martes, 9 de febrero de 2010

Hijos de otro barro. Nieves Hidalgo


Inglaterra exprime a las colonias americanas con impuestos opresores para mantener su guerra con Francia. Chester Clayton, de padre americano y madre inglesa, se unirá a los rebeldes para defender a su país de la tiranía británica y acabará prisionero en una plantación de Virginia.

Terry Darnell, sobrina de los Rains, dueños de la hacienda Ireland, vive con ellos desde que quedó huérfana.

El encuentro entre ambos desatará pasiones y odios, pero Chester no puede evitar sentirse atraído por la mujer que lo irrita y seduce a un tiempo. Un giro inesperado lo convierte en capitán del ejército colonial, y se ve obligado a salvar la vida de quienes lo retuvieron como esclavo.

Clayton consigue que toda la familia escape a Inglaterra. Pero no está dispuesto a que Terry se evada con ellos. Tiene otros planes para su indomable inglesa.
Cuando era niña, una de las cosas que recuerdo con más cariño eran las películas (o las series) que veía en T.V (cuando la tele se podía ver...), casi de todas de "factura" norteamericana, y con una fotografía (paisajes) que quitaba el hipo. ¿Por qué os digo esto ahora? Pues porque Hijos de otro barro me transporta a esa época, y aunque es un libro y no una película, mientras lo leía me parecía estar viendo todos esos maravillosos parajes que recordaba de la niñez; esa América del siglo XVIII, todavía salvaje, todavía sin modernizar, a años luz de la especulación inmobiliaria que existe hoy día. Una América de verdes pastos, de hermosos caballos y grandes plantaciones...
Había momentos en que me recordaba, y mucho, a la gran novela de Margaret Mitchell; y es que, a pesar de la diferencia de un siglo, (de la Guerra de Independencia a la Guerra de Secesión) su rigurosa ambientación y su exquisita descripción del ambiente colonial me hacía venir a la memoria la inmemorial plantación de los O'Hara en Georgia.
En cuanto a los personajes, muy interesante, casi diría atrevida, la narración desde el punto de vista del "amigo" de Chester. Y lo pongo entre comillas porque nos estamos refiriendo a un amigo, no de la infancia, sino posterior; Nieves nos demuestra, una vez más, con esta historia que la amistad se forja en la adversidad con mayor éxito que en la bonanza. Además, Sean es un personaje noble y humano que toca el alma del lector y le resulta más próximo que el protagonista, que como de costumbre, a fuerza de "hacerse el héroe" no me acaba de convencer (ya sabéis que soy de la Liga de los Personajes Secundarios).
Otro personaje entrañable a quien te gustaría abrazar, de ser eso posible, es el de Martino, el hijo menor de los Rains; a través de la novela vemos su evolución y la beneficiosa influencia que en él ejercen por un lado Terry, la protagonista, y por otro, Chester. Por caminos muy distintos, ambos intentar dar una mejor educación al niño e inculcarle unos valores perdurables.
En cuanto a ella, Terry, lamento decir lo mismo que he dicho antes con respecto a Chester. A saber: que a fuerza de hacerse querer... terminan haciéndose "odiosos". Sobre todo porque ya sabes de antemano que acabarán juntos y felices, y comerán perdices. Por ello, me atrae mucho más cómo trabaja Nieves los personajes secundarios, y especialmente "los malos de la película"; ese primo traidor, ese despechado pretendiente de la madre de Chester... y el impresentable capataz de Ireland son, con diferencia, lo mejorcito de la novela.
Por último señalar lo grato que siempre resulta aprender historia de la mano de esta mujer, que tan bien ambienta un período de la historia de América que, debo reconocer, no tengo del todo controlado. Ese patriotismo tan propiamente americano se ve muy bien reflejado a lo largo de las 266 páginas del libro, y sin embargo no es una "americanada" porque, por supuesto, no lo ha escrito un americano. Y se agradece esa visión distinta, y refrescante, que ya he visto en alguna que otra novela y que me ha encantado descubrir de nuevo.
A lamentar: sólo una cosa: se me ha hecho corta. No sé por qué, esperaba una novela mucho más extensa... Y es que Nieves siempre me deja con ganas de más.
HIJOS DE OTRO BARRO
NIEVES HIDALGO. 2010
EDICIONES B/ZETA
266 PÁGINAS
ISBN: 978-84-9872-210-9

5 comentarios:

  1. Muy interesante reseña y estupendo blog, lo he visto enlazado en el de Dolors. Tengo ganas de leer este libro, pero también quería ver alguna crítica.

    ¡gracias!

    ResponderEliminar
  2. Hola Julia.
    Ante todo, mil gracias por ocupar parte de tu tiempo en leer la novela y en hacer la crítica.
    Sí, parece que a todos nos gustan más los personajes secundarios como Martino y Sean, tal vez porque, como tú dices, los protagoistas siempre acaban felices y comiendo perdices.

    Gracias de nuevo por colgar esta crítica en tu blog.

    Un beso muy fuerte

    ResponderEliminar
  3. Preciosa crítica Julia. Se nota que has disfrutado la novela, yo todavía no la tengo en mis manos, pero la tengo pedida, me la traen el viernes.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Gracias por la critica ^^
    La verdad es que le tengo muchas ganas a esta novela, me he leído de momento todas las que ha publicado Nieves Hidalgo hasta la fecha y todas me han gustado, unas más que otras claro, pero en general muy buenas y espero que esta esté entre ellas.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. Nieves, no tienes que darme las gracias, que ya sabes que disfruto como una enana leyendo tus libros, ya los recomiendo y todo... Y también me gusta comentarlos.

    Quiero pediros disculpas porque ayer no pude conectarme y no pasé por el blog para ver los comentarios; me encanta que los hagáis, y sí, Arlette, la novela de Nieves es una joya... como la tuya, que ya acabé.

    Bienvenida, condesa de Vilches; espero que te encuentres a gusto en mi casa... Si curioseas, hay muchas reseñas de libros y fragmentos de mis novelas. Gracias por seguirme.

    ResponderEliminar

Este blog es mi hog@r. Si entras, serás muy bienvenid@; si te gusta lo que escribo, deja comentario. Tus comentarios y sugerencias me ayudan a mejorar. Gracias por tu visita.