero.

    ResponderEliminar
  2. También me encantó lo que dure la eternidad y fue la novela que realmente me enganchó a Nieves. Esta tiene una pinta estupenda.

    ResponderEliminar
  3. JULES!!!!!!!!! ¿qué nos pasó? Nos vimos hablamos, nos comunicamos y sentimos...el tiempo, las cosas del ajetreo, una barrera que se hace más alta y no permite vernos, recuerdo tu sonrisa tímida, intensa, y el brillo de tus despiertos ojos. Perdóname el olvido, los silencios, las no respuestas, lo que sea. Al ver la portada en la cabecera me he acordado de que algo tuve que ver, ayyyyy.

    De la novela de Nieves, no tengo referencias más que las que tú, amiga lectora insaciable me ofreces. Voy a por ella, para navegar Nilos en Luxor o en Karnak de la mano de esa maga romántica, embrujadora.
    Besitoooooo a la espera de uno en tu mejilla.

    ResponderEliminar
  4. Buenísima reseña, Julia!! Tuve los mismos sentimientos leyéndola, tal como describes. Eso sí, a mi no me disgusta el nombre de Esther para un personaje... Mmm.. está poco usado, pero oye.. a ella le viene que ni pintado!! :p

    Besotes!!

    ResponderEliminar
  5. Mª Jose 25 de febrero de 2013

    Estoi casi terminando este estupendo libro, que me regalo mi hermana hace casi un año y lo deje olvidado en la estanteria, por pereza de empezarlo, pero estoi encantada ahora con el, y me lo he leido en una semana porque engancha. Un beso

    ResponderEliminar

Este blog es mi hog@r. Si entras, serás muy bienvenid@; si te gusta lo que escribo, deja comentario. Tus comentarios y sugerencias me ayudan a mejorar. Gracias por tu visita.